Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sismo destruye La Esperanza de la catedral de Ciudad de México

Uno de los monumentos más importantes del país resiste con dificultad tras el terremoto del pasado 19 de septiembre

La caída de escultura de La Esperanza en la catedral mexicana.

En la entrada principal de la catedral de Ciudad de México se ha abierto un socavón. Desde la cúspide de la torre central, de más de 60 metros de altura, se precipitó una de las tres virtudes católicas, representadas en esculturas humanas que pesan casi seis toneladas: La Fe, en el centro; La Caridad, a su izquierda; y La Esperanza. Esta última se desplomó el día que tembló la tierra en la capital. Su caída provocó un hoyo en la piedra maciza que un mes después sigue a la vista de todos. Acordonado con una cinta amarilla, el templo católico más imponente y visitado del país —que se comenzó a construir en 1536 y cuya obra duró más de 250 años— resiste malherido los embates sísmicos. Los científicos han concluído que lo único que permanece intacto en aquella torre es La Fe.

Una feligresa que ha acudido a rezar esta mañana como cada lunes a la catedral no cree que se trate de una coincidencia: "Eso sí es lo último que debemos perder. Es una señal", asienta. En un país donde casi el 83% de la población se considera católica, el monumento más importante para la Iglesia nacional se encuentra en riesgo, según ha informado el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), encargado de gestionar la construcción.

"Ese día esto era el mismo infierno", declara un agente de la Policía federal que prefiere no dar su nombre. "Todo crujía, veíamos cómo se iban desprendiendo pedazos de las cúpulas. Y como no sonó la alarma sísmica a tiempo, no pudimos evacuar hasta que hubiera dejado de moverse todo. Aquí cualquier cosa que se te caiga encima, con su peso, puede matarte", añade. Recuerda aquel día mientras señala unos candelabros gigantes que penden de una cadena."Cuando regresamos, todo estaba lleno de polvo y de restos de los muros", cuenta.

La fachada principal se encuentra cuarteada casi un mes después. Las bóvedas se han descascarillado y bajo ellas unos bancos sobrantes del altar se han colocado como perímetro de seguridad. Si uno mira desde la entrada principal hasta el fondo de la nave, observa sin dificultad una cuesta hacia arriba. La catedral está parcialmente hundida. Aunque ya se encontraba en esa fase, al ser construida sobre uno de los lagos de la antigua Tenochtitlán, los expertos creen que ha podido inclinarse todavía más.

Tras el terremoto del pasado 19 de septiembre, que se cobró más de 300 vidas en la capital, se abrieron más las grietas que ya tenía el templo y se crearon daños nuevos, además del desplome de la figura de La Esperanza, obra del arquitecto Manuel Tolsá en el siglo XIX. Según el reporte del organismo se produjeron "fisuras, desfasamiento de dovelas en los arcos y en platabandas de ambas torres, desportillamiento y fractura de sillares, desprendimientos de aplanados y juntas de morteros y caída diversos elementos decorativos de los campanarios".

Además, "se activaron grietas históricas que ya existían en las naves de la catedral, esto incluye la pérdida de la piedra clave en una de las ventanas laterales de la nave central, desplomes y desfases; pérdida de verticalidad en algunas pilastras de las columnas, hundimientos y desprendimientos pétreos en el atrio oriente", cuenta el informe del INAH, en el que piden que se tomen "acciones emergentes". Los daños se han reconocido como estructurales, aunque las autoridades concluyeron en que no había un riesgo inminente de derrumbe y que podría seguir siendo visitada, con algunas limitaciones.

"La estabilidad del inmueble está asegurada mientras no haya un nuevo sismo o condicionantes que generen vibraciones y aumenten el riesgo", sentenció el arquitecto Arturo Balandrano, coordinador nacional de Monumentos Históricos del INAH. Pero nadie puede asegurar que no vaya a producirse otro sismo y el pasado 8 de octubre se llevó a cabo un concierto masivo con más de 170.000 espectadores saltando y bailando sobre el Zócalo capitalino. Sobre aquel evento, el INAH ha reconocido que "no hubo afectación adicional" en el edificio.

El hueco que dejó La Esperanza observa cómo, a pocos metros, se celebra ahora la Feria Internacional del Libro de la capital, que espera la llegada de un millón de visitantes. La Caridad se tambalea y La Fe, como un símbolo de estos días, se mantiene firme. Algunos, por si acaso, rezan para que no vuelva a temblar.

Monumentos históricos dañados por el seísmo

Cholula, Puebla. 17 iglesias presentan daños estructurales. En especial el Santuario de la Virgen de los Remedios, que perdió dos cúpulas.

Ciudad de México. Museo Nacional de Arte, Parroquia de San Bernardino (Xochimilco), Catedral Metropolitana y Monumento a la Madre.

Taxco, Guerrero. Parroquia de Santa Prisca, se fracturó la cúpula y se produjo desprendimiento de la cantera.

Morelos. Museo Nacional Cuauhnáhuac - Palacio de Cortés (Cuernavaca), Exconvento de la Natividad (Tepoztlán). Zona arqueológica de Xochicalco y Teopanzolco. Al menos 11 bienes históricos de la Ruta de los Conventos, declarados Patrimonio de la Humanidad.

Estado de México. El Exconvento Agustino y el Santuario del Señor de Chalma (Malinalco).

Más información