Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis alimentaria

La 'crisis del pepino' provoca pérdidas "cuantiosísimas" a la agricultura española

La ministra de Medio Ambiente admite que lo que está ocurriendo afecta a la producción española.- Los agricultores almerienses calculan las pérdidas en más de seis millones de euros al día

El Gobierno español, a través de Rosa Aguilar, ha instado a las autoridades alemanas a presentar sin dilación los resultados de las investigaciones que están llevando a cabo sobre la contaminación atribuida a pepinos españoles, que ha causado ya 14 muertos y que está hundiendo las exportaciones españolas. "El Gobierno de Alemania debe entender que culpar a España no obedece a la verdad. No es cierto", ha asegurado. La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, en declaraciones realizadas tras la reunión mantenida con el sector productor (UPA, COAG, ASAJA, Cooperativas Agroalimentarias y FEPEX), ha subrayado que los productores españoles están sufriendo daños "cuantiosísimos" y ha garantizado que se activarán "todos los mecanismos" previstos en la Organización Común de Mercados para reparar ese "daño desmedido".

Almería es la primera exportadora de pepino y las cooperativas calculan que han dejado de vender 71,9 millones de kilos de este productos desde el brote de E.coli a principios de la semana pasada. Y el problema parece ir más allá. No afecta tan solo a la venta de pepinos, sino también a frutas y hortalizas en general. En total, los productores almerienses están perdiendo una media 6,1 millones de euros al día, según sus cálculos.

Granada es otra de las provincias afectadas, con pérdidas de dos millones al día. La consejera de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, Clara Aguilera, ha afirmado hoy que el daño causado al sector hortofrutícola andaluz es "incalculable" e "irrecuperable", y que estudiarán la petición de compensaciones ante la UE. Aguilera, quien hoy se ha reunido en Almería con representantes del sector y de las organizaciones agrarias, ha considerado que las disculpas del Gobierno alemán llegan tarde y "para nada sirven", porque "el daño ya está hecho".

Rosa Aguilar ha destacado que en España se han tomado de forma inmediata las medidas pertinentes para el seguimiento de la trazabilidad -el recorrido de los productos hasta que lleguen al consumidor- en los puntos de origen. "Vamos a constituir un grupo de trabajo, una comisión de seguimiento, que se reunirá a diario para vigilar lo que está ocurriendo en el ámbito alimentario, y en el ámbito de la Unión Europea", ha dicho la ministra, queha dejado claro, durante la comparecencia, que "España ha hecho en todo momento lo que tenía que hacer: actuar. Actuar para llevar a cabo los análisis correspondientes en el ámbito científico y para investigar en relación a los invernaderos de donde procedían los pepinos señalados. El punto de origen se cifraba en España, pero también en Holanda. Ahora el responsable es Alemania... y que no se dediquen a distraer la atención". Aguilarha añadido que "la propia Comisión Europea dijo que no se podía afirmar que el problema esté en el origen".

La ministra ha señalado que en la reunión de mañana del Consejo Informal que se celebrará en Hungría planteará a la presidencia húngara la necesidad de actuar con urgencia, dejando claros los resultados del estudio para evitar que se siga dañando la imagen del sector productor español, que aplica con responsabilidad los controles, por encima incluso de los requisitos europeos.

Por otra parte, la ministra de Sanidad, Leire Pajín, ha vuelto a pedir al Gobierno alemán y a la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria "responsabilidad y celeridad" en las pruebas para detectar el origen de la infección. "España es la primera interesada en que tengamos las pruebas cuanto antes, porque creemos que es importante demostrar cuál es el foco y, por tanto, actuar en consecuencia", ha subrayado.

Las empresas de fruta y hortaliza nadan en pérdidas

Para tratar de paliar los daños en su imagen, especialmente en el mercado alemán, la empresa Frunet ha contratado los servicios de la agencia de relaciones públicas Brunswick, especialista en comunicación de crisis, y que ha asesorado, entre otros, a BP tras el vertido de petróleo en el Golfo de México. Carl Graf von Hohenthal, socio de Brunswick en Berlín, recordó que la cepa H41 de la bacteria 'E.Coli', que ha causado las 13 muertes en el norte de Alemania, "no está presente en los pepinos de Frunet" que han sido analizados. El portavoz ha afirmado que la exportadora de verduras con sede en Algarrobo (Málaga) está en contacto con laboratorios y abogados, y cuando "se sepa y se compruebe al 100% que los resultados de los análisis son negativos de 'E.Coli' lo comunicará inmediatamente". De momento, los responsables de Frunet no han decidido qué tipo de acciones legales tomarán contra las autoridades alemanas si se confirma que su empresa no es responsable del brote infeccioso.

Respecto a los daños, Von Hohenthal dijo desconocer las cifras exactas de pérdidas de Frunet. "Pase lo que pase, para recuperar la imagen de una empresa en una situación semejante necesitas tiempo. Afortunadamente para una empresa, la gente se olvida muy rápido, pero una crisis así puede matarte", afirmó Von Hohenthal.

Mientras tanto, la Interprofesional del sector de frutas y hortalizas, Hoetyfruta, ha cifrado en 150 millones de euros las pérdidas ocasionadas por la pérdida de 230 millones de kilos de pepinos, según informa Ginés Donaire (Jaen). "Todo esto sin tener en cuenta el deterioro de la imagen del sector a nivel internacional, cuyo valor es incalculable, y también la repercusión que tendrá de cara a la próxima campaña", ha advertido Fulgencio Torres, presidente de Hortyfruta, que deja claro que la totalidad de productores y comercializadoras pertenecientes a esta asociación están certificados por las entidades competentes en cuanto a la normativa de seguridad alimentaria y trazabilidad exigida por los mercados europeos. Torres ha lanzado un mensaje de tranquilidad a los consumidores, "ya que el sector cuenta con un sistema de control que ofrece todas las garantías de seguridad".

Por su parte, la UPA y la Unión de Consumidores (UCE) han hablado hoy en Granada de la "imperiosa necesidad de identificar el lugar y la causa que ha provocado la contaminación".

Más información