Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz y el PP anticipan la campaña andaluza con una bronca en el Senado

La presidenta de Andalucía se desvincula del 'caso de los ERE' y achaca su comparecencia en el Senado a la "desesperación" del PP

Susana Diaz
Susana DÍaz, a su llegada al Senado.

La campaña de las elecciones autonómicas andaluzas empezó este jueves en el Senado, aunque oficialmente lo hará el día 16. La comparecencia de la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, en relación con el caso de los ERE en la Comisión de Investigación sobre la Financiación de Partidos, dio una muestra de la ferocidad con la que PP y PSOE van a combatir en unos comicios cruciales para ambos. Tras cinco horas y media, Díaz salió indemne de la comisión controlada por el PP, que trató de salpicarla con las irregularidades previas a su mandato.

La presidenta autonómica se desvinculó de los casos de presunta corrupción que afectan al PSOE andaluz anteriores a su llegada a la presidencia de la Junta en septiembre de 2013. “Estuve un año en el Gobierno de José Antonio Griñán y cinco de presidenta. No tengo ni una sola mancha y no tienen nada de qué acusarme”, enfatizó. Díaz explicó que su formación no se encuentra inmersa en ninguna causa por financiación ilegal y conminó al PP a acudir a los tribunales en el caso de tener información al respecto.

El PP y el "gracejo" de la presidenta

El PP ha vuelto a caer en el estereotipo en la sesión del Senado después de que la exministra Isabel García Tejerina afirmase el pasado octubre que los niños de Castilla y León saben con ocho años lo mismo que los andaluces dos años más tarde. El cliché ha tenido que ver esta vez con el "gracejo" del acento y la forma "graciosa" de hablar de la presidenta de Andalucía, según el portavoz popular, Luis Aznar. "Lamento que considere que mi acento tiene gracejo. He venido a someterme a las preguntas, no a las descalificaciones por mi forma de expresarme", ha reprendido Díaz.

El senador ha querido después desvincular su apreciación de cualquier ironía sobre el acento andaluz. "¡No es Andalucía, deje de hacerse la mártir!", ha tratado de salir al paso. "Se lo podría haber dicho con gracejo, que creo que no tengo", ha contestado posteriormente Díaz al portavoz del PP.

En una sesión larga, con intensos picos de electricidad y constantes interrupciones, el portavoz del PP, Luis Aznar, trató de conectar a Díaz con las supuestas irregularidades de las causas abiertas por las subvenciones de la Junta de Andalucía. La compareciente acusó al PP de querer abrirle una causa general y de lanzar insidias sobre su figura política y su familia. Díaz, que recordó casos como Gürtel, desquició en varios momentos al senador popular, sacando apostillas a cualquier comentario suyo, por insustancial que fuera. “¡Es imposible con esta mujer!”, se irritó el portavoz del PP en una de las refriegas.

La inminencia de las elecciones andaluzas, estratégicas por el impacto que pueden tener en un año con europeas, municipales y comicios en otras 13 comunidades autónomas, marcó la comparecencia de Díaz. “Tengo la sensación de asistir al primer acto de precampaña del PP. Debe andar muy desesperado para traerme aquí la semana antes del inicio de la campaña”, anticipó a su llegada al Senado.

El ánimo electoral de la comisión quedó más patente aún en el epílogo trazado por Aznar, cuando afirmó que había quedado justificado el “descontrol de la Junta de Andalucía” con una “maraña” de casos de corrupción que explicarían “el tejido de una red clientelar a base de dinero público para impedir la alternancia política”. Fue la manera del PP de dulcificar su incapacidad electoral en Andalucía, donde el PSOE gobierna ininterrumpidamente desde la restauración de la democracia.

En la recta de la campaña, el PP ha citado las próximas semanas a los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán, acusados en el caso de los ERE. La Fiscalía Anticorrupción solicita penas de inhabilitación para ambos y seis años de cárcel para Griñán.

Díaz insistió en que la causa de los ERE no se corresponde con su etapa en el Ejecutivo autonómico. “Considero que estoy aquí no como presidenta de Andalucía sino como candidata. Es fruto del interés de algunos de contaminar el debate”, deploró.

Reacciones de los aspirantes a la Junta de Andalucía

EVA SÁIZ

El candidato a la Junta de Andalucía por Ciudadanos, Juan Marín, ha reaccionado a la comparecencia de Díaz en el Senado mientras esta aún estaba declarando. Marín ha atacado directamente y de manera muy dura una de las afirmaciones de la presidenta en la comisión: que lo único que le había quedado pendiente por cumplir de su programa electoral era la creación de la oficina antifraude. “Ya está bien de tomarle el pelo y mentirle a los andaluces”, ha señalado el dirigente regional de la formación naranja que ha asegurado que el decreto para la constitución de esa oficina estaba redactado desde enero de este año y que “fue el 4 de septiembre, cuando Ciudadanos exigió que se publicara, que Díaz decidió romper la legislatura y convocar elecciones”, ha afirmado.

La creación de la oficina antifraude es una de las exigencias incluidas en el pacto de investidura entre el partido de Albert Rivera y el PSOE andaluz y es uno de los incumplimientos que Marín esgrimió para dar por roto ese acuerdo. “No se puede estar mintiendo de una forma más vil a los andaluces. Necesitamos un presidente que sea capaz de dar explicaciones y no excusas”, ha insistido Marín en clave eminentemente electoral, quien ha advertido que la de hoy no será la última vez que la dirigente socialista deba comparecer para hablar de corrupción. “Después del 2-D se pondrá en marcha la comisión de investigación de la Faffe y, además de en el Parlamento, tendrá que dar explicaciones en los tribunales”, ha señalado en relación con el caso del gasto por parte de un exdirectivo de la Junta de dinero público en prostíbulos entre 2009 y 2011.

Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, los candidatos de Adelante Andalucía –la confluencia entre Podemos e IU–, también han comentado la comparecencia de Díaz. La número uno por la formación ha hecho “corresponsable” a la presidenta del “establecimiento de un régimen andaluz basado en los favores y el uso impune de la Administración por parte de un partido". Rodríguez ha asegurado que pese a que la líder socialista "intenta desvincularse de las prácticas corruptas" del PSOE en la comunidad, debe responder por haber estado desde los 19 años en un partido “que ha dado lugar a eventos tan dolorosos y asquerosos como el hecho de haber gastado dinero de los parados en burdeles en Andalucía", sacando a colación el caso Faffe. Maíllo, como Marín, también ha advertido de que tras las elecciones volverá a constituirse la comisión de investigación sobre este escándalo. Sobre los ERE el dirigente de IU ha sostenido que, "independientemente de la sentencia judicial" que se dicte tras el juicio, el PSOE tiene "una responsabilidad política".

La secretaria general y número dos del PP andaluz, Loles López, ha sido también muy crítica con las explicaciones de Díaz en el Senado. “Ha optado por tapar la corrupción y hacerse la víctima”, ha explicado a los medios de comunicación. López ha censurado a la presidenta de Andalucía que no haya respondido a varias preguntas directas del representante de los populares en la comisión de investigación de la cámara Alta, y ha sostenido que la dirigente socialista ha demostrado que "no va a levantar las alfombras ni va recuperar el dinero defraudado".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información