Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rose McGowan revela que su pareja filtró los mensajes que inculpan a Argento en el abuso sexual de un menor

La actriz y activista del movimiento #MeToo emite un comunicado en el que se dirige directamente a su amiga: “Sé la persona que querrías que Harvey Weinstein hubiera sido”

Rose McGowan
Asia Argento, a la izquierda, con Rose McGowan en una manifestación en Roma el pasado marzo. AP

Son quizá las dos voces más poderosas de las que dieron inicio al movimiento #MeToo. Las dos denunciaron los abusos sexuales del productor Harvey Weinstein a finales del año pasado. Este lunes, más de una semana después de que la actriz y activista Asia Argento fuera acusada de haber abusado sexualmente de un menor, la actriz y activista Rose McGowan reveló sus sentimientos al respecto. Y contó más. Por ejemplo, que fue su pareja sentimental quien filtró unos mensajes de texto de Argento que dañaron gravemente su credibilidad ante la opinión pública.

El pasado 20 de agosto, The New York Times reveló que poco después de denunciar públicamente el comportamiento criminal de Weinstein, un actor llamado Jimmy Bennet exigió a Asia Argento una compensación económica por haberle asaltado sexualmente, según él, en una habitación de hotel. Él tenía 17 años, lo que supone abuso de menores. Ella pagó por el silencio de Bennett. Argento confirmó que había pagado, pero negó en público que se hubiera acostado con Bennett.

Un día más tarde, se publicaron fotos de ambos en la cama y mensajes de texto en los que supuestamente Argento le confirmaba a alguien que sí se había acostado con Bennett, aunque aseguraba que fue él quien inició la relación. La contradicción, en cualquier caso, hundía su credibilidad sobre el dato más importante.

En un comunicado enviado a los medios, McGowan dice que a raíz de esta revelación “todo cambió” en su amistad con Argento, a la que conoció ya como activista de #MeToo. Afirma que esos mensajes son entre Argento y la modelo andrógina Rain Dove, la pareja de McGowan. Dove le mostró los mensajes que contradecían la versión de Argento y además le dijo que, según ella, Bennett le estuvo mandando fotos desnudo desde que tenía 12 años (se habían conocido en una película cuando Bennett tenía 8 años). Argento, según esta versión, nunca le pidió que parara.

Tras esta conversación, asegura el comunicado, Rain Dove llevó el material a la policía. McGowan le animó a hacerlo. “Lo duro fue darme cuenta de golpe de que todo cuanto defendía el movimiento #MeToo estaba en riesgo”, dice McGowan. “Casi 48 horas después [de entregar el material a la policía], los mensajes estaban en la prensa”. Según McGowan, Argento había mencionado alguna vez que estaba siendo extorsionada, pero nadie supo hasta la semana pasada a quién se refería.

“Es triste perder a una amiga. Pero más triste es lo que le ha pasado a Jimmy Bennett”, dice McGowan. “Sea verdad o no la extorsión, no es justo y no está bien. Es la clase de cosa contra la que yo he luchado junto a tantos otros. La razón por la que no había sacado un comunicado es porque francamente este caso me ha servido de extrema cura de humildad [...]. Como víctima, mis sentimientos de furia están justificados. Pero sé que los acusados son amigos, padres y familiares de otras personas [...]. Deberíamos encontrar una mejor manera de equilibrar el apoyo a las víctimas con el derecho al debido proceso de los acusados”.

El comunicado termina hablando directamente a Asia Argento: “Asia, eras mi amiga. Te quería. Has gastado y has arriesgado mucho para defender el movimiento Me Too. Espero de verdad que encuentres el camino en este proceso hacia la rehabilitación y la mejora. Todo el mundo puede ser mejor, espero que tú también puedas. Haz lo correcto. Sé honesta. Sé justa. Deja que la justicia siga adelante. Sé la persona que querrías que hubiera sido Harvey Weinstein”.

Más información