Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

González y Rajoy abogan por un Gobierno estable aunque implique “coaliciones incómodas”

El expresidente socialista cree que la Constitución es mejorable para aclarar el artículo 155, pero el exjefe del Ejecutivo del PP rechaza "abrir ese melón"

En la imagen, Mariano Rajoy y Felipe González, este viernes. En vídeo, encuentro entre González y Mariano Rajoy en el Foro La Toja.

"Olvidémonos del sentimiento trágico de la vida tan tradicional en España, porque tan diferentes no somos". Esa ha sido la frase que ha pronunciado este viernes el expresidente socialista Felipe González para concluir su charla de más de 100 minutos con el el exjefe del Ejecutivo del PP Mariano Rajoy, en la segunda jornada de la primera edición del  Foro La Toja Vínculo Atlántico, una cita para la reflexión política que se ha convertido de hecho en una añoranza del bipartidismo. González y Rajoy se han mostrado partidarios de "facilitar un Gobierno estable", "si es posible con una mayoría" y hasta con "coaliciones incómodas" que puedan "pactar temas de Estado". Los dos líderes han discrepado muy poco.

La abogada española Miriam González, esposa del líder liberal británico Nick Clegg, ha ejercido de moderadora, y provocadora, en una conversación pública, y hasta ahora inaudita, entre Rajoy y González, representantes de Ejecutivos con presupuestos políticos diferentes. González ha revelado, además, que ambos hablan mucho en privado y desde hace tiempo. Y se notaba. Al final, la moderadora les ha preguntado si habría sido más fácil un Gobierno de gran coalición en el caso de que ellos fueran ahora los líderes de sus partidos en medio del bloqueo institucional que vive España. El expresidente socialista se ha apresurado a desmarcarse: "Él [cree que] sí, yo no". Rajoy ha intercedido: "Yo sí, en eso has acertado".

Ha sido en ese apartado de la charla, siempre amable, cuando González ha opinado que en la situación actual los dos son, "como mínimo, Winston Churchill". Rajoy ha precisado de entrada que él no le iba a requerir nada al líder actual del PP, Pablo Casado, pero sí ha recordado las sendas ofertas de pactos de gran coalición que formuló al PSOE y a Ciudadanos tras los resultados electorales de 2015 y 2016. Y lo ha argumentado: "Yo al día siguiente convoqué al comité ejecutivo de mi partido y ofrecí la gran coalición, porque ya era un modelo conocido en Europa". Con su estilo irónico y risas en la sala, ha constatado su fracaso: "Con el éxito conocido por todos". Aquella idea no prosperó.

Rajoy, en ese punto, sí ha querido exponer su ejemplo para subrayar lo complicado que es dirigir un país sin una mayoría estable detrás: "No se puede gobernar si no tienes mayoría. No es posible gobernar con un pacto para cuatro años con 120 o 130 diputados".

El expresidente socialista ha recordado que cuando encalló la situación política en España en 2016  ya advirtió de que no se podía gobernar España como Italia, con un Parlamento fragmentado, en un país sin italianos. Y ha lanzado una pulla al ex primer ministro de ese país: "Yo no he cambiado mucho, cambio menos que Matteo Renzi, no me reinvento cada rato. Tiene que haber un Gobierno ya y los partidos que no tienen la posibilidad de formar un Gobierno no pueden impedirlo". Y González añadió: "Yo pediría un gobierno estable, aunque eso signifique coaliciones incómodas".

González y Rajoy han recurrido al humor y a la sorna en sus intervenciones. Cada uno en su estilo. El socialista ha bromeado para atreverse a teorizar sobre que si en España se siguen repitiendo elecciones "no será con los mismos candidatos"; o, parafraseando un dicho sobre la identidad argentina: "Si usted cree que ha comprendido lo que pasa en España es que no se lo han explicado bien".

Rajoy ha tirado de su conocido sarcasmo hasta para retratarse. Ha sido al hablar sobre la Constitución y si su reforma podría ser beneficiosa. El exdirigente del PP ha explicado su posición contraria, "no hace ninguna falta", ha dicho, porque no ve "ningún estrés en la ciudadanía sobre ello ni que sea capital" y porque teme que si se abriera ese melón no se sabe en qué terminaría. Y ha acabado con una de esas frases suyas que alimentan su fama y que el auditorio ha aplaudido: "Muchas veces en la vida es bueno no tomar ninguna decisión también". González no ha podido evitar apostillar: "La decisión es no decidir".

La posible reforma de la Constitución ha salido a colación cuando se ha abordado la situación en Cataluña. Rajoy ha defendido que, frente a un problema que parece endémico de "colisión de sentimientos", solo cabe aplicar la ley y la Constitución. El expresidente popular ha añadido que la crisis "está yendo a mejor", incluso en vísperas de la determinante sentencia del Tribunal Supremo sobre los líderes del procés. González ha coincidido en lo difícil que es manejar este problema "en un país plural en las ideas y diverso en los sentimientos de pertenencia". El socialista ha apuntado otro dilema: "Hay cierto fracaso de la política cuando todos los presentes estamos pendientes de la dimensión política de lo que decida el señor Marchena y la sala segunda del Tribunal Supremo y esa no es la responsabilidad de un señor que ha llevado el juicio impecablemente".

Ataques a la democracia

Rajoy y González han convenido también en que la apelación independentista a la democracia del pueblo no puede estar por encima de la Constitución, la ley y el derecho a decidir de todos los españoles. El expresidente popular ha recordado que aplicó excepcionalmente por primera vez el artículo 155 de la Constitución  para intervenir la Generalitat, cesar a los miembros de aquel Gobierno autónomo y convocar elecciones a fin de que quedase claro "que la democracia tiene instrumentos para defenderse cuando es atacada". Y González ha mostrado su posición reformista en algunos capítulos de la Ley Fundamental como, por ejemplo, para aclarar que si algún día se tiene que volver a aplicar el 155 sería "porque los responsables de los poderes autonómicos no cumplieran con su deber de lealtad al Estado".

Cuestionados sobre la lacra de la corrupción, Rajoy ha recurrido a su teoría de que "es un problema de personas" porque "un partido no es corrupto por definición", y también ha enfatizado que España y sus partidos no son más corruptos que los países de nuestro entorno. El exlíder del PP, que sufrió una moción de censura en junio de 2018 que le apartó del poder tras ser condenado su partido por el caso Gürtel, ha explicado que en aquel Ejecutivo precisamente no había ningún miembro condenado, investigado, imputado o juzgado por corrupción. González, que reconoce lo que le costó asumir que amigos suyos fueran implicados en escándalos en su última etapa en el poder, ha criticado algunas disfunciones jurídicas (las denuncias de la acusación popular y entre los partidos sobre todo) que han surgido para abordar estos asuntos por haber redactado en su momento una Constitución con un sistema judicial muy garantista para contraponerlo a la dictadura anterior.

Antes del evento, González hizo algunas consideraciones sobre el bloqueo político y dijo que es “inevitable e inexorable” que se supere, tras las nuevas elecciones del 10 de noviembre, “para acabar con la crisis de representación”. "Hemos pasado de un pluripartidismo que evoluciona, como es natural, a un bloquismo", dijo el expresidente socialista, que incidió: "Los representados tienen que verse reflejados en los representantes y los representantes tienen que administrar ese voto para facilitar un Gobierno estable. Ahora puede ser malinterpretado pero en 2016 no solo lo escribí y lo declaré: quien no pueda formar Gobierno no debe obstaculizar que otro lo forme".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información