Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

¿Cachái lo que significa iros?

Siempre he dicho que en sexo y lenguaje lo importante no es la pureza sino la higiene. Pero nunca pensé que podría ingresar antes el 'iros' que el 'vallenato'

Crecí en Colombia consultando (y amando) el Diccionario de la Real Academia Española, sobre el entendido de que lo gobernaban los españoles pero estaba al servicio de todos los hispanohablantes. Por eso no me sorprendía que señalara como propias de ciertas comarcas americanas palabras tan extendidas como pibe, mientras que localismos peninsulares como churumbel – que significa lo mismo que pibe-- aparecían sin pasaporte alguno. En los últimos treinta años he vivido desde Madrid la democrática transformación del Diccionario de la Academia Española en un manual elaborado por todos los que hablamos la misma lengua.

De allí mi sorpresa al ver que se propone ungir como aceptable la palabra iros, forma incorrecta de un imperativo del verbo ir (idos). Resulta interesante que no se trate de un adjetivo o sustantivo, como pibe o churumbel, sino de una conjugación que introduce un cambio estructural. Y llama más la atención que no afecte a todo el sistema de imperativos de segunda persona del plural, sino solo a ir. Así que vale iros, pero no valen comeros, dormiros ni marcharos. Las autoridades lo justifican por tratarse de una incorrección muy generalizada. Quizás, pero solo en algunas zonas de España. Si la pujanza estadística basta para producir tan drásticos cambios, pronto deberían acomodarse al lado de iros el “¿Cantái vallenatos?”, de Macondo, el chileno “¿Cachái lo que te digo?” o el caribe “Ven acá, mi amol”. ¿Acaso la criba consiste en exigir el uso escrito de la palabra? Cuidado: estas pululan, degradadas, en las redes sociales.

No soy purista. Siempre he dicho que en sexo y lenguaje lo importante no es la pureza sino la higiene. Pero nunca pensé que al léxico reconocido de nuestra lengua podría ingresar primero el iros que el vallenato. Es difícil no percibir en este hecho un tufillo… ¿populista?... ¿imperial?

Daniel Samper Pizano es miembro de número de la Academia Colombiana de la Lengua y correspondiente de la Real Academia Española.