Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis alimentaria

Zapatero dice que Merkel estudiará posibles indemnizaciones para los agricultores españoles "en el marco europeo"

El presidente del Gobierno y la canciller de Alemania analizan por teléfono los efectos de la crisis sanitaria provocada por la bacteria 'E.coli'

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y la canciller Angela Merkel analizaron esta tarde la crisis sanitaria causada por la bacteria E.coli y el impacto ocasionado a los exportadores hortofrutícolas de España y de otros países. La conversación telefónica se produjo inmediatamente después de la que la dignataria alemana regresara de su viaje a Asia.

El presidente español mostró sus condolencias por los fallecidos y se interesó por el estado del millar de intoxicados todavía bajo tratamiento médico. La canciller lamentó los perjuicios ocasionados a los productores españoles y explicó a Zapatero la actuación del Gobierno de Hamburgo, acorde, a su juicio, a la legislación alemana.

El presidente del Gobierno insistió en las consecuencias negativas y en el grave perjuicio económico que esta crisis ha causado a los exportadores hortofrutícolas de nuestro país. Merkel prometió que Alemania considerará fórmulas en el marco europeo para indemnizar a los agricultores afectados. Las autoridades de ambos países mantendrán en los próximos días contactos bilaterales y realizarán consultas a las autoridades de la Unión Europea para concertar una solución al conflicto.

Zapatero había declarado hoy que la Comisión Europea ha actuado de manera "lenta" en la crisis de los pepinos porque "desde que la ministra de Hamburgo descartó que la infección fuera consecuencia de pepinos españoles, debería haber reaccionado con más contundencia y rapidez". El jefe del Ejecutivo ha lamentado que Bruselas no haya defendido con más claridad "las reglas del juego" fronterizas en la UE.

La Comisión levantó anoche la alerta sanitaria sobre las verduras españolas un día después de que Alemania exculpara a España de ser el origen del brote letal de la bacteria intestinal E.coli. Ni los análisis españoles ni los alemanes han encontrado en los pepinos españoles la mutación de la bacteria que está causando las muertes en Alemania. Así, todas las pesquisas que buscan el foco de la infección se centran ahora en Alemania.

En declaraciones a RNE, Zapatero ha asegurado que el Ejecutivo va a pedir "explicaciones muy contundentes" y exigir "reparaciones suficientes" por el daño causado por la alerta sanitaria al sector hortofrutícola español "ante las instancias que proceda", aunque no ha aclarado si serán las autoridades europeas o alemanas.

A su juicio, el Gobierno ha actuado con "celeridad, prudencia y contundencia", y ha calificado de "completa y radicalmente injustas" las críticas del PP a la gestión de la crisis. Ha denunciado así que el líder del PP, Mariano Rajoy, haya intentado "politizar lo que ha sido un error clamoroso" de Alemania y que haya optado "por el camino fácil" en lugar de ayudar y hacer gestiones, como ponerse en contacto con alguna autoridad europea.

Zapatero ha reconocido que España tiene ahora una tarea "muy ambiciosa" por delante para recuperar el buen nombre de los productos españoles, que "tienen una excelente calidad y son muy competitivos".

Precisamente, la crisis de los pepinos es uno de los asuntos que aborda hoy el Consejo Interterritorial de Salud, convocado de forma extraordinaria por la ministra de Sanidad, Leire Pajín. Sin embargo, este ha sido boicoteado por las comunidades gobernadas por el PP al no acudir al encuentro con el Gobierno los consejeros del ramo por considerar la cita inoportuna, ya que muchos de los consejeros se encuentran en funciones tras las elecciones del 22 de mayo.