Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INFORME DEL CENTRO EUROPEO DE CONTROL Y PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES | Crisis alimentaria

"Solo se ha documentado un caso del brote, el de una mujer en Corea en 2005"

La cepa concreta de E. coli O104:H4, aislada en los afectados en Alemania por el brote infeccioso "es muy poco habitual", hasta el punto de que "antes del brote actual, solo se había documentado un caso en la literatura [científica], y se trataba de una mujer en Corea, en 2005", dice el informe elaborado por el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC) a petición de la Comisión Europea. Incluso la E. coli O104 es muy poco común, hasta el punto de que, desde 2008, solo se habían registrado ocho casos en toda la UE (ninguno en España).

El informe, fechado el pasado viernes, señala en su evaluación de la situación que las autoridades sanitarias alemanas "aislaron STEC [bacterias E. coli que producen toxinas shiga] en dos muestras de pepinos originarios de España" y que, según el estudio de control de casos realizado, "los tomates crudos, los pepinos frescos y las hojas de ensalada son probables vehículos de la infección". Pero se especifica: "El momento y lugar exactos de la contaminación no se conoce".

Existen unos 200 tipos diferentes de E. coli que producen toxinas shiga, de las cuales más de 200 se han asociado a enfermedades humanas, explican a las autoridades de la UE los expertos de la ECDC, con sede en Estocolmo. "La transmisión de infecciones de STEC ocurren mayoritariamente por alimentos o agua contaminada y por contacto con animales". Hasta ahora se habían asociado como potenciales fuentes de los brotes varios alimentos, "incluidos el queso y la leche no pasteurizada, carne poco hecha y varios alimentos frescos (como espinacas, lechuga y coles), sidra no pasteurizada, etcétera". "La dosis infectiva es muy baja", añaden los expertos.

El brote de esta E. coli tóxica en Alemania es uno de los mayores que se han registrado nunca, dicen los especialistas del ECDC -a fecha del informe solo se habían registrado 276 casos de síndrome urémico hemolítico- "y el mayor del que se tiene conocimiento en Alemania, con una distribución muy atípica de edad y sexo de los casos". El documento del ECDC ha sido elaborado por cuatro especialistas europeos (dos alemanes, una sueca y un británico) y por los responsables de la Organización Mundial de la Salud para Europa.

Las E. coli que producen toxinas shiga son preocupantes para la salud humana "por los potenciales brotes y riesgos de graves complicaciones" que entrañan, destacan los expertos europeos, y las infecciones por STEC, independientemente de la cepa, están bajo vigilancia epidemiológica en la UE.

Por otra parte, la presencia de E. coli enterohemorrágica en los pepinos, aunque no sea la cepa causante de las muertes, debe ser analizada y explicada, comentan los científicos consultados. Además, la sola presencia de bacterias E. coli normales en vegetales comestibles, por encima de una cantidad determinada, aunque no sea en sí misma perjudicial, se considera un signo de que ha ocurrido una contaminación de origen fecal. La superficie de la piel de los pepinos no es un entorno favorable a la propagación y crecimiento de estas bacterias especializadas en vivir adheridas a la superficie de las células intestinales de los vertebrados de sangre caliente. Por eso, cuando se las encuentra adheridas a la piel del pepino ha de considerarse que son fruto de una contaminación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de junio de 2011