Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Insultos en la Lonja

David H. Rosenthal, el norteamericano traductor al inglés de la novela Tirant lo Blanc, de Joanot Martorell y Martí Joan de Galba, se vio obligado a suspender la conferencia que debía pronunciar el pasado miércoles en Valencia ante la actitud de un numeroso grupo de anticatalanistas que impidió el normal desarrollo del acto con gritos, insultos, agresiones y amenazas.La conferencia, que llevaba por título La aventura americana de 'Tirant lo Blanc', había sido organizada por el Ayuntamiento de la ciudad dentro del programa de actos de concesión de los preinios literarios Ciutat de València.

El acto se inició a las siete de la tarde en el salón Dorado de la Lonja de Valencia, en un ambiente de fuerte tensión que hacía prever a los organizadores la posibilidad de que se produjeran incidentes. La mayoría del público asistente, alrededor de 300 personas, eran hombres y mujeres de avanzada edad, algunos de los cuales son conocidos en la ciudad por su pertenencia a grupos políticos y culturales anticatalanistas que suelen provocar alborotos en ocasiones semejantes.

Monedas a la cara

La afirmación de que la novela Tirant lo Blanc es un clásico de la literatura catalana, ya que está escrita en esta lengua, fue el desencadenante de la campaña contra David Rosenthal, que fue acusado repetidamente de "manípulador catalanista" y "antivalenciano", además de recibir groseros insultos. A lo largo de las dos horas en que se prolongaron los intentos de los miembros de la mesa por restablece el orden y dar inicio al acto se prodigaron los gritos y los insultos por parte del público, que llegó a colocar una pancarta y lanzar monedas a la cara de David Rosenthal. El concejal de Cultura, Vicent Garcés, del PSOE, y el escritor Josep Piera, que debían presentar al orador, fracasaron en sus intentos de hacerse oír, a pesar de que Garcés cedió varias veces el micrófono a uno de los alborotadores, tratando de demostrar que era posible el diálogo.

Entre los asistentes a la fracasada conferencia se encontraba el también concejal Vicente González Lizondo, dirigente del partido anticatalanísta Unión Valenciana, integrado en la Coalición Popular. González Lizondo, que había expresado en un pleno la disconformidad de su partido con la conferencia de Rosenthal, se ofreció a la mesa para apaciguar los ánimos cuando la situación se prolongaba ya por espacio de una hora, pero ante la negativa de Garcés optó por abandonar el local.

Alicia Vázquez, concejala socialista, visiblemente alterada, manifestaba a la Prensa que lo que estaba sucediendo era "ver gonzoso e intolerable" " sugirien do su posible dimisión a causa de los hechos. La policía no lle gó a intervenir en el interior de la sala, pero tuvo que proteger la salida de David Rosenthal, en tre insultos y empujones del pú blico, que abandonó la temática lingüística para pasar a las inju rias personales. El escritor nor teamericano, conciliador y pací fico, no lograba ocultar su sor presa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de enero de 1985