Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Austria retira de la venta tomates, pepinos y berenjenas españolas por posible contaminación

Los productos provienen de mayoristas alemanes adquiridos por 33 tiendas austríacas.- El Gobierno estudia exigir responsabilidades por el "daño tremendo" al sector agrario

Los comerciantes austríacos, a instancias de las autoridades sanitarias, han comenzado a retirar del mercado tomates, pepinos y berenjenas españolas para evitar que sean consumidos los que contengan la dañina bacteria E. coli Enterohemorrágica y esta se contagie entre la población y desencadene una epidemia, como la de Alemania, donde ya hay 10 fallecidos y más de mil infectados. La directora general de Salud Pública, Pamela Rendi-Wagner, ha anunciado hoy que a partir de mañana en Austria, serán inspeccionados, para comprobar que han respetado la orden de retirada, los 33 establecimientos que venden habitualmente los vegetales orgánicos españoles sospechosos de estar contaminados con un brote de esa bacteria. Una medida que es "de prevención y protección al consumidor", aseguró.

"Creemos que esos productos ya no están a la venta, aunque no podemos excluirlo", ha señalado a la radiotelevisión pública austriaca ORF Rendi-Wagner, quien apeló a los consumidores a que "si aparecen síntomas como diarrea en los próximos días, se debe acudir rápidamente al médico".

Por su parte, el Gobierno español no descarta exigir responsabilidades por el "daño tremendo" que las "especulaciones" de las autoridades alemanas sobre el origen de los pepinos contaminados están provocando en el sector agrario y agroalimentario. Así lo ha afirmado hoy en Lleida el secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, quien en una rueda de prensa convocada de urgencia ha denunciado las "trabas" que algunos países y operadores, como Austria, están poniendo a las exportaciones de frutas y hortalizas españolas a raíz de las informaciones "no contrastadas" realizadas desde Alemania sobre este brote infeccioso, informa Efe.

Los tres tipos de vegetales que las autoridades austriacas han decidido retirar proceden de dos mayoristas alemanes, que los compraron en el mercado central de Hamburgo (norte de Alemania) y que fueron los que advirtieron a sus socios austriacos y retiraron esos productos del mercado tras ser informados por el ministerio alemán de Sanidad.

Las autoridades sanitarias austriacas han hecho un llamamiento a los consumidores que hayan comprado esos vegetales para que no los coman si no que los destruyan y han publicado una lista de los comercios que los expendían hasta ahora en la página web de la Agencia Austriaca de Salud y Seguridad Alimentaria.

En Austria, tres alemanes, dos de ellos viajeros que habían llegado desde el norte de Alemania en bicicleta al país alpino, han sido hasta ahora los únicos infectados con la bacteria. Uno de ellos ha sido ya dado de alta del centro sanitario austriaco en el que fue internado, mientras que los otros dos siguen hospitalizados. Uno de ellos es un actor alemán que trabaja en la ciudad de Linz (noreste de Austria).

La epidemia en Alemania, centrada en el norte del país, sigue su curso y ya son 10 personas, todas de esa región, las fallecidas, 9 de ellas mujeres, mientras que el número de infectados o sospechosos de estarlo supera el millar en esta epidemia, que según estimaciones oficiales, aún no ha llegado a su punto más alto.

"Se teme que la cifra de casos se incremente mientras no se identifique de forma inequívoca el origen de la epidemia y se la acote", aseguró Holger Eichele, portavoz de la ministra alemana de Protección del Consumidor, Ilse Aigner.