Dibujos inéditos sobre la dictadura argentina desvelan al Antonio Berni más comprometido

Una muestra en Buenos Aires saca a la luz más de 200 obras del artista halladas en carpetas durante una mudanza

Obra con tinta, acuarela y collage sobre papel, pintada por Berni en 1980.
Obra con tinta, acuarela y collage sobre papel, pintada por Berni en 1980.© José Antonio Berni y Luis E. De Rosa

Un hombre interrogado y torturado en presencia de un jefe militar, otro chupado en plena calle por dos uniformados frente a un Ford Falcon, otro golpeado por varios militares en círculo. Los tres violentos dibujos fueron realizados por Antonio Berni (Rosario, 1905 - Buenos Aires, 1981) en plena dictadura argentina y nunca antes habían sido expuestos en público. La extraordinaria muestra Antonio Berni. Revelaciones sobre papel 1922-1981 que se inaugura hoy en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (Mamba) expone más de 200 dibujos inéditos del célebre artista argentino hallados en carpetas durante una mudanza en Buenos Aires.

Más información
Fotogalería: Berni, cronista gráfico del horror de guerras y dictaduras

"Se trata de un conjunto que bajo la mirada actual adquiere una nueva significación como testimonio y registro de nuestra historia, como fuente individual y colectiva de memoria", asegura el comisario de la exposición, Marcelo Pacheco. Gran conocedor de la obra del rosarino, Pacheco describe a Berni como "un dibujante compulsivo", que ya atesoraba papeles, cuadernos y lápices desde niño. En diálogo con EL PAÍS, el comisario señala que "en el dibujo encontró un medio de expresión diferente al de la pintura", "un lugar de abundancia y libertad" en el que muchas veces plasmó realidades que no quería o podía mostrar en un lienzo.

Obra de Berni en acuarela, acrílico y lápiz sobre papel. 1980.
Obra de Berni en acuarela, acrílico y lápiz sobre papel. 1980.© José Antonio Berni y Luis E. De Rosa

El compromiso social de Berni era ya ampliamente conocido a través de obras maestras como Manifestación (1934) -que refleja la gran depresión de Argentina en los años 30- y la serie de Juanito Laguna, en la que expone la pobreza de los habitantes de las villas miseria de Buenos Aires, entre muchas otras. Sin embargo, se desconocía hasta ahora que hubiera inmortalizado también las atrocidades perpetradas por la última dictadura (1976-1983), a la que no vio terminar. Los dibujos, realizados en témpera, acuarela o tinta sobre papel, provocan escalofríos y confirman al artista argentino como un atento cronista de lo cotidiano y lo social. Además del régimen militar argentino, en la muestra queda retratada su mirada crítica sobre las guerras de Corea y Vietnam y de otras dictaduras latinoamericanas, como la chilena.

Inés Berni, nuera del artista, opina que el dibujo fue para él "una manera de expresión portátil". Dibujaba mientras comía, mientras viajaba, en medio de una reunión o de una fiesta. Recién llegada de Europa para la pre-inauguración, se confiesa "emocionada" al recorrer esta exposición poblada por muchos dibujos que ve "por primera vez".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

"Piel de gallina"

El origen de este tesoro se mantiene en suspenso. Solo se sabe que estuvieron largo tiempo guardados en carpetas en la vivienda de una familia "cercana a Antonio", en palabras de la directora de la galería Cosmocosa, Amparo Díscoli. Al vaciar la casa para hacer una mudanza, en 2014, las obras salieron a la luz y se las entregaron a esta galerista para que las pusiera a la venta. "Se me empezó a poner la piel de gallina cuando abrí y vi todo lo que iba apareciendo", describe Díscoli. Me di cuenta de que era imposible tasarlas porque había cosas que nunca había visto", continúa. Por ese motivo, consultó a Marcelo Pacheco, quien le propuso exponerlas en el Mamba.

Fascinación por El Bosco

Al igual que las miles de personas que en los últimos meses hicieron fila en el Museo del Prado para ver los cuadros de El Bosco, Antonio Berni también quedó fascinado por el pintor holandés durante su estadía en Madrid, entre 1925 y 1926.

"Su entrada en Europa no fue por París sino por Madrid. Obviamente estuvo en El Prado y obviamente conoció a El Bosco", detalla Marcelo Pacheco, comisario de la exposición. En la muestra pueden verse cinco dibujos eróticos realizados a fines de los 60 o principios de los 70 en los que el artista argentino reinterpreta escenas de El jardín de las delicias.

"En el caso de El Bosco hay un atractivo particular por el hecho de que Berni formó parte durante unos años del grupo surrealista en París y dentro de ese grupo El Bosco era uno de los artistas a los que hacían referencia constantemente".

La exposición está organizada mayoritariamente por ejes temáticos, cada uno con su propia cronología aunque con vínculos entre sí, como los desnudos que muestran el intenso trabajo de Berni sobre la figura femenina o los retratos hechos por encargo -con los que se costeó buena parte de su vida cotidiana- y los que dibujó como parte de su búsqueda estética personal.

Los paisajes de la Rosario de los prostíbulos de su juventud y la Mar del Plata aristocrática de mitad del siglo XX marcan la evolución del veinteañero que viajó a París para reforzar sus estudios y donde conoció la pintura metafísica, el surrealismo y el compromiso con la realidad política y social que marcó su obra hasta el final, y originó emblemáticas figuras como Juanito y la prostituta Ramona Montiel.

Berni es uno de los pintores argentinos más cotizados, junto a otros como Benito Quinquela Martín, Raúl Soldi, Juan Carlos Castagnino y Lino Spilimbergo. Las obras expuestas ahora no solo muestran una faceta poco conocida de este artista sino que permite asomarse también a su manera de trabajar. Lamentablemente, la vida pública de los dibujos será efímera: cuando finalice la exposición, gran parte regresará a manos privadas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS