Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis de los pepinos contaminados

"Nuestra carga llegó cuando ya había enfermos"

Frunet Bio, una de las exportadoras andaluzas señaladas en Alemania por el brote de E.coli, está examinando con lupa el itinerario de un palé con 800 kilogramos de pepinos ecológicos que enviaron a Hamburgo y del que los alemanes sospechan. Un portavoz de la empresa explicó ayer que ese pedido llegó a Alemania el día 16 de mayo, un día después de que ingresara en el hospital la primera víctima mortal por esta bacteria. "Cuando la mujer acudió con molestias ya llevaría dos o tres días enferma, por lo que el origen no puede estar en nuestro producto", explicaron. "Nuestra carga llegó cuando ya había enfermos".

La empresa, con sede en Algarrobo (Málaga), ha efectuado análisis a otros pepinos de la misma plantación y defienden que todos están limpios. También han tomado, bajo supervisión de la Junta de Andalucía, muestras del agua, la tierra y pepinos de los terrenos de Níjar (Almería) en los que se cultivaron, pero no conocerán los resultados hasta el miércoles. "Han pasado muchas cosas con ese palé", aseveraban. La más llamativa, que el comprador les avisara de que habían tenido un accidente al manipular la mercancía y que iban a intentar salvar unas cajas que pensaban vender como producto de segunda categoría "bajo su responsabilidad". Lo último, que el camión español que enviaron con el pedido dejó el palé en un almacén de Alemania "sin informar de ello" y que otro transportista alemán lo trasladó después al cliente.

La cancelación de pedidos les ha obligado a enviar a casa a 75 de sus 120 empleados. Y lamentan el desprestigio tras conseguir durante años los supermercados más afamados de Alemania, Reino Unido y Escandinavia

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de mayo de 2011