Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ficción mexicana de alto voltaje

El Festival de Morelia refleja el buen momento de la producción cinematográfica del país

Escenas de 'Roma', 'Museo' y 'Nuestro tiempo'.
Escenas de 'Roma', 'Museo' y 'Nuestro tiempo'.

Con Alfonso Cuarón por bandera y un Ejército de representantes del séptimo arte mexicano, el Festival Internacional de Cine de Morelia, el certamen más importante de cinematografía nacional junto a los premios Ariel, de la Academia, vuelve a lucir sus mejores galas en su decimosexto aniversario. La ficción recupera su papel protagonista ante las dudas surgidas el año pasado en esta misma cita y vuelve con fuerza: si no a desbancar, sí a ocupar con creces su lugar frente al documental. En un año marcado por el movimiento Me Too, esta edición cuenta, además, con una amplia representación femenina: más de la mitad de los nominados a las secciones estrella de largometrajes de ficción y documental son mujeres.

La producción cinematográfica mexicana vive un buen momento. Y esto queda reflejado en el Festival de Morelia (FICM). Más allá del hecho de que dos cineastas mexicanos han ganado de manera consecutiva el aclamado León de Oro de Venecia (Cuarón, este año, con Roma; Guillermo del Toro, en 2017, por La forma del agua), cintas como la intimista Nuestro tiempo de Carlos Reygadas y Museo, inspirada en el robo al museo Antropología de la capital mexicana en la ya lejana Navidad de 1985, de Alonso Ruizpalacios, han contado con una relevante presencia en festivales internacionales.

El éxito en el exterior, unido a estrenos tan esperados como los de Las niñas bien, de Alejandra Márquez Abella o Bayoneta, de Kyzza Terrazas, –ambos en el FICM– permiten al género de ficción caminar con la cabeza bien alta. Como si de vasos comunicantes se tratase, el buen estado de salud del que gozó el documental el año pasado –que llegó a representar a México en los Oscar con Tempestad, de Tatiana Huezo– planteó la necesidad de tomarle el pulso a la ficción mexicana. Hoy, las tornas han vuelto a cambiar: esta edición del Festival de Morelia cuenta con igual número de nominados en las categorías de largometraje de ficción y de documental (11), frente a los siete y 15, respectivamente, de 2017.

Entre el sábado 20 de octubre y el domingo 28, pasearán por las calles de la capital michoacana (oeste de México) el ya mencionado director de Roma, el renombrado Gael García Bernal y el prometedor cineasta Manolo Caro, entre muchos otros. También, un gran número de aspirantes a artistas revelación, en una cita, fundada y presidida por Alejandro Ramírez, director general de la gran compañía de distribución cinematográfica Cinépolis.

La presencia femenina

El cine mexicano seleccionado para esta edición del Festival de Morelia goza, además, de una merecida representación femenina. Seis de los 11 nominados, tanto en largometraje de ficción como en documental, son mujeres. Las directoras Alejandra Márquez Abella, por Las niñas bien, Kenya Márquez, por Asfixia, Lila Avilés, por La camarista, Iria Gómez Concheiro, por Antes del olvido, Bani Khoshnoudi, por Luciérnagas, y Marta Hernaiz, por La caótica vida de Nada Kadic, exhibirán su obra. Aunque el FICM siempre ha contado con presencia de mujeres –el año pasado fueron siete de 15 las nominadas en documental y tres de siete en ficción–, este año se ha roto la barrera del 50%.

La mujer ha ganado peso no solo detrás de las cámaras, sino también ante ellas. Roma, de Alfonso Cuarón, está protagonizada por la debutante Yalitza Aparicio, que interpreta a Cleo, una empleada del hogar, y que ha acabado por copar buena parte de los aplausos a la cinta. En Nuestro tiempo, de Carlos Reygadas, su esposa Natalia López actúa como coprotagonista y su papel termina por convertirse en vértice de la trama y de un turbulento triángulo amoroso

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información