Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juicio sumarísimo al campo andaluz

El sector se enfrenta a pérdidas millonarias si persisten las sospechas por los pepinos - Las cadenas de Alemania cierran sus puertas a las hortalizas procedentes de Almería

La decisión de Alemania de suspender las importaciones andaluzas de frutas y hortalizas tras decretarse la alerta sanitaria por la contaminación de un lote de pepinos procedentes de los campos almeriense y malagueño es un duro golpe para un sector ya tocado. El campo andaluz vive desde hace años atenazado por la competencia desleal de las exportaciones de tomates marroquíes a la Unión Europea. Ahora, es Alemania, el principal cliente comunitario, el que ha hecho un juicio sumarísimo al campo andaluz, al que ha juzgado y condenado antes incluso de conocerse el origen del foco contaminante.

La cifra exacta de pérdidas por el cierre de fronteras alemanas desde el viernes es, de momento, incalculable. Tan sólo en pepino, según la interprofesional de frutas y hortalizas, Hortyfruta, se habrán perdido unos 200.000 kilos. Pero ahí no queda todo. Los supermercados alemanes se han cerrado a cal y canto a cualquier fruta u hortaliza procedente, sobre todo, de Almería.

El veto del mercado alemán provoca caídas de precios de hasta el 50%

COAG: "Tenemos que recuperar la confianza también dentro de España"

En plena temporada de sandía, melón, tomate o calabacín, un producto que se ha de recoger cada día de la mata, el desastre está garantizado si el consumidor retira su confianza a los productores. Como muestra, un botón: la compañía Gutiérrez y Barranco perdió el viernes 40.000 euros al anular su comprador alemán la oferta por los 100.000 kilos de sandías que había pedido. Las cadenas alemanas volvieron a cerrar ayer sus puertas a las hortalizas almerienses, que bajaron extraordinariamente de precio; el calabacín, por ejemplo, un 50%. Si el lunes se mantiene la situación, las pérdidas serían "millonarias", calcula el secretario provincial de COAG, Andrés Góngora. La situación es similar en Granada, la segunda provincia productora.

El sector se reúne el lunes en Almería con la consejera de Agricultura, Clara Aguilera, quien dará a conocer los resultados del análisis practicado a la partida de pepinos exportados a Alemania. Por ahora, diez personas han muerto tras infectarse por la bacteria E. coli. La Comisión Europea ha reconocido, no obstante, que la contaminación pudo producirse en origen o en destino.

De confirmarse que el foco está en Alemania, el campo respiraría tranquilo, aunque su reputación se ha vuelto a mancillar y, como denuncian desde COAG, Hortyfruta y Coexphal, sin tener pruebas suficientes. "Tenemos que recuperar la confianza del consumidor nacional", reivindica Góngora, conocedor de que la noticia sobre la partida de pepinos ha mermado la demanda de frutas y hortalizas andaluzas también en España.

El pasado año, España exportó 449.352 toneladas de pepinos (100.000 más que en 2009), de las que Andalucía acaparó el 81%. Almería, con 264.000 toneladas, y Granada, con 79.409, lideran claramente las exportaciones nacionales de este producto, según los datos de la Federación Española de Asociaciones de Productores y Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex). El valor medio de las exportaciones andaluzas ha superado los 300 millones.

El principal mercado de las exportaciones es la UE. Y Alemania es el mejor cliente de esta hortaliza, con el 38,1% del total, seguido de Francia, Holanda y Reino Unido. Andalucía posee una cuota de mercado de pepino en Alemania de aproximadamente el 10% o el 15%, ya que en estos momentos queda poco producto y es Holanda su principal suministrador (Andalucía lo es en invierno).

En 2010 llegaron al país teutón 80.569 toneladas de pepino español. El pepino es, después del tomate, el producto que más contribuye al superávit comercial español en frutas y hortalizas, que en 2010 fue de 7.162 millones. Entre enero y noviembre del pasado año, las empresas agroalimentarias de Almería vendieron en el extranjero productos valorados en 1,5 millones. De esta cantidad, en Alemania se comercializaron productos por más de 408 millones, lo que significa un incremento de casi el 13% respecto a 2009.

Más información en la página 38

El coste de una alerta sanitaria

Cuando se decreta una alerta sanitaria en el consumo de un producto, este recibe un golpe del que a veces tarda años en poder recuperarse. Lo sabe bien el sector del aceite de orujo, que aún no ha levantado la cabeza a pesar de que ya ha transcurrido una década desde la alerta sanitaria por el benzopireno. Fuentes del sector estiman que el consumo global de este tipo de aceite se encuentra entre un 50% y un 60% por debajo de las cifras registradas antes de esa alerta sanitaria.

Fue en 2001 cuando el Ministerio de Sanidad decretó la retirada temporal del mercado de 30.000 toneladas de este aceite por contener altas muestras de benzopireno, un hidrocarburo aromático que, en niveles elevados, se consideraba perjudicial para la salud. Esta decisión provocó que, una vez levantadas las restricciones, se mantuviese la desconfianza de los consumidores, tanto nacionales como foráneos.

El mismo episodio se produce ahora con el caso de los pepinos supuestamente contaminados en origen, según la versión del Gobierno alemán. El consumidor no otorgará su confianza de inmediato y menos en este caso, donde se han producido muertes por el consumo de esta hortaliza contaminada por la bacteria E. coli . Sin que se haya podido verificar aún el lugar exacto de la cadena donde se produjo el problema, Alemania rápidamente encontró en el sur de España su cabeza de turco.

Las alarmas no han cesado de sonar durante este año. En enero sucedió con la presencia de etefón en varios lotes de pimientos rojo, verde y amarillo procedentes de Almería exportados a Alemania, de los que dio la voz de alarma un laboratorio germano. El etefón es una materia activa que se emplea para madurar con mayor rapidez el producto, de baja toxicidad, aunque prohibida desde hace casi un año para el pimiento, pero permitida en el caso del tomate o la manzana, por ejemplo. La noticia se dio a conocer en la antesala de Fruitlogística, la mayor feria internacional del sector de frutas y hortalizas, que tiene lugar cada año en Berlín. Y como cada año, en las semanas previas a la feria salta una noticia desfavorable hacia los intereses del sector andaluz que, aún sin estar comprobado que sea el causante del mal, se sitúa en el punto de mira en el peor momento, como ha sucedido ahora con el pepino.

Las cifras

- ANDALUCÍA CONCENTRA EL 93% DE LA PRODUCCIÓN NACIONAL DE PEPINOS.

- LA PRODUCCIÓN EN 2010 FUE DE 595.083 TONELADAS. LA SUPERFICIE CULTIVADA ES DE 7.200 HECTÁREAS.

- ALEMANIA ES EL MEJOR CLIENTE DE LOS PRODUCTOS AGROALIMENTARIOS DE ALMERÍA, CON EL 27% DEL TOTAL. EN 2010, ALMERÍA EXPORTÓ A ALEMANIA MÁS DE 264.000 TONELADAS DE PEPINOS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de mayo de 2011

Más información