_
_
_
_
_

El mito de la plata yvyguy vuelve a la pantalla grande en forma de cine de aventura

El filme 'Los buscadores', de Tana Schémbori y Juan Carlos Maneglia, se estrena comercialmente en Paraguay

Fotograma de 'Los Buscadores'. En vídeo, tráiler de la película.
Andrés Rodríguez

La plata yvyguy es una frase en guaraní que hace referencia a un tesoro escondido. El mito nació después de la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870), que enfrentó a Paraguay contra Argentina, Brasil y Uruguay. Las familias paraguayas más adineradas enterraron su dinero y joyas en cántaros o cofres para evitar que cayeran en manos de los ejércitos invasores que disputaban la supremacía en la cuenca del Plata. Los directores Tana Schémbori y Juan Carlos Maneglia, creadores de 7 cajas –la película más exitosa y taquillera de ese país–, vuelven con Los buscadores, un largometraje lleno de aventura, comedia y un trasfondo histórico que revive la fantástica leyenda en la pantalla grande.

No es la primera vez que el mito es retratado en el celuloide paraguayo. Películas como Latas vacías, de Hérib Godoy, y Costa dulce, de Enrique Collar, se metieron a rebuscar en la leyenda guaraní. A Maneglia le picó la curiosidad sobre la temática en una cena en la que los presentes comenzaron a hablar apasionadamente sobre la plata yvyguy. Para escribir el guion, se sumergió en una larga investigación iniciada en 2014, cuando viajaba al interior del país para entrevistar a buscadores de plata. “Lo que más me llamó la atención es esta mezcla de los buscadores reales que unen lo científico, lo mitológico. De repente te hablan del último detector de metal que utilizan, pero al mismo tiempo de una preparación humana, que incluye no tener malos pensamientos, no decir malas palabras. Es esa mezcla tan maravillosa que tiene el paraguayo”, explica el codirector vía Skype.

Más información
Ana Cristina Barragán: “Muchos hombres se han sentido niñas con ‘Alba’”
Decir ‘no’

Fruto de esa unión “mágica” entre la mitología y la ciencia, nace la historia de Manu, un joven repartidor de diarios que, a partir de un regalo de su abuelo, se embarca en la aventura de buscar plata yvyguy. En el camino, se encontrará con distintas personas que, motivadas por sus propios deseos personales y ambiciones particulares, ayudarán al protagonista a hallar el tesoro que está buscando. “Hay que tomar la película como una de aventura, que no son del todo reales. Tiene, obviamente, elementos caricaturescos incluso y también entendíamos que a Paraguay le gustaría ver eso como pertenencia. El objetivo es llegar a la gente”, añade Maneglia.

Si bien el tema de fondo que mueve a la narración es histórico, la trama se revuelve, como en 7 cajas, en la búsqueda de cosas que mejore la vida y situaciones que afectan a las personas de a pie. En su ópera prima, Maneglia y Schémbori muestran la realidad de los carretilleros, personas que llevan las compras de clientes a cambio de una remuneración, en el mercado 4 en tono de thriller. En Los buscadores, el género de aventura les permite mostrar la realidad de las inundaciones que cada año debe afrontar la gente que vive en el barrio de la Chacarita, y las zonas aledañas, por la crecida del río Paraguay. El tema social, según Schémbori, siempre ha estado de “refilón” en sus dos películas, ya que las historias y las situaciones surgen a través de esa escenografía fruto de la búsqueda de personajes, pero dice que no es su objetivo como tal.

Una transición difícil

La película, filmada en yopará –mitad castellano, mitad guaraní–, ha recibido elogios, hasta el punto de ser considerada por la prensa especializada como la versión paraguaya de Indiana Jones o Misión Imposible. La dupla de realizadores se sienten a gusto con los apelativos recibidos. Consideran que su trabajo se aferra al “buen relato” sostenido en la imagen, como la labor que hacen realizadores como Steven Spielberg, Alfred Hitchcock o Brian de Palma, a los que ven como referentes. “Nos encanta el poder encontrar escenas que podamos relatar de esa manera, realmente es nuestra búsqueda sostenernos más en eso, en la imagen. Son directores que nos marcan como una línea, como una manera de contar que nos gusta”, agrega Maneglia.

El objetivo de su trabajo, según Schémbori, es entretener al público con lo que su equipo de producción le gusta hacer y sabe contar: producciones de ficción, aventura, thriller y suspenso. La codirectora argumenta que la gente en Paraguay se ha visto muy poco en el cine. Considera que la producción cinematográfica en su nación está en una etapa en la que sus coterráneos necesitan verse en la pantalla. “Se trata de desarrollar nuestro cine y vernos. La recepción se tiene que dar a partir del entretenimiento. El paraguayo tiene que ver algo que le entretenga, que le permita soñar un poco, pasarla bien en el cine”, afirma la codirectora.

La dupla admite que la transición de 7 cajas a Los buscadores fue difícil, considerando que su ópera prima dejó la vara muy alta: cosechó el Premio Cine en Construcción y el galardón Euskaltel de la juventud del Festival de Cine de San Sebastián en 2012; fue finalista en la categoría de Mejor Película Iberoamericana en los Goya en 2013, además de pasar por distintos festivales por todo el mundo, entre otros reconocimientos.

Su segundo largometraje es un proyecto más grande, con el doble de presupuesto y mayor nivel de producción, según cuenta Schémbori, por lo que fue imperante que el dúo retorne a su esencia. “Fue una presión muy grande. Tardamos cinco años en realizar nuestra segunda película. Hablamos mucho con Juanca [Maneglia] durante el proceso de escritura, qué es lo que queríamos contar en ese momento, cómo queríamos contarlo y volver a lo que nos hace felices, que es seguir contando historias”, dice Schémbori.

Los realizadores decidieron apostar primero por el estreno comercial de Los buscadores en su país, a diferencia de otras películas latinoamericanas, que recorren primero festivales en busca de prestigio que les pueda ayudar con la distribución y la taquilla en sus territorios. “Hacer cine en Latinoamérica es un milagro, imagínate lo que es en Paraguay, cuesta el doble, no tenemos una ley de cine, no tenemos un instituto. Somos muy bendecidos por poder hacer nuestro segundo largo y concretarlo”, añade Schémbori.

Maneglia asegura que el estreno en Paraguay tiene que ver con su compromiso de artistas y llegar primero a su gente, ligado a esa necesidad de verse, reconocerse y escucharse. Una vez que se cumpla ese objetivo, la dupla espera que Los buscadores, “su segundo hijo”, pueda emular a su hermano mayor, 7 cajas, y seguir su propio camino hacia nuevas fronteras.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Sobre la firma

Andrés Rodríguez
Es periodista en la edición de EL PAÍS América. Su trabajo está especializado en cine. Trabaja en Ciudad de México

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_