Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El futuro de los medios (y del jamón)

Un curso en la Universidad Complutense de Madrid afronta los retos de periodismo y derecho de autor y celebra los 40 años de la Constitución

Participantes en las Jornadas de derechos de autor.
Participantes en las Jornadas de derechos de autor.

Hubo un tiempo, no tan lejano, en que los periódicos solo salían en los quioscos. Y la única vía para saber qué contaba la radio era encender el aparato homónimo. “Hace 40 años el entorno audiovisual era irreconocible respecto al actual; ahora lo más relevante es la convergencia”, relató Teresa Martínez Belli, subdirectora de asesoría jurídica del grupo Atresmedia. Porque un periódico hasta se deja escuchar, una radio enseña vídeos y las televisiones ofrecen noticias para leer. Se multiplican los frentes y las audiencias. Y, con ellos, los desafíos. De ahí que un curso que se celebra entre hoy jueves y mañana en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) busque respuestas, ante un panorama cada vez más complejo. Y, también, homenajear a la Constitución, que justo nació hace cuatro décadas. Según muchos ponentes, envejece estupendamente.

40º aniversario de la Constitución: La evolución y conexión de los derechos intelectuales con la información es el título de las dos jornadas, organizadas por la Cadena SER y la UCM, con la colaboración de EL PAÍS, Cinco Días y Santillana. A los periodistas, abogados, economistas o políticos invitados también se les pedía un reto mayúsculo: una “breve conversación inspiracional” sobre el pasado, el presente y el futuro que aclarara qué va a perdurar. Todo ello en cinco minutos cada uno. El contenido será editado en un libro.

“Vivimos un nuevo big bang, una era impredecible en que un móvil emite un partido de fútbol y una canción da la vuelta al mundo en un segundo”, lanzó José Manuel Gómez Bravo, responsable del curso y Director de Propiedad Intelectual y de Negocios de Derechos de Prisa Radio. Tras él, desfilaron ponentes como Pascual Sala Sánchez, magistrado y expresidente del Tribunal Constitucional, Pepa Bueno, periodista y directora de Hoy por Hoy de la Cadena SER, o Jordi Fornells de Frutos, subdirector del área de Sociedad de la información de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). El entorno también inspiraba: el paraninfo de la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla acogió en su momento a Gregorio Marañón o Manuel Azaña.

“Cuando se habla de la superación de la Constitución, es bueno recordar que fue una conquista, no un regalo. Las cosas no siempre fueron así”, defendió Daniel Gavela. El director general de la Cadena SER recordó la censura a los periódicos y que él mismo fue procesado por publicar la imagen de una actriz desvestida. “Todo ello acabó con la Constitución”, reiteró. Aunque avisó: “Hay signos de retroceso, condena a raperos o cárcel para titiriteros. La libertad de información puede verse afectada también por la corrección política imperante. Hacer humor en España empieza a ser de alto riesgo, a la mínima broma te echan a la fiscalía encima”. Miguel Ángel Oliver, secretario de Estado de Comunicación, lanzó otra alerta, sobre la prisa de las informaciones y la necesidad de distinguir las buenas de las "muchas malas". De paso, también desveló un secreto: "Yo soy el que sacó las fotos de Pedro Sánchez con gafas de sol en el avión".

Charlas, premios y sesión docente

El curso continúa mañana viernes, con acceso libre, en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla, en Madrid. Participarán periodistas, catedráticos, abogados o directivos de grandes compañías. Se entregarán tres premios: a la defensa de la idea y la palabra, para el periodista de EL PAÍS Nacho Carretero, autor del libro Fariña; al talento artístico y creativo, para Miguel Poveda; y a la aportación al patrimonio cultural e inmaterial, para la Fundación Federico García Lorca. 

A las 16.00, además, los asistentes podrán disfrutar de un taller de práctica radiofónica en la sede de la Cadena Ser en el número 32 de la Gran Vía madrileña. 

Carles Francino, director de La Ventana en la Cadena SER, optó por relatar su experiencia profesional. Iba a ser maestro hasta que le hechizó “el bicho de la radio”. Una pequeña emisora le enseñó el camino y muchas lecciones. En su paso por TV3 aprendió que “un medio público se debe a los ciudadanos”; supo decir no a ciertas presiones, y se arrepiente de haber aceptado otras. “Hace falta blindaje profesional para tomar decisiones con la máxima libertad. La objetividad no existe, la honestidad sí”, dijo. Y destacó también otra amenaza, la precariedad: “Podemos tener potentes estructuras y grandes proyectos, pero no a 700 euros”.

En la música también ha cambiado casi todo. Pero ciertas constantes siguen valiendo. “Esa emoción de que suene tu canción en la radio no se va a perder”, defendió Toni Aguilar, locutor de Los 40. Tanto él como Wilma Lorenzo McNeely, experta en comunicación, coincidieron en que, ahora que artista y público no precisan de intermediarios, la salvación de djs y periodistas es su rol de prescriptores. Aunque Celia Carrillo Castillo, responsable de la oficina de marketing de Ticketmaster, le pidió a la música otro paso clave: “En España, las mujeres suponen el 60% de los asistentes a conciertos de rock juvenil y pop, y la mitad en las actuaciones de grandes cantautores. Tiene que reflejarse sobre los escenarios y detrás”.

Hacia el final, la charla se centró en el asunto más espinoso: el derecho de autor. Para recordar su importancia, por un lado. “Todos mis alumnos acceden a contenido pirata. Les suelo decir: ‘Si sois de derechas, proteged la propiedad privada; si sois de izquierdas, la remuneración justa”, relató Carolina Pina Sánchez, socia del departamento de Propiedad Industrial e intelectual de Garrigues. Y, por otro lado, para señalar sus desafíos. “Competencia no tiene capacidad para resolver todos los conflictos, pero sí para impulsar la regulación”, afirmó Fornells de Frutos. Aunque la revolución tecnologíca obliga la ley a ir a remolque. Y a resolver dudas tan nuevas como la regulación de las inteligencias artificiales o cómo imponer a colosos como Neftlix o HBO las normas que respetan las televisiones tradicionales.

Del cierre se encargó Toni Garrido, director del segundo tramo de Hoy por Hoy. “Me encanta la radio, pero lo que más me gusta es el jamón. Querría que los medios del futuro se le parecieran”, sorprendió al auditorio. “Se disfruta en cualquier momento del día, se comparte y no depende de la cultura: tiene una de las curvas de aprendizaje más rápidas del mundo”, explicó. Justo después, todos se marcharon a comer. Con el jamón en la cabeza. Y, quizás, también sobre la mesa.

Más información