Tribuna

El pueblo soy yo

El populismo cesarista es una dictadura encubierta. Convierte la democracia en víctima de un sumatorio de malestares para afianzarse como la única alternativa frente a la decadencia y el desorden de una sociedad fragmentada