Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición exige a Garrido que asuma su responsabilidad por la venta de vivienda pública a fondos

Gabilondo, Ruiz-Huerta y Aguado critican la operación, que afecta a miles de familias

Ángel Gabilondo, durante el debate del Estado de la región. Ampliar foto
Ángel Gabilondo, durante el debate del Estado de la región.

Los fondos buitres sobrevuelan la Asamblea mientras el presidente de la Comunidad, Ángel Garrido (PP) escucha cómo la oposición reacciona a su discurso de la primera jornada del debate sobre el estado de la región. "Asuma su responsabilidad", es el mensaje que le lanza el portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo, y que comparten sus homólogos de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, y Ciudadanos, Ignacio Aguado. Responsabilidad porque el gobierno regional vendiera en 2013, durante la presidencia de Ignacio González, miles de viviendas sociales públicas a fondos de inversión privados. Responsabilidad porque ahora los inquilinos se enfrentan a subidas del alquiler que no pueden afrontar. Y responsabilidad porque Garrido admitió en una entrevista en EL PAÍS que aquella operación había sido un error. Todo ello a pesar de que el presidente de la Comunidad describió la venta "de interés público" y aseguró que no afectaba a los inquilinos. Además, su equipo recurrió la sentencia judicial que anula la venta de casi 3.000 pisos de protección oficial a  un fondo.

"Acumulan en estos años la venta de vivienda social a fondos de inversión, la incapacidad en la gestión del antiguo IVIMA, con las listas de espera de familias de especial necesidad (3.421), la escasa producción de vivienda social, junto a la subida de los precios del alquiler de vivienda", ha criticado Gabilondo. "Ningún indicador económico ni social avala sus políticas", ha seguido, proponiendo que se apueste por el alquiler social, por rehabilitar viviendas y porque Madrid incremente el parque público hasta igualarlo con el de las grandes ciudades europeas. "Y no basta con calificar de error la venta de vivienda pública a fondos de inversión", ha añadido en referencia a la entrevista de Garrido con este diario. "Hay que afrontar y tratar de revertir la situación. Si a usted le correspondió ser concejal cuando se hizo en el Ayuntamiento, debe asumir responsabilidades", ha recalcado, recordando que el actual presidente regional era edil cuando la alcaldesa Ana Botella aprobó una operación de venta similar que afectó a 1.860 viviendas.

Hace tiempo que la polémica venta se convirtió en algo más que un problema de las casi 3.000 familias afectadas. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que impulsará una ley para prohibir operaciones como la de la región. Y la discrepancia entre las dos administraciones ha provocado un choque institucional entre la Comunidad y el Ejecutivo, que ha ordenado la personación del Estado como acusación particular en la investigación sobre la venta que instruye el juzgado número 48 de Madrid.

"Y encima va y recurre usted la sentencia [contra la venta de viviendas públicas a fondos]", le ha espetado la portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, a Garrido. "Hay organizaciones sociales que están haciendo el trabajo que no están haciendo ustedes para garantizar el derecho a la vivienda", ha seguido. "Paran desahucios. Negocian con fondos buitres y bancos. Y hasta elaboraron una ley que rechazó el PP con Ciudadanos", ha recordado. "Mientras tanto planean una ley del suelo para abrir la veda para construir en suelo protegido. Lo hacen para dar alas a la incipiente burbuja especulativa para dar a alas a sus amigos constructores", ha seguido. Y ha rematado: "Su presidencia está agotada. Va a seguir el mismo camino de Cifuentes. Puede ahorrarse sus planes para embaucar a la ciudadanía".

"¡Hablemos de vivienda!", ha pedido el líder de Ciudadanos, Ignacio Aguado. "No solamente es que se hayan malvendido 3.000 viviendas públicas a fondos buitre y que por eso estén en los tribunales", ha continuado. "Es que la mitad de la vivienda ocupada de la Comunidad de Madrid pertenece al parque público. ¡2.000 viviendas ocupadas y 3.500 familias esperando una!", ha exclamado. Y se ha preguntado: "¿Hay proyecto en vivienda? ¿O todo es parchear y salir del paso?". Ciudadanos votó con el PP en 2015, dos años después de la venta, en contra de una iniciativa en la Asamblea de Madrid que instaba a la comunidad a reintegrar los pisos vendidos en 2013 en su oferta de vivienda. 

Ocurre todo durante la segunda jornada del debate del estado de la región. Un día en el que la oposición descalifica las promesas que hizo Garrido la víspera al criticarlas por ya conocidas o inviables por lo poco que queda de legislatura. Restan solo unos meses para las elecciones de mayo de 2019. Y se nota: si alguna vez hubo puentes tendidos entre los partidos de la Asamblea, y especialmente entre el PP y Ciudadanos, hoy tiemblan y amenazan ruina.

Aguado acusa al PSOE "de gastarse el dinero público en prostitutas y cocaína"

El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, ha encendido el Debate sobre el Estado de la Región tras acusar al PSOE, en el caso de Andalucía, de "gastarse el dinero público en prostitutas y cocaína", lo que ha levantado a la bancada socialista, que le ha llegado a llamar "bocazas".

No había pasado ni cinco minutos de su discurso, en la segunda sesión del Debate Sobre el Estado de la Región, cuando ha señalado que se hace política para intentar hacer "felices" a los ciudadanos. "Es nuestra obligación como representantes públicos dar las herramientas para que lo logren", ha dicho.

A continuación, ha lanzado la frase que después ha vuelto a repetir, para enfado de los diputados en el PSOE: "A la política no se viene a gastarse el dinero público y los impuestos de todos en prostitutas y cocaína, como los cargos socialistas en Andalucía". Los diputados del PSOE se han quejado y Aguado les ha replicado que no se pongan "nerviosos" porque "es verdad". "No creo que esté diciendo ninguna mentira", ha apostillado.

La presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados, ha tenido que llamar al orden en dos ocasiones y el revuelo ha durado un minuto. Aguado, cuando los socialistas han dejado de protestar por estas palabras, ha proseguido su discurso repitiendo la acusación y lanzando otro mensaje al PP: "A la política tampoco se viene a cobrar sueldos en B".

Más información