Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rigor periodístico como valor inmutable

Un curso en la Universidad Complutense de Madrid afronta los retos del periodismo y de los derechos de autor y celebra los 40 años de la Constitución

Ponentes y organizadores en el acto de clausura de los Cursos de Verano de la Complutense.
Ponentes y organizadores en el acto de clausura de los Cursos de Verano de la Complutense.

Cambian los soportes, los lenguajes, los ritmos, las problemáticas, pero no el rigor con el que se produce la información. Ese fue en sustancia el mensaje que han querido dar de forma unánime los ponentes de esta segunda jornada del evento 40º aniversario de la Constitución: La evolución y conexión de los derechos intelectuales con la información, organizado por la Cadena SER y la UCM, en colaboración con EL PAÍS, Cinco Días y Santillana, que tuvo lugar en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla. ¿De dónde venimos? y ¿Qué perdurará? Estas son las dos preguntas que se han planteado este viernes para abordar los retos que suponen tanto la necesidad de adaptarse a la constante evolución tecnológica como la de reflejar cada vez más la diversidad que caracteriza la sociedad, y en particular la diversidad de género. 

"Las chicas de Txiki ¿Qué os evoca este titular?”, ha preguntado a los asistentes Pilar Álvarez, la corresponsal de género del EL PAÍS, mientras enseñaba un artículo de 1988 que informaba de la incorporación de 18 mujeres a la dirección del PSOE que entonces dirigía Txiki Benegas. La indignación que produce este titular en el que las mujeres aparecen con simples ornamentos es un buen reflejo, según la periodista, “de que las coberturas han cambiado”. “Estamos provocando un cambio dentro de las redacciones pero también fuera de ella, con los lectores”, ha ahondado Isabel Valdés, que coordina el blog Mujeres del diario, aunque ha advertido del largo camino que aún queda por recorrer. En su opinión, las mujeres siguen siendo usadas “como objetos o carnes” en las noticias, además del papel de víctimas que se les asigna con demasiada frecuencia.

Mari Luz Peinado, periodista de Verne, ha resaltado la utilidad que pueden tener las redes al momento de visibilizar “lo que dicen y piensan los lectores”, y en este caso más concretamente las lectoras. “Muchas veces se dice que las redes no son el mundo real pero movimientos como el #MeToo que empezaron con un hashtag ponen en manifiesto la importancia de [esas herramientas] para reflejar la realidad” de la otra mitad del mundo. “El periodismo tiene que evolucionar hacia lo que la sociedad exige” desde el rigor periodístico, ha coincidido Nacho Carretero, periodista y autor de Fariña. Según él, rigor y adaptación a los nuevos lenguajes informativos no son incompatibles, todo lo contrario, y “para eso es necesario derribar los corsés del periodismo y dejar atrás las etiquetas”.

Un diagnóstico compartido por Luis Rodriguez Pi, director de programas de la Cadena SER, que ha evocado “la edad de oro” en la que se encontraba este medio. “Hoy ya no hablamos de radio sino de audio”, ha explicado el periodista que ha recordado el papel fundamental que tuvo la radio durante la transición y la consolidación de la democracia, aludiendo a la emoción que sintieron millones de españoles cuando escucharon por primera vez las voces de Marcelino Camacho o Felipe González. Rodríguez Pi también ha insistido en la “necesidad de reconvertirse y reconstruirse, abrazando la nueva tecnología y los nuevos hábitos de producción”, coincidiendo con Ricardo Querol, director de Cinco Días y El País Retina que ha abogado por recuperar la autoridad que perdió el sector en los últimos años, a través de “un nuevo lenguaje más cercano al lector”.

“Ha cambiado la relación del público con nosotros pero no lo que contamos”, ha asegurado Juan Cruz, adjunto a la dirección de EL PAÍS, citando la famosa frase con la que el fundador del diario italiano La Repubblica, Eugenio Scalfari, definió el oficio periodístico: “Gente que le dice a la gente lo que le pasa a la gente”. El periodista ha compartido con la audiencia la preocupación que despierta en él la creciente tendencia a ya no recurrir a las fuentes que antaño “eran fundamentales”, en particular en el caso de “los periódicos que nacen desde internet”. “Un valor fundamental que no cambia y tiene cada vez más importancia es el rigor” ha declarado Montserrat Domínguez, subdirectora responsable de EL PAÍS SEMANAL y revistas. Un valor que permitirá al periodismo recuperar “el aprecio perdido”. La clave será “el ojo periodístico y creativo”, ha ahondado Carlos de Vega, subdirector responsable del área audiovisual del diario. 

Manuel Polanco, presidente del Grupo PRISA, ha reclamado “el máximo consenso entre todos para crear un cuerpo de reglas para asegurar el futuro de la profesión y conseguir una sociedad mejor”. Una visión compartida por José Manuel Gómez Bravo, director de Propiedad Intelectual y de Negocios de Derechos de PRISA Radio, que ha destacado la “necesidad de defender los derechos fundamentales en una era marcada por la desestabilización y las transformaciones digitales”, y por Carlos Andradas Herránz, rector de la Universidad Complutense de Madrid, que ha insistido en que el mayor reto es mantener la libertad que garantiza la Constitución y que hoy amenazan las fake news.

También se ha abordado el impacto de las nuevas tecnologías en las telecomunicaciones, la educación y los derechos de autor. Trinidad Jiménez García-Herrera, directora de Estrategia Global de Asuntos Públicos de Telefónica, ha aludido en particular al progreso que supuso el desarrollo de la “sanidad conectada” en países como Bolivia o Brasil, mientras que Luz Usamentiaga Ortiz, directora de relaciones institucionales de Orange España, ha destacado “la posición puntera” ocupada por España en el sector. “En infraestructuras de telecomunicaciones como la fibra óptica, es el país con mayor acceso de Europa”, aseguró. Refiriéndose esta vez al sector educativo, Rosa Junquera, directora de Comunicación y Marketing Corporativo de Santillana I+D, ha resaltado las ventajas que ofrece la tecnología para entender mejor las necesidades de los alumnos.

“La creatividad es lo que más moviliza el ser humano desde las cavernas, es lo que le permitió avanzar”, y buscar el equilibrio entre “proteger el esfuerzo individual” y el avance tecnológico, “es el mayor reto del presente y del futuro”, ha asegurado Abel Martín Villarejo, director general de AISGE (Artistas Intérpretes, Sociedad de Gestión). Cristina Villasante Chamorro, abogada especialista en IT y IP de Écija Abogados ha abordado por su parte el “derecho al olvido” que tendría que tener  cualquier usuario de internet, mientras que Esther Torrente Heras, subdirectora adjunta de Propiedad Intelectual de la Dirección General de Industrias Culturales y Cooperación del Ministerio de Cultura y Deporte, ha insistido en la necesidad de legislar para “proteger el talento y la creatividad”.

La jornada, organizada en el marco de un curso de verano de la Universidad Complutense, ha concluido con la entrega del Premio a la Defensa de la Idea y la Palabra a Nacho Carretero; el Premio a la Aportación al Patrimonio Cultural e Inmaterial a la Fundación Federico García Lorca y a su presidenta, Laura García-Lorca de Los Ríos; y el Premio al Talento Artístico y Creativo al cantante de flamenco Miguel Poveda que se ha despedido de la audiencia con una interpretación de la canción María de la O.