Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Brian Henson | Director y titiritero

El fratricida de las marionetas

Brian Henson, hijo del creador de los Muppets, dirige una película 'noir' donde muñecos de felpa están siendo asesinados

Tráiler de 'Quién está matando a los moñecos'.

Brian Henson (Nueva York, 1963) pasó su infancia observando a su padre jugar. Aunque rondara los cuarenta, su barbudo maestro todavía se ponía de cuclillas para interactuar con sus amigos. Algo más extraño todavía: vestía su mano con un calcetín de felpa cuyos movimientos se mimetizaban con su boca. A veces era una rana presentador y otras un joven anaranjado que vivía con un cabezón amarillo o un cocinero sueco. Brian ocupaba la primera fila del show de Jim Henson, la irrepetible voz que creó una de las factorías de entretenimiento más influyentes del siglo XX. Veía las tripas de Los Teleñecos y Barrio Sésamo y, entre bambalinas, disfrutaba cuando su padre y amigos como Frank Oz improvisaban sin más testigos. Aquel momento hizo que nunca quisiera hacer algo distinto.

Muchos hijos de genios buscan salir de esa sombra, cambiar de profesión e incluso de apellido. Pero él no. Después de que su padre falleciera en 1990, Brian buscó mantener su legado con otro tono. Como el gigante Disney acababa de comprar el universo, decidió mezclarse con los clásicos. A los 28 años, en 1992, dirigió Los Teleñecos en Cuento de Navidad y, cuatro años después, repitió en La isla del tesoro. Pero la estela de su padre era inconmensurable, así que decidió asumir mayores responsabilidades y dedicarse a los despachos y la producción de los proyectos de la compañía en televisión. El estreno de su tercer largometraje, ¿Quién está matando a los moñecos?, en cine este viernes, ha tenido que esperar 22 años. El antaño barbilampiño Brian ronda los 54 (edad con la que murió su padre), y, pese a seguir trabajando con marionetas, el estilo de su padre ha quedado atrás. Hoy sus muñecos viven de incómodas escenas de sexo, violencia mullida, jarabe de arce y misterios noir inspirado en Chinatown y ¿Quién engañó a Roger Rabbit? Henson lanza un aviso: "por favor no lleven a sus hijos al cine".

Brian Henson dirige '¿Quién está matando a los moñecos?', junto al titiritero Bill Barretta.
Brian Henson dirige '¿Quién está matando a los moñecos?', junto al titiritero Bill Barretta.

La película comienza rompiendo con el pasado. En cierto modo, matando al padre. Una policía humana, interpretada por la humorista Melissa McCarthy, y un detective de felpa se unen para investigar quién está masacrando a las marionetas de un programa infantil. Henson reconoce por teléfono a EL PAÍS que no fue fácil vender la atípica propuesta: "Todo lo que veo son remakes de películas de mi juventud. Es difícil convencer a Hollywood para producir algo único, pero creo que es lo que busca el público. La televisión lo entiende y el cine debería aprender", explica el director tras pasar 12 años luchando por el proyecto: "Cuando leí el guion, no estaba preparado para rodar algo así y, cuando lo estuve, nadie quería darnos dinero. Es atrevida, pero así deberían ser las comedias para adultos: una oportunidad para reírse y humillar a Estados Unidos. Es mi responsabilidad hacerlo sin delicadeza".

Pese a trabajar independiente a Disney, y que subraye que los suyos no son Muppets, esa misma receta es la que propone Henson para volver relevantes a los Teleñecos de su padre, que en su penúltima película incluso fueron señalados por Fox News de comunistas peligrosos: "Tendrán éxito cuando se rían de nuevo de la sociedad. Su mejor versión era cuando señalaban la absurdez del mundo. Si alguna vez hubo un tiempo para reírse de lo establecido, es este. Es la única alternativa a enfadarse".

Melissa McCarthy y las marionetas en '¿Quién está matando a los moñecos?'.
Melissa McCarthy y las marionetas en '¿Quién está matando a los moñecos?'.

Ni siquiera él tuvo fácil convencer a los estudios. Sin una de las grandes estrellas de la comedia a su lado sus muñecos no habrían prosperado. "El personaje de policía humano estaba escrito para un hombre, pero Melissa lo leyó y quiso unirse como productora. Quería replicar lo escrito, sin feminizarlo ni cambiarlo. Ella logró la luz verde. Tiene una energía irrefrenable y dice lo que cualquier estadounidense querría gritar. Por eso la aman", apunta Henson, que produce la película bajo el sello adulto Henson Alternative. El fichaje de la estrella de La boda de mi mejor amiga y Cazafantasmas allanó el terreno, además, para crear algo inédito: improvisar con muñecos. El reto era rodar sin enseñar las costuras de los 125 personajes: "El proceso técnico es tan complicado que nunca habíamos cambiado una línea. Tres meses antes sabía dónde iba cada teleñeco y cada ángulo de cámara. Ahora lanzamos seis chistes y tratamos de sorprender al otro, grabar la reacción. Ha sido trabajoso, pero tiene un tono que nunca habíamos logrado". Aun así, escenas visualmente medidas como las de sexo imposible o los esacbrosos asesinatos no pudieron dejarse a improvisación.

¿Le gustaría a su padre ver momentos así protagonizadas por muñecos? "Su humor era descarado. Mi mejor recuerdo de infancia es verlos improvisar diciendo lo que se les ocurría. Quería capturar esa energía que jamás fue grabada. Era secreta y deliciosamente incorrecta", apunta. Henson, al fin y al cabo, ideó El Show de los Teleñecos como un programa de adultos, cuando, en un viaje a Praga, comprendió que los títeres podían gustar a cualquier público. No por casualidad el primer episodio se tituló Sexo y violencia. Al final, ni siquiera al romper con lo establecido, Brian escapa de la sombra de su padre. En realidad ni siquiera quiere hacerlo, así que prepara una serie precuela a Cristal oscuro en Netflix: "Nos han dado todos los medios y están creando algo enorme y precioso". Cada proyecto es un homenaje a su visión.

Más información