Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mujeres ganan en Morelia

El festival de cine mexicano premia a dos mujeres en las categorías estrella de una edición con amplia representación femenina. 'Museo' logra el galardón a la mejor dirección y el reconocimiento del público

La directora de 'La camarista', Lila Avilés (centro), con su equipo.
La directora de 'La camarista', Lila Avilés (centro), con su equipo. AP

Figuras en la sombra de un México desigual, como la de una trabajadora de un hotel de lujo que sueña con una vida mejor a través de los objetos abandonados en las habitaciones y la de un maestro rural en las montañas de Chiapas que es ejemplo de esperanza y humanidad para sus jóvenes estudiantes, fueron, a través de las películas que de ellas hablan, las grandes premiadas en la decimosexta edición del festival de cine de Morelia, el certamen más importante de cinematografía nacional junto a los premios Ariel, de la Academia. La camarista, de Lila Avilés, cineasta amateur, ganó el premio Ojo al mejor largometraje de ficción, mientras que el documental El sembrador, de Melissa Elizondo, se alzó con el mayor número de distinciones de la noche. El galardón al mejor documental lo logró Una corriente salvaje, de la española Nuria Ibáñez.

Las dos ganadoras de las secciones estrella, junto a la más premiada, en tres ocasiones por El sembrador, son mujeres en un certamen que ha contado con una amplia representación femenina entre los nominados: seis de 11 películas, tanto en las categorías de largometrajes de ficción como documentales, han sido dirigidas por mujeres. El son de las campanadas de la majestuosa catedral de Morelia (centro de México), de estilo barroco, parecía anunciar este viernes nuevos tiempos para el séptimo arte mexicano. Los premios a la mejor dirección de largometraje de ficción y el del público en esta misma sección fueron para Museo, dirigida por Alonso Ruizpalacios y protagonizada por Gael García Bernal, que se estrena este viernes en las salas mexicanas. El galardón a la mejor actriz fue para Naian González, por su actuación en Leona, de Isaac Cherem, y el de actor, para Raúl Briones, por Asfixia, de Kenya Márquez.

Tanto La camarista como El sembrador llevan consigo una denuncia allá donde lleguen. La obra de Avilés se centra, a través del personaje de Eve, interpretado por Gabriela Cartol, en quienes la propia directora califica de “mujeres fantasma”, en referencia al gran número de trabajadoras del hogar o en el ámbito de la limpieza, con bajos salarios, pocos derechos y, en definitiva, pocas opciones de progresar en un México clasista. Elizondo, por su parte, honra en su documental al maestro Bartolomé, presente en la gala de premiación en Morelia, como un profesional clave infravalorado, que consigue que sus alumnos sean mejores personas y más felices. Responde a un género más intimista el trabajo de Ibáñez, que narra la amistad entre dos hombres, rodeada de sensualidad, en la que los límites entre lo masculino y lo femenino se difuminan.

En competición con la película sobre Eve se encontraban, además de la ya mencionadas Museo, Leona y Asfixia, Bayoneta, de Kyzza Terrazas, Las niñas bien, de Alejandra Márquez, y Olimpia, de José Manuel Cravioto. Por su parte, la cinta sobre el maestro Bartolomé recogió los premios Guerrero de la Prensa, otorgado por periodistas; el galardón al mejor documental realizado por una mujer, de la Asociación de Mujeres en el Cine y la Televisión; y el del público al mejor documental. Elizondo fue, sin duda, la gran aplaudida por los asistentes a la gala, celebrada en el Teatro Ocampo de Morelia. "Es muy importante que sigamos perseverando en la formación de maestros rurales en nuestro país, porque son transformadores sociales y, gracias a ellos, podemos tener otro mañana", defendió desde el escenario la joven cineasta.

Premios de honor

El miércoles pasado fue Alfonso Cuarón el premiado con un galardón de nuevo cuño, entregado por primera vez durante esta XVIª edición del certamen, a la excelencia en creación cinematográfica. Fue durante la presentación, por primera vez ante el público mexicano, de su nueva obra Roma, después de haber ganado el León de Oro en Venecia y de una gran acogida en el festival de cine de San Sebastián y en el Festival Lumière de Lyon (Francia).

El director de moda mexicano no ha sido el único homenajeado en Morelia. El polaco Pawel Pawlikowski, quien en su última cinta Cold War describe a lo largo de más de una década la relación de una pareja en una Europa devastada tras la Segunda Guerra Mundial, desveló, en un acto que es tradición, una butaca con su nombre. El también director de la aclamada Ida (2013) se unió así a nombres de la talla en México, y en el mundo, de Guillermo del Toro.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información