Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos y Ciudadanos arremeten contra los nombramientos a dedo del Gobierno

Un tercio de los asesores de la Comunidad de Madrid son recolocados del PP

Ángel Garrido, en una imagen de archivo. Ampliar foto
Ángel Garrido, en una imagen de archivo. Europa Press

La revelación de que un tercio de los 190 asesores que ha tenido en nómina la Comunidad de Madrid en los dos últimos años está relacionado directamente en el PP provocó este domingo fuertes críticas de una parte de la oposición. Frente al silencio del PSOE, Podemos y Ciudadanos acusaron al Ejecutivo regional de "atrincherarse en el poder" y de emplear la administración autonómica como una “agencia de colocación de amiguetes” por nombrar a 64 personas vinculadas a la formación conservadora para puestos públicos que no exigen especialización y que tienen un sueldo medio de 55.663 euros al año.

Garrido viaja a Bruselas

Ángel Garrido arranca esta semana su primer viaje oficial como presidente de la Comunidad de Madrid, que le llevará a Bruselas para participar en el Comité Ejecutivo de las regiones. El líder del PP se citará con el presidente del Parlamento europeo, Antonio Tajani; y con el comisario de Educación, Tibor Navracsics.

Garrido aprovechará la visita para explicar en Bruselas la asignatura sobre la Unión Europea que se impartirá desde el próximo curso en la Comunidad, y que ha despertado gran interés en el gobierno comunitario. Por ello también le acompañará el consejero de Educación, Rafael Van Grieken.

Tres exalcaldesas del PP que perdieron su puesto en las elecciones municipales de 2015. Quince exconcejales populares (llegaron a ser 20). O nueve candidatos de la formación conservadora que no lograron imponerse en los últimos comicios. La lista de cargos de libre designación del Gobierno regional está llena de personas que han defendido las siglas del PP. La ley no obliga a que tengan una preparación académica o una trayectoria profesional que se corresponda con el puesto que desempeñan. Eso permite que casi una decena hayan cambiado de consejería en lo que va de legislatura. Y su presencia en la administración, revelada por una investigación de EL PAÍS, provocó ayer las protestas de la oposición.

“Esto refleja un Gobierno de la Comunidad de Madrid sin rumbo”, lamentó el candidato de Podemos a la presidencia regional, Iñigo Errejón. “El PP lleva gobernando un cuarto de siglo la Comunidad de Madrid, y ya huele a cerrado. No creo que ese incremento en las contrataciones se deba a ningún proyecto, porque en realidad no ha habido gobierno, ha habido desgobierno”, siguió. "Responden a dos cuestiones. En primer lugar, a una concepción patrimonialista de las instituciones, porque el PP cree que las instituciones son suyas, que le pertenecen por derecho, como si fueran un coto privado", enumeró. "Y en segundo lugar responde a una voluntad de permanencia en el poder, no para hacer nada hacia el futuro, sino para intentar que los jueces y fiscales no puedan investigar lo que ha sido el pasado reciente de estos años en la Comunidad de Madrid", añadió. "Es un intento de atrincherarse en el poder", subrayó. Y remató: "Por eso es necesario que en la Comunidad de Madrid se abran puertas y ventanas y deje de oler a cerrado".

“A los viejos partidos les sobran asesores a dedo y les falta proyecto político”, reaccionó ayer Ignacio Aguado, el líder de Ciudadanos, que permitió la investidura de Cristina Cifuentes y de Ángel Garrido como presidentes de la Comunidad. “La administración no es una agencia de colocación de amiguetes”, añadió, retomando las críticas que ya le hizo el jueves pasado a los dos principales partidos en el pleno de la Asamblea de Madrid. “¿Dónde queda en todo esto el mérito y la capacidad?”, preguntó entonces sobre los nombramientos del Gobierno en la sanidad pública. “¡No me parece de recibo lo que están haciendo ustedes con la Administración pública!”, estalló contra el PP y el PSOE.

Tanto Podemos como Ciudadanos ven en la gestión de esos puestos de libre designación un resumen de lo enraizado que está el PP en la administración pública regional tras 23 años en el poder. En consecuencia, las dos formaciones intentarán enarbolar la bandera de la regeneración en las elecciones de mayo de 2019, que abren la posibilidad de un cambio de Ejecutivo por primera vez desde 1995.

Para que ese traspaso de poderes se produzca será probablemente imprescindible la participación del PSOE. Tras protestar durante el pleno del jueves por las acusaciones de Aguado, que acusó al Gobierno de Pedro Sánchez de estar nombrando para puestos públicos a personas sin preparación específica, el grupo socialista de la Asamblea de Madrid declinó ayer hacer ningún comentario sobre la información de EL PAÍS.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >