Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aumentan a 10 las víctimas alemanas de los pepinos contaminados

El número de muertos en Alemania por la bacteria Escherichia coli aumentó ayer a diez. Las cuatro nuevas víctimas de la peligrosa bacteria son mujeres que sufrieron complicaciones tras desarrollar el llamado "síndrome urémico hemolítico", una grave enfermedad renal provocada por la infección bacteriológica. Se trata de cepas mutantes y particularmente dañinas de la bacteria intestinal E. coli. Según las autoridades sanitarias, ayer por la tarde aún peligraban las vidas de varios pacientes a causa del síndrome HUS.

Los fallecidos ayer de HUS eran una mujer de 38 años, que murió en un hospital del Estado de Schleswig-Holstein, una anciana de 87 años de Hamburgo y otras dos octogenarias que murieron en Kiel, la capital de Schleswig-Holstein. Desde que se desató la ola de infecciones, el E. coli se ha cebado sobre todo en mujeres.

Según el Instituto Robert Koch de Berlín (RKI), hay unas 300 personas enfermas y más de 1.000 infectados por la bacteria. Las autoridades se temen que la fuente de la infección sigue activa.

Cifra récord

Pese a la alarma social y a los problemas hospitalarios para ofrecer camas a tantos pacientes a la vez, las autoridades advierten de que, por el momento, no estamos ante una epidemia. Sus científicos consideran que el brote está demasiado localizado y que aún no ha durado lo suficiente como para calificarlo de epidemia. Normalmente se diagnostican unos 60 casos de esta dolencia al año en toda Alemania, así como unas 900 infecciones. El actual brote ya ha superado estas cifras en solo diez días.

En el Robert Koch Institut han advertido desde el primer día de que el peligro proviene del consumo de verduras contaminadas con la bacteria. Recomiendan no comer vegetales crudos. Sobre todo, nada de tomates, pepinos, ni lechuga. Según una encuesta, sólo el 58% de los alemanes siguen el consejo.

Continúa, mientras tanto, la investigación para dirimir el origen de la contaminación. El jueves, Hamburgo informó de que habían detectado la bacteria en tres pepinos procedentes de España. El viernes, las mismas autoridades la encontraron en uno procedente de los Países Bajos. Tanto las empresas españolas implicadas como los controladores de alimentos de Holanda niegan implicación alguna en la contaminación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de mayo de 2011