Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oportunidad de Gabilondo y Errejón

Los líderes de PSOE y Podemos ven en las elecciones de 2019 una opción de resarcimiento para desplazar al PP

Ángel Gabilondo, Rafael Simancas e Iñigo Errejón, en 2007.
Ángel Gabilondo, Rafael Simancas e Iñigo Errejón, en 2007. EFE

Aquel verano de 2003, Ángel Gabilondo era el rector de la Universidad Autónoma de Madrid, e Iñigo Errejón un estudiante que se enteró del Tamayazo al verlo con "incredulidad" en la televisión al volver a casa. Quince años después, aquellos espectadores de lo ocurrido en la Asamblea son ahora protagonistas principales de la política regional. El líder del PSOE y el de Podemos afrontan las elecciones de mayo de 2019 como una oportunidad histórica para que la izquierda desplace al PP del poder por primera vez en 23 años, resarciendo aquel golpe contra la alianza que habían esbozado el PSOE e Izquierda Unida. Ambos se muestran abiertos a un pacto poselectoral.

"Estos veintitrés años han supuesto una travesía en muchos aspectos dolorosa, no para un partido concreto, o para la oposición, sino para los ciudadanos y ciudadanas", lamenta Gabilondo. "Por eso consideramos que es necesaria una transformación de la actual situación que combata la desigualdad y la pobreza", sigue. "Sin tópicos ni justificaciones prestablecidas, solo con la conjunción de todas aquellas personas, instituciones y entidades que estén dispuestas a trabajar por esta transformación podemos garantizar en la Comunidad el cambio necesario", añade. "Consideramos que el actual Gobierno carece de proyecto, de rumbo y de horizonte", recuerda. "Y se precisa, desde la singularidad de cada partido, buscar esas alianzas como resultado de las elecciones".

Gabilondo propone un "pacto por la transformación" poselectoral que tenga como mínimo común denominador la voluntad de reformar en profundidad todo lo necesario. Y Errejón, que se presenta por primera vez como cabeza de lista, recoge el guante.

"Es imperativo que todos estemos a la altura el próximo mayo de 2019: no para que gobierne la izquierda sino para recuperar el aire limpio, la democracia y las instituciones en la región", argumenta el candidato de Podemos, partido que negociará la integración en sus listas de representantes de Izquierda Unida y Equo. "Madrid podría despegar pero para eso tiene que soltar el lastre del PP", argumenta. Y recalca, tendiéndole la mano al PSOE: "Eso solo se hace con una mayoría plural y con el acuerdo entre diferentes por el que yo siempre he apostado".

Las elecciones de 2015 pudieron marcar un punto de inflexión en la dinámica electoral de la Comunidad. El PP de las mayorías absolutas desapareció. Cristina Cifuentes mantuvo el poder gracias a un acuerdo de investidura con Ciudadanos, que proporcionó el número justo de diputados para que la formación conservadora se perpetuara en Sol. A PSOE y Podemos les faltó un solo diputado para poder negociar la formación del primer gobierno de izquierdas desde 1995.

Consecuencias del cambio

¿Qué perdió y qué ganó la Comunidad de Madrid al gobernar el PP y no el PSOE en 2003?

"Tras el llamado tamayazo se inició un modo de proceder que supuso una suerte de apropiación de las instituciones, apegadas a intereses concretos y particulares que se beneficiaron de la situación", contesta Gabilondo, de 69 años, que lamenta la oportunidad perdida para defender los servicios públicos, emprender una transformación basada en la igualdad de oportunidades y luchar contra la vulnerabilidad social. "Ello abrió y ha abierto una brecha económica, social y territorial dentro de la Comunidad que incrementa la desigualdad, a pesar de los buenos resultados en el Producto Interior Bruto", recalca. "Y así se ha conformado una Comunidad que durante quince años más ha proseguido con el modelo que ya estaba en vigor ocho años antes", recalca sobre el modelo de Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón.

"Hemos perdido 15 años", coincide Errejón, que tiene 34. "Hemos perdido la posibilidad de hacer despegar una región de la que sentirse orgulloso", lamenta. "Hemos ganado deuda, desigualdad, regalos fiscales escandalosos a los más privilegiados, cuatro expresidentes vinculados a tramas de corrupción", repasa.

PSOE y Podemos concurrirán por separado a las elecciones. Eso no es contradictorio con una de las pocas certezas de la política madrileña, en la que el PP no aclara quién será su candidato ni Ciudadanos cuál será su socio preferente: Gabilondo y Errejón están dispuestos a negociar para formar gobierno.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información