Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La última búsqueda de Lorca termina sin resultados

El equipo liderado por el arqueólogo Javier Navarro y el historiador Miguel Caballero detiene la excavación por falta de fondos y sin haber hallado restos humanos

Unos arqueólogos trabajando en noviembre de 2014 en la zona donde, según varios falangistas, fue enterrado el poeta Federico García Lorca, un paraje conocido como Peñón Colorado, en Alfácar (Granada).
Unos arqueólogos trabajando en noviembre de 2014 en la zona donde, según varios falangistas, fue enterrado el poeta Federico García Lorca, un paraje conocido como Peñón Colorado, en Alfácar (Granada).

Tras un mes de trabajo en las inmediaciones de Alfacar, el arqueólogo de la Universidad de Zaragoza, Javier Navarro y el historiador, Miguel Caballero, han dado por concluida la tercera búsqueda de la fosa donde sus teorías apuntaban a que se podía encontrar Federico García Lorca. En los terrenos de lo que se conoce como los Llanos de Corbera o el Peñón Colorado tampoco hay rastro de restos humanos. Sí de fosas, pero vacías.

Hace más de 80 años, el 17 de agosto de 1936, el poeta granadino fue asesinado junto al maestro de escuela Dióscoro Galindo y dos banderilleros anarquistas, Juan Arcoya Cabezas y Francisco Galadí. La investigación en los años ochenta de Eduardo Molina Fajardo, basada en testimonios directos del escuadrón de fusilamiento, así como la confirmación años después por parte del general Fernando Nestares, hijo del capitán Nestares, encargado de la zona en plena guerra civil, apuntaban concretamente al lugar donde las máquinas excavadoras han estado apartando tierra en dos ocasiones sin éxito. Se trataba de una teoría que difería de la del hispanista Ian Gibson –que dio lugar a la primera de las excavaciones- en 500 metros.

Esta vez han estado más cerca de alguna evidencia, como que allí hubo disparos al haber hallado restos de balas, pero ningún cuerpo. La falta de medios económicos obliga a la expedición, formada por diversos expertos de varias universidades españolas, a dar por concluidos los trabajos.

Durante la primera fase, aproximadamente 10 días, la pala intervino en la tierra de un campo de fútbol construido años después. Pero al llegar a los pozos donde, según todos los indicios han existido fosas…, nada. “Las sucesivas intervenciones sobre el terreno, el campo de fútbol y un circuito de motocross, han removido mucho previamente el terreno. Los pozos son los que los testigos apuntaban, el resto del camino blanco también, pero no están”, afirma Miguel Caballero.

Los responsables de la búsqueda creen que debe seguir explorándose terreno, pero ante la falta de resultados, las autoridades locales de Alfacar se inclinan por tapar los agujeros"

A partir de ahora, los responsables de la búsqueda creen que debe seguir explorándose terreno, pero ante la falta de resultados, las autoridades locales de Alfacar se inclinan por tapar los agujeros. Los restos de munición, metal y cerámica hallados van a ser examinados en el laboratorio, apunta Caballero. Cualquier pista no debe caer en saco roto.