Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Errejón: “No hay 400.000 andaluces fascistas”

El candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid se desmarca de la “alerta antifascista” de Pablo Iglesias y pide “humildad” y “no culpar a otros del trabajo que no se ha hecho bien”

Iñigo Errejón, durante el desayuno informativo.

Los candidatos a la presidencia de la Comunidad de Madrid viven instalados en la incertidumbre desde el domingo. El éxito electoral de Vox en Andalucía (12 diputados) dinamita cualquier previsión para las elecciones autonómicas de mayo de 2019, porque en ninguna otra región ha tejido esta fuerza de extrema derecha una estructura tan firme como en Madrid. Vox es un nuevo actor que obliga a todos a adaptar el discurso, incluyendo a Íñigo Errejón, que este miércoles ha pedido "humildad para escuchar y atender a las causas" del ascenso de la formación de Santiago Abascal, en contraste con la "alerta antifascista" lanzada por Pablo Iglesias. De que la izquierda consiga retener a sus votantes del sur de Madrid en mayo (sin perder en favor de Vox a los descontentos con la salida de la crisis) dependerá que la suma de PSOE, Podemos, IU y Equo sea capaz de desplazar al PP del Gobierno de la Comunidad de Madrid, que pilota la región desde hace casi un cuarto de siglo. 

"Vox es un síntoma pero no es el mal. No hay 400.000 andaluces fascistas en Andalucía. Hay que tener humildad, escuchar y atender a las causas: las transformaciones han dejado a mucha gente insegura, descontenta", ha argumentado el líder de Podemos durante un desayuno informativo organizado por Vanity Fair. "Tenemos que ser capaces de ofrecerles certezas. Donde hacemos eso no anida el miedo", ha seguido. "El combate no es contra otra fuerza política, sino contra el caldo de cultivo del miedo: la desigualdad, la incertidumbre. Yo voy a trabajar para que tengan un referente en Madrid", ha añadido. Y ha rematado: "El problema es que la gente que quiere justicia social, orden y protección esté huérfana. A esa gente hay que dirigirse".

Errejón ha encontrado en Madrid el terreno adecuado para un aterrizaje de emergencia. Enfrentado a Pablo Iglesias por la dirección de Podemos y su estrategia, el candidato tiene en la Asamblea una salida para poner a prueba sus tesis: que Podemos no está llamado a sustituir al PSOE, sino a combinarse con él para expandir la base electoral de la izquierda y desplazar así al PP del poder.

"Mi compromiso es garantizar que en la Comunidad de Madrid se construye una mayoría nueva con gente que viene de lugares diferentes porque las mayorías nunca se construyen solo con gente que piensa como uno", ha explicado Errejón, que llenará su discurso electoral de referencias al 15-M y a la Puerta del Sol como epicentro del terremoto del cambio en España. "En Madrid hay que hacer un esfuerzo extra para dirigirse a todos los madrileños y no ser un ingrediente más de la olla de crispación, división y ruido", ha seguido. "Para Madrid hay que ofrecer un proyecto amplio, que tenga la capacidad de ofrecer confianza, ganas, cariño para la mayoría que haya votado cosas muy diferentes. Ahora tengo la misión de hacerlo".

Al otro lado de la ecuación, Ángel Gabilondo, el candidato del PSOE, tiende la mano mientras defiende su espacio político. El PSOE, argumenta su líder, debe preservar sus siglas y su programa. Luchar por ganar las elecciones. Y después, buscar con quién sumar para desplazar al PP del Gobierno.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información