Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis alimentaria

Son ya 14 los fallecidos por la cepa de 'E.coli' en Alemania

Las autoridades de Hamburgo anuncian un retroceso en el número de nuevos infectados. - El Instituto Federal de Evaluación de Riesgos considera que la alerta sanitaria en Alemania en ningún momento se limitó a los pepinos españoles

Los consumidores alemanes siguen advertidos contra el consumo de lechugas, tomates y pepinos crudos. No obstante, las autoridades sanitarias de Hamburgo están detectando en las últimas horas un "descenso claro" del número de nuevas infecciones por Escherichia coli enterohemorrágica (EHEC). La Cámara Federal de Medicina ha llamado esta mañana a la calma y ha asegurado que "la situación es controlable" si se observan las recomendaciones oficiales y se atienden rigurosamente las normas higiénicas básicas como lavarse a menudo las manos.

Esta tarde se ha dado a conocer la décimo cuarta víctima de la bacteria registrada en Alemania desde que se desató la ola infecciosa. Se trata de un hombre, el segundo desde el inicio de la infección. Su edad, 65 años. Además tres mujeres han perdido la vida hoy: Dos en Renania del Norte-Westfalia, de 91 y unos 45 años, y una anciana de 87 en Mecklemburgo-Pomerania Anterior, todas a consecuencia del síndrome urémico hemolítico (HUS). Este peligroso síndrome, que colapsa los riñones, es una de las posibles consecuencias de una infección por bacterias EHEC. Con estas ya son 12 las mujeres muertas por la infección en las últimas dos semanas. No se sabe a ciencia cierta por qué el EHEC se está cebando con las mujeres.

También se desconoce aún el origen de las infecciones. Jürgen Thier-Kundke, del Instituto Federal de Evaluación de Riesgos (BFR), considera, por tanto, "muy comprensible que los agricultores españoles estén molestos". Para el BFR hubo precipitación cuando se culpó a los pepinos españoles del brote infeccioso de la bacteria EHEC en Alemania. Lo considera un problema de recepción de la noticia, puesto que las autoridades "nunca limitaron sus advertencias a un tipo de verdura ni a un país de procedencia". Tampoco la ministra federal de Consumo, Ilse Aigner, ni el Instituto Robert Koch de Berlín dejaron en ningún momento de prevenir contra el consumo de lechugas, tomates y pepinos crudos de cualquier procedencia y, "en particular, en el norte de Alemania".

El actual brote de EHEC se detectó a mediados de mes. Sus primeras víctimas ingresaron en los hospitales norteños en la segunda semana de mayo. Se han confirmado un total de 1.200 infecciones en todo el país; 488 de ellas, solo en Hamburgo. 329 personas se encuentran en estado de gravedad.

El jueves pasado, el Instituto de Higiene de la ciudad hanseática detectó EHEC en pepinos procedentes de Andalucía. Justo cuando la alarma se extendía debido a las primeras muertes causadas por la infección, parecía encontrado un remedio: no comer pepinos españoles. Sin embargo, el asunto es más complejo. Para empezar, existen diferentes cepas de EHEC. Los laboratorios alemanes aislaron una, llamada 0104-H4, que es la probable causante de la ola infecciosa. Las bacterias de E. coli encontradas en los pepinos son del tipo EHEC, pero aún no se ha determinado en todos los casos si se trata de la cepa en cuestión. Según el BFR, se necesitan varios días para completar los análisis que determinen de qué cepa proceden las bacterias EHEC encontradas. Así que, de momento, la búsqueda de los orígenes de la infección continúa a toda máquina en los laboratorios de Alemania. Llama la atención que casi todos los infectados por EHEC, incluidos los casos conocidos en Francia, Dinamarca, Austria y Reino Unido, enfermaran después de pasar por Alemania.

Según los científicos del Instituto Federal de Evaluación de Riesgos, la situación "es grave", pero "hasta su confirmación incuestionable", resulta contraproducente buscar el chivo expiatorio en una sola verdura. El ministro de Agricultura de Países Bajos, Henk Bleker, ha declarado hoy el gran interés de su país en que se encuentre la causa del brote. Según Bleker, las exportaciones de verdura holandesa a Alemania están prácticamente paralizadas. El viernes, el Instituto de Higiene de Hamburgo notificó que uno de los pepinos holandeses analizados en sus laboratorios estaba contaminado de EHEC.