Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El año que lo cambió todo

La dimisión de Cifuentes, la continuidad de Carmena y la irrupción de Vox marcarán las elecciones de 2019

Cristina Cifuentes anuncia su dimisión ante la prensa el pasado abril.
Cristina Cifuentes anuncia su dimisión ante la prensa el pasado abril.

Rodeada por una nube de micrófonos, Cristina Cifuentes desaparece con una sonrisa mientras imita a un niño que se sumerge en el agua tapándose la nariz. Ocurre en abril, durante la convención nacional que el PP celebra en Sevilla. Inmediatamente, Ángel Garrido, su número dos, le sustituye ante las cámaras. Mientras Mariano Rajoy tiene que volver a esperar para intervenir a los dirigentes madrileños, el terremoto que ha sacudido a la política madrileña en 2018 vive su punto álgido.

Cifuentes no lo sabe aún, pero la investigación sobre cómo obtuvo su supuesto título de máster en el Instituto de derecho público de la Universidad rey Juan Carlos le va a costar el puesto. Dos semanas después, dimite como presidenta de la Comunidad de Madrid. Al poco, le sustituye Garrido. Y todo cambia para siempre: ahora, el PP se arriesga a perder el poder en las elecciones de 2019; el aterrizaje de Iñigo Errejón (Podemos) en Madrid avanza una alianza con Ángel Gabilondo (PSOE) para multiplicar los votos de la izquierda; y la irrupción de Vox inquieta a todos los partidos.

Madrid es la Comunidad en la que la formación de Santiago Abascal [Vox] tiene una mayor implantación territorial, y una estructura más profesionalizada

Errejón, candidato de Podemos. En enero de 2018, Pablo Iglesias anima a Iñigo Errejón a volcarse "ya" en su campaña en Madrid. Aunque los inscritos de Podemos no eligen al fundador del partido como candidato hasta mayo, la consigna del líder nacional demuestra que Errejón ha encontrado en la región el lugar adecuado para un aterrizaje de emergencia. Enfrentado a Iglesias por la dirección de Podemos y por su estrategia, el aún diputado tendrá en Madrid la oportunidad de poner a prueba su gran tesis: que Podemos no está llamado a sustituir al PSOE, sino a combinarse con él para expandir la base electoral de la izquierda y desplazar así al PP del poder. Ahora negocia una lista conjunta con IU y Equo. Su primer vídeo electoral no menciona a Podemos, y su primer mensaje también le distingue del partido: "La gente quiere justicia social, orden y protección".

La salida de Cifuentes rompe al PP. La dimisión de Cifuentes, en abril, es también la renuncia de la persona que durante casi cuatro años esculpe al PP de Madrid a su imagen y semejanza. La marcha de la líder deja huérfana a la formación conservadora y azuza la división interna según se acerca el momento de elaborar las listas. Garrido, elegido en el último momento como su sustituto, mantiene la unidad del Gobierno regional mientras confronta con la gestora que lleva las riendas del PP de Madrid tras la salida de Cifuentes. El presidente regional lucha por ser el candidato popular en 2019 con el alcalde de Boadilla, Antonio González Terol. También es una incógnita quién representará al partido en la lucha por la alcaldía de la capital, puesto al que optan, entre otros, José Luis Martínez Almeida, Adolfo Suárez Illana y Javier Maroto. En paralelo, el PP de Madrid, tradicional contrapeso de la dirección nacional, se adapta a otro cambio inesperado: impulsado por las bases madrileñas, Pablo Casado sustituyó a Mariano Rajoy como presidente nacional en julio.

Carmena se presenta a la reelección. En septiembre, EL PAÍS avanza que Manuela Carmena se presentará a la reelección como alcaldesa de Madrid. La continuidad de la regidora, de 74 años, condiciona la estrategia electoral de todos los partidos y centra la campaña en la evaluación de su gestión, marcada por el arranque sin incidentes de las restricciones al tráfico en Madrid Central. El consistorio al que llegó Carmena en 2015 se parecerá poco al que vivirá en 2019: ya no está Esperanza Aguirre (PP), dimitida; Antonio Miguel Carmona (PSOE) ya no es portavoz; y la irrupción de Vox puede alterar la inestable relación que existe entre PP y Ciudadanos. Antes, la alcaldesa tendrá que resolver el jeroglífico de la articulación de su lista electoral, que ha provocado la suspensión de militancia en Podemos de seis concejales (entre ellos la actual portavoz municipal, Rita Maestre) por no someterse a las primarias de la formación.

El PSOE retrasa la proclamación de su candidato. En octubre, la dirección del PSOE decide aplazar las primarias para elegir al candidato al Ayuntamiento de Madrid, previstas para noviembre. "Madrid es una plaza estratégica, la dejamos para un proceso singular más adelante", argumenta entonces el secretario de organización, José Luis Ábalos. Sin fecha para la elección, las dudas reflejan el complejo escenario al que se enfrenta el PSOE en la capital: con Carmena como referente de la izquierda, es improbable que su candidato pueda aspirar a la alcaldía.

Podemos, tres portavoces en tres años. Cuando la legislatura enfila su final, Lorena Ruiz-Huerta dimite como portavoz de Podemos en la Asamblea criticando a la dirección del partido ("No va bien") y renegando de la política institucional ("Hay machismo y mi partido no está exento"). Su salida supone que su formación protagonice una marca inusitada (José Manuel López, Ruiz-Huerta y Clara Serra), reflejando las tensiones internas de un grupo parlamentario roto entre pablistas, errejonistas y anticapitalistas.

Todos pendientes de Vox. Las elecciones andaluzas de diciembre registran el primer éxito electoral de este partido de extrema derecha. Madrid es la Comunidad en la que la formación de Santiago Abascal tiene una mayor implantación territorial, y una estructura más profesionalizada. El cálculo de su impacto electoral ocupa estos días a los estrategas de todos los partidos, que aguardan expectantes la elección del candidato: ¿Javier Ortega Smith? ¿Rocío Monasterio? De sus votantes puede depender el futuro de los gobiernos madrileños, que parecen abocados a decidirse con un complejo juego de alianzas que dependerá de las sumas de la izquierda (PSOE y las confluencias de Podemos) frente a la derecha (PP, Ciudadanos y Vox), y del cruce de intereses por decantar las diferentes administraciones, que puede obligar a abrir una macronegociación que afecte al mismo tiempo al Ayuntamiento y la Comunidad.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información