Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El traductor de 'Tirant lo Blanc' al ingles sufre en Valencia los efectos de la polémica entre catalanistas y valencianistas

Rosenthal considera "una falta de cortesía elemental" el boicoteo a su conferencia sobre Martorell

"El hecho de que no me dejasen hablar me parece una falta de cortesía elemental". Así se expresaba ayer el profesor norteamericano David H. Rosenthal, de 39 años, autor de la primera traducción al inglés del Tirant lo Blanc, la clásica obra de Joanot Martorell y Martí Galba, una creación que sigue siendo polémica. El día anterior no pudo dar en Valencia una conferencia que había organizado el Ayuntamiento de la ciudad porque se lo impidió un violento grupo de anticatalanistas que intentaba imponer a gritos la supuesta diferencia entre el catalán y la Iengua valenciana".

MÁS INFORMACIÓN

El alcalde de Valencia, Ricard Pérez Casado, del PSOE, decía ayer que "estos actos son especialmente significativos de los residuos de intolerancia que quedan", y añadía: "La inmensa mayoría de los valencianos no están por impedir el ejercicio de la libertad". La diputación provincial aprobó una moción condenatoria de los hechos, con el único voto en contra del diputado de la anticatalanista Unión Valenciana. El rector de la universidad, Ramón Lapiedra, acudió al Ayuntamiento a saludar a Rosenthal.El traductor no sale de su asombro por los hechos del día anterior. Es judío, de mediana estatura, delgado y pálido, y su polifacetismo le ha llevado desde la universidad, donde, entre otras cosas, ha sido profesor de castellano y de catalán, hasta la crítica de jazz, que ejerce en numerosas publicaciones especializadas. Habla despacio, en un catalán perfecto con curioso acento americano: "No sé muy bien qué pensar... No quisiera que me afectase nada, pero de hecho me afecta. Me sorprendió; sabía que este grupo existía y lo que pensaban, pero no que montasen un escándalo tan grande. Nunca he dicho que el Tirant sea un libro catalán, y, no lo es. Tampoco iba a hablar sobre cuestiones lingüísticas, aunque está claro que hay un consenso entre todos los lingüistas de España, incluso la Real Academia, en el sentido de que el Valenciano es una variante del catalán. No hace falta ni ser lingüista; cualquier persona que no tenga prejuicios lo ve en se guida".

"No iba a comentar", añade Rosenthal, "estos aspectos del libro, sino que iba a explicar la campaña de publicidad y promoción que se ha hecho del Tirant en Estados Unidos, como una especie de lección de cómo se puede promover un libro de nacionalidad y autores desconocidos. Y hasta cierto punto comentar el carácter intrínseco del libro como literatura. El que no me dejasen hablar me parece, entre otras cosas, una falta de cortesía elemental, especialmente teniendo en cuenta que soy de los extranjeros que han hecho más por hacer conocer la cultura valenciana en el resto del mundo. Tanto la medieval como la contemporánea, porque también soy traductor de Vicent Andrés Estellés".

Duda y precisa sobre los anticatalanistas: "No sé si deberás poner eso, pero creo que es como ver un poco la cara al fascismo, en el sentido de que son absolutamente impermeables a la razón. Son totalmente opacos. El futuro político de los valencianos es una cuestión que los valencianos deben resolver; en cambio, esta cuestión lingüístíca en la que se fijan tanto estos fanáticos blaveros es una cuestión de hechos, no de actitudes. Ellos pueden considerarse catalanes, valencianos, castellanos, murcianos. Ahora, el idioma que hablan de hecho es una variante del catalán. Y además su literatura va muy ligada con la catalana y la mallorquina. El Tirant lo Blanc no tiene referencias a ningún autor castellano, mientras que se citan, se plagian, se utilizan como fuentes al menos una docena de escritores catalanes, mallorquines y valencianos".

Rosenthal tiene en proyecto traducir también a Ausiás Marc, entre otros autores en lengua catalana. Acaba de terminar un estudio crítico sobre la poesía de la posguerra en catalán y ha publicado en inglés, además del Tirant, tres antologías de poesía catalana contemporánea, la novela La plaça del Diamant y un libro de cuentos de Mercé Rodoreda. La primera traducción del Tirant se está vendiendo al parecer muy bien, tanto en Estados Uni-dos, donde se hizo una edición de 20.000 ejemplares, como en el Reino Unido, en el que la tirada ha sido de 15.000. Rosenthal dice que se prepara una edición de bolsillo, más económica que la actual de tapa dura, para el próximo mes de junio por la casa Warner, la misma que produce películas y videocasetes.

"Las ventas exactas", dice Rosenthal, "aún no las sé, porque las librerías, después de Navidad sobre todo, empiezan a devolver los libros que no han vendido a las editoriales y es a partir de entonces cuando se saben las ventas". No obstante, hay otros indicativos de que el libro ha tenido éxito: "Dado el hecho de que han aparecido decenas de críticas, en general muy entusiasmadas, he salido bastante en la radio, en la televisión, con una campaña de publicidad, pienso que lo más probable es que se haya vendido bastante bien".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de enero de 1985