Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez, a Rivera y Casado: “Que esperen sentados, vamos a gobernar hasta 2020”

Desde la izquierda, Jaume Collboni, Pedro Sánchez y Miquel Iceta, este sábado en Barcelona. En vídeo, Sánchez pide el apoyo parlamentario para los Presiupuestos Generales del Estado.

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez, ha escogido este sábado Barcelona como su primera escala tras presentar los Presupuestos en el Consejo de Ministros y ha aprovechado para cargar contra el pacto andaluz entre PP, Ciudadanos y Vox. Para el presidente, sus cuentas son “un proyecto de transformación de la sociedad” frente a una derecha “que ha sufrido una bancarrota moral por la Gürtel y que está en bancarrota ideológica”. También le ha enviado un mensaje a sus líderes: “Que esperen sentados, vamos a gobernar hasta 2020”.

“Son los voxonaros de España”, ha continuado Sánchez, haciendo un juego de palabras entre el apellido del presidente de Brasil, el ultra Jair Bolsonaro, y el nombre del partido de Santiago Abascal. “El futuro nunca va a ser dominado por aquellos que estén anclados al pasado. Se están poniendo en cuestión avances que hemos tardado siglos en conseguir. En el siglo XXI, quien elija como adversario a las mujeres pierde seguro”, ha agregado el presidente del Gobierno ante las 2.000 personas que se congregaron en el Centro de Convenciones Internacional de Barcelona (CCIB).

En esa misma línea se expresó el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, que ha abierto el acto. “Se ha abierto camino el trifachito. Cada vez es más evidente que en España se abren dos espacios: un proyecto socialista, progresista y dialogante o una alianza de las tres derechas que implicará regresión, crispación y frustración de las esperanzas de mucha gente”, ha explicado Iceta.

Sánchez es consciente de la necesidad de los votos de Esquerra Republicana (ERC) y del Partit Demòcrata Català (PDeCAT) para aprobar los Presupuestos que llegarán mañana al Congreso para iniciar su tramitación. Se trata de un balón de oxígeno sin el que le costaría mucho al PSOE cumplir su meta de completar la legislatura y evitar un adelanto electoral en pleno auge de las derechas. Sánchez no ha dudado en el lanzarle una advertencia a sus contrincantes políticos: “Cuando Rivera y Casado dicen ‘¡Elecciones ya!’, que esperen sentados. Vamos a gobernar hasta 2020”.

El Gobierno cree que las dos formaciones independentistas con representación en las Cortes no pueden rechazar la subida en inversiones, hasta llegar 18% del total de las cuentas territorializadas. Se trata del cumplimiento de una exigencia histórica del soberanismo catalán que figuraba en el Estatut refrendado por los catalanes y anulado parcialmente por el Tribunal Constitucional en 2010.

Por lo pronto, ERC y PDeCAT esperan conocer el detalle de la propuesta pero consideran que no se puede reivindicar como concesión algo que ya figura dentro de la ley. El expresidente Carles Puigdemont recordó el pasado viernes, desde Waterloo donde está huido de la justicia, que el problema no era de promesas en inversiones “sino de ejecución”.

El PDeCAT no ve un gesto en la inversión

La decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de plasmar en los Presupuestos un incremento en las inversiones destinadas a Cataluña, hasta llegar al 18% del total de las previstas, fue acogido con frialdad por el PDeCAT.

“Cumplir con la Disposición Adicional Tercera del Estatut [que fija un porcentaje de inversión en Cataluña] no lo podemos valorar como un gesto. Si se acaba cumpliendo lo valoraremos estrictamente como un cumplimiento”, aseguró Ferran Bel, diputado del PDeCAT en el Congreso y secretario de organización de la formación.

La propuesta de cuentas también fue criticada desde Ciudadanos y desde el PP en Cataluña. “Están pensados solo para contentar al independentismo, y quizá ni lo consiguen”, ironizó Inés Arrimadas.

Sin bloques

El presidente, y sobre todo Iceta, han pedido el apoyo de los independentistas a los Presupuestos, tanto para que se puedan tramitar como para su aprobación final pero obviaron las peticiones de un gesto político hacia los políticos en prisión preventiva por su actuación en el procés y hacia el derecho a la autodeterminación en la que insisten día tras día desde Esquerra y el PDeCAT. “Lo siento, ustedes no tienen mayoría social en Cataluña. La política del Gobierno está dedicada a superar la política de bloques. Es hora de pasar del monólogo al diálogo”, ha dicho Sánchez.

El líder de los socialistas catalanes ha defendido que “será imposible para quienes dicen que gobiernan para los intereses de los catalanes patrocinar un ‘no’ a los Presupuestos” y ha puesto de relieve la contradicción en la que entra el Ejecutivo catalán, los partidos que le dan apoyo y hasta Ciudadanos al pedir más recursos para Cataluña y no apoyar las cuentas. E insistió en el “trato justo en términos de inversión pública para Cataluña” que contienen las cuentas.

Sánchez ha venido a Barcelona a apoyar a su candidato a la alcaldía de la capital catalana, Jaume Collboni, después de que el partido cerrara el debate sobre si relevarlo por un nombre con más tirón mediático. Un escenario muy distinto al Consejo de Ministros del pasado 21 de diciembre, en el que la reunión se pudo celebrar en medio de un gran control policial y hubo algunos altercados.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información