Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘El tiempo nublado’, o las sombras de la vejez en Paraguay

Arami Ullón dirige y protagoniza la primera película de su país en competir en los premios Oscar

Arami Ullón, fotografiada esta semana en Asunción del Paraguay.
Arami Ullón, fotografiada esta semana en Asunción del Paraguay.

Arami Ullón (Asunción, 1978) dejó la escuela a los 15 años para terminarla por su cuenta y se entregó al frenético mundo de la producción en televisión. A los 16 años se casó con un cooperante español que trabajaba en Paraguay. Aunque fue un convenio práctico, no un matrimonio. Eran amigos y él le quiso ayudar a impulsar su viaje a Europa, donde podría cumplir su sueño de estudiar cine. Sus padres dieron el consentimiento. Y son hoy sus padres los que junto a ella protagonizan El tiempo nublado, una película que reflexiona sobre cómo es para la juventud actual ver envejecer a unos padres abandonados por el Estado. La película fue la primera representante de Paraguay en los premios Oscar.

Pero la historia de Arami no empezó en España. Ella inició su propio camino en Asunción. Aprendió el oficio en las bambalinas de la tele paraguaya de los 90. Trabajaba en Alta Producciones, un semillero de futuros cineastas. Allí coincidió con algunos de los principales nombres del cine de hoy en Paraguay: Juan Carlos Maneglia, Tana Schembori, Marcelo Martinessi o Richard Careaga. En el albor de la democracia paraguaya, Arami presentó Ausencia de un nombre propio, un corto experimental que creo controversia porque trata sobre un adolescente que habla de su sexualidad, tema que en aquel momento no fue bien recibido. El trabajo se vio en algunos cines de Asunción y fue retirado por considerarlo “contra la moral y las buenas costumbres”.

Por suerte, convencida del valor de su trabajo. Arami aprovechó la visita a un exnovio paraguayo que estudiaba en Boston (EE UU) para presentar su corto desterrado en una escuela de cine de allí. La institución le dio una beca y una nueva vida. Volvió a su país a hacer cine pero chocó con las redes nepotistas que dominaban la industria. Sin contactos no podía hacer sus propios proyectos. Así que marchó a España. Vivió en Barcelona y en Palma de Mallorca hasta que se enamoró de un suizo. Lo que explica sus últimos seis años de residencia en Suiza y que su película haya sido coproducida con fondos de ese país, según cuenta Ullón durante una entrevista con EL PAÍS en Asunción, donde está de visita promocionando su filme en formato DVD.

La película

En palabras de Arami, El Tiempo Nublado cuenta la historia de una hija que busca la mejor forma de cuidar de su madre en un país donde no existen políticas públicas de cuidados a la vejez. Ambas buscarán juntas la solución. La película es un documental sin guión. Todas las conversaciones entre ella y su madre fueron registradas durante 12 semanas por un camarógrafo y un sonidista que no entendían español. “A veces no se grababa o ella hablaba de otros temas. Seguíamos su dinámica”, dice de su madre, Mirna Villalba.

La directora decidió intervenir como protagonista en la película porque le parecía más honesto estar al lado de su madre para contar juntas la historia: “Aunque nunca llega a ser de igual a igual porque evidentemente ella no dirige la película, lo que me pone a mí en una posición de poder, el desafío era no abusar de ese poder y no pasar las líneas de su dignidad”. “No creo en la teoría que dice que uno llega a olvidar la presencia de la cámara, puede que uno llegue a acostumbrarse pero nada más. Por eso los primeros días de filmación no están en la película, esos días de acostumbramiento no existen”, explica.

Los cuidados de nuestros padres

Según la autora, en Paraguay la familia es la estructura destinada al cuidado de los adultos mayores. “Si es que tienen la suerte de tener familia. Si no los hogares estatales están súper poblados. No hay actividades. Son como espacios depositarios y en los privados tampoco hay tanta diferencia. Aunque tener más dinero implica que tu adulto mayor va a tener acceso a mejores cuidados”, dice Arami.

Ullón detalló que su madre, enferma de Parkinson desde hace muchos años, necesitó unos 1.000 dólares al mes para vivir sus últimos años con los cuidados básicos.

“Por eso la salud también tiene que ver con la migración. Si yo estoy en Paraguay, hacerme cargo de mi vida y de la de mi madre con ese costo me es mucho más difícil que si migro y me convierto en trabajadora en Europa y envío remesas para que ellos puedan vivir acá”, destaca. “Creo que es nuestra responsabilidad hacer que su envejecimiento sea lo mejor posible. Tratar de crear esas condiciones, pero eso no significa que el hijo personalmente tenga que venir a hacerse cargo del cuidado”, dice.

Para Ullón la película fue su forma de enfrentarse al tema. “La mente es muy astuta y hace cosas muy sorprendentes, yo no quería enfrentar el problema, así que lo convertí en un proyecto. Así fue más fácil que afrontarlo en mi vida personal. Tenía un calendario de producción y ya no podía escapar”, agregó.

El Tiempo Nublado fue a los Oscar y a otros 64 festivales internacionales de cine. Volvió con seis premios. También se estrenó en salas de 10 ciudades suizas, de tres en Austria y de 4 en Paraguay donde fue lanzada en DVD este mes. Se vende a 30.000 guaraníes (unos 5 dólares) junto con el diario que se ofrece en los semáforos, una estrategia para poder alcanzar a cuanta más gente mejor en un país que usa muy poco Internet. Aunque la película puede verse hasta en iTunes.

Según Ullón, la investigación previa que realizó para su proyecto y el lanzamiento del filme han servido también para que la municipalidad de Asunción genere un mapa de servicios gratuitos para adultos mayores. “Mucho más de lo que esperamos que fuera este proyecto íntimo y familiar”, concluyó. Todos tenemos una buena historia para contar, pero la vida de Arami Ullón merece varias películas. Por suerte, ya ha hecho una.

Más información