Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis alimentaria

Bruselas sigue sin saber dónde se produjo la contaminación

La Comisión Europea espera tener el miércoles como muy tarde los análisis que le permitan determinar el origen de la mortal intoxicación por la bacteria 'E.coli'

La Comisión Europea espera tener el miércoles como muy tarde los análisis que le permitan determinar el origen de la mortal intoxicación por la bacteria E.coli atribuida por Alemania a pepinos procedentes de España. "No sabemos dónde se produjo la contaminación", ha señalado una fuente comunitaria, según la cual "no hay necesidad de cerrar el mercado a todo" producto procedente de huertas españolas, como ya han hecho algunos países. Para Diego López Garrido, secretario de Estado de Asuntos Europeos, vincular intoxicación y España responde a "rumores sin fundamento".

La fuente comunitaria, especialista en seguridad alimentaria y que habla en condiciones de anonimato, recuerda cómo el pasado viernes Alemania anunció que "encontró muchos pepinos contaminados" procedentes de España. Con la alerta lanzada se procedió de inmediato a tomar muestras en los invernaderos sospechosos de Almería y Málaga. "Estamos esperando el resultado de los análisis, que podrían llegar el miércoles, aunque hay un nuevo procedimiento que permitiría tenerlos antes", comenta el especialista. La Comisión no se pronuncia sobre el origen de la contaminación: "Lo que decimos es que los pepinos localizados en Alemania tenían la contaminación".

Laboratorios de seguridad alimentaria europeos, incluidos los de Alemania, están analizando toda la cadena alimentaria, desde el origen al consumo final, para determinar en qué estadio del largo proceso se produjo la contaminación. "La contaminación pudo estar en el pepino o fuera: cuando se regó, se lavó, se sazonó con algún líquido...", apunta la fuente.

A su juicio "no hay necesidad de cerrar el mercado a todo", que es, justamente lo que han hecho varios países europeos, en respuesta a "esta cepa más peligrosas que la otras y no vista en Europa desde hace cinco años", según el experto. Bélgica ha anunciado hoy mismo que suspendía solo la importación de pepinos procedentes de los establecimientos ya señalados, si bien, según la ministra belga de Agricultura, Bélgica no ha importado pepinos desde el pasado invierno.

López Garrido arremete contra el vínculo establecido por Alemania entre la intoxicación y los pepinos andaluces. "Es una acusación absolutamente precipitada y sin fundamento objetivo que afecta a la libre circulación de mercancías, dadas las medidas que están tomando algunos países", dice el secretario de Estado. El daño para los productos españoles puede ascender a cientos de millones de euros debido a restricciones comerciales que "solo pueden ser adoptadas cuando hay razones fundadas, no a partir de rumores sin fundamento", insiste López Garrido.