Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos rompe el pacto de investidura con Susana Díaz y aboca a Andalucía a un anticipo electoral

La ejecutiva nacional del partido, reunida en Málaga, aprueba la ruptura del acuerdo con los socialistas

Susana Díaz decidirá en las próximas tres semanas si adelanta las elecciones en Andalucía al próximo noviembre. El anticipo está “encima de la mesa” pero la decisión no está tomada, trasladan fuentes del entorno de la presidenta andaluza, después de que Ciudadanos anunciara este viernes que rompe el acuerdo de investidura que le unía al PSOE desde 2015. El partido de Albert Rivera forzó la ruptura en solo cuatro días aunque sostiene que no le beneficia el adelanto.

José Manuel Villegas (izquierda) y Juan Marín, comparecen ante los medios de comunicación En vídeo, declaraciones del portavoz de Ciudadanos en Andalucía Juan Marín. EFE

La presidenta andaluza recibió en Carcassone (Francia) la confirmación de que Ciudadanos le retiraba el apoyo parlamentario con el que ha sacado adelante los últimos tres Presupuestos. No sorprendió al equipo de la presidenta andaluza desplazado a una reunión preparatoria del Comité de las Regiones el anuncio del partido de Albert Rivera, después de que el pasado martes ambas formaciones se levantaran de la mesa de la comisión de seguimiento del pacto sabiendo que lo que restaba del cumplimiento del acuerdo acababa de quedar en papel mojado. El líder andaluz de Ciudadanos, Juan Marín, justificó la ruptura del acuerdo solo cuatro días después de ese encuentro en la “falta de voluntad” de cumplir de los socialistas.

“El PSOE ha roto el acuerdo de investidura por sus incumplimientos”, afirmó Marín en Málaga después de que el comité ejecutivo nacional de Ciudadanos reunido en esa ciudad decidiera por unanimidad en una hora darlo por terminado tras leer el informe que el líder andaluz había elaborado. El documento, de 22 páginas, detalla 15 incumplimientos de los más de 70 puntos acordados por ambas formaciones hace tres años. El PSOE no ha cumplido, señala el informe, con la supresión de los aforamientos; tampoco ha creado una oficina contra el fraude y la corrupción, no ha acabado con las puertas giratorias, no ha limitado el número de mandatos del presidente de la comunidad ni tampoco ha desmantelado “las redes clientelares que anegan nuestras administraciones”, dice el texto.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, había dado un ultimátum de 48 horas a Susana Díaz para rectificar. En realidad se trataba de un plazo inútil porque el Gobierno andaluz ya había contestado que no daba tiempo a la supresión de los aforamientos, toda vez que están recogidos en el Estatuto de Andalucía y la medida requería su reforma y un referéndum, incompatibles con los seis meses que restan hasta las elecciones.

El portavoz de Ciudadanos en el Parlamento andaluz explicó que el PSOE le trasladó personalmente en su reunión del martes que no pensaba cumplir con los puntos restantes y que, en consecuencia, la formación se sentía “liberada” de su acuerdo con Díaz. Marín no quiso descartar que su grupo pueda en todo caso apoyar algunas medidas del Gobierno andaluz, como la Ley de Igualdad, ni tampoco los Presupuestos de 2019, aunque sostuvo que las Cuentas “no están ni en la agenda ni en la voluntad del PSOE”. El dirigente argumentó que, a pesar de su decisión, “no hay excusa para adelantar elecciones”.

Pero la ruptura entre los socios acerca el adelanto electoral, que será de apenas unos meses, ya que las elecciones estaban previstas para marzo de 2019. En el Gobierno andaluz reconocen que la decisión de Rivera no les viene mal porque propicia a Díaz el relato de la falta de estabilidad que necesitaría para llamar a las urnas, pero la presidenta no quiere que parezca que el líder de Ciudadanos le marca los tiempos y por eso si anuncia el anticipo no lo hará de forma inminente, señalan en su entorno.

Tres semanas

Díaz tiene, no obstante, solo tres semanas para decidirlo, porque si quiere que se celebren en noviembre tiene que anunciar la fecha 54 días antes. Fuentes próximas a la presidenta reconocieron a este diario que el adelanto es “una posibilidad clara y expresa” pero que Díaz “todavía no ha tomado la decisión” y no se dejará presionar por Rivera ni permitirá que este se atribuya la fecha electoral en Andalucía. La líder socialista andaluza estaba volcada en los 6.000 empleos en juego de Navantia por la decisión del Gobierno central sobre la venta de armas a Arabia Saudía .

Ciudadanos también tiene razones para preferir batirse pronto en las urnas con un PP aún sin asentarse desde el cambio de liderazgo a Pablo Casado. Prueba de ello es que la primera decisión política de calado de Ciudadanos en el arranque del curso ha sido la de promover un adelanto electoral en Andalucía.

La cúpula del partido asegura no obstante que en términos estratégicos no le supone una gran ventaja que las elecciones andaluzas se anticipen unos meses y niega cualquier pacto soterrado con Susana Díaz para escenificar una ruptura que dé la excusa a la presidenta andaluza para adelantar. Según estas mismas fuentes, los socialistas no dieron ninguna opción al cumplimiento de lo que restaba del acuerdo y confirmaron así su voluntad de ir pronto a las urnas. De esta forma, el partido de Rivera ha pretendido anticiparse al anuncio de la presidenta andaluza

Más información