Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y PSOE se enfrentan por el recorte en sanidad anunciado por el Gobierno

El PSOE prevé preguntar en la sesión de control sobre los planes en sanidad y educación

La reforma laboral ha sido el primer campo de batalla político de la legislatura entre el Gobierno y el PSOE y se avecina el siguiente: la sanidad. El Ejecutivo del PP ha explicado que prepara un cambio del modelo sanitario porque considera que es insostenible el actual, por el elevado nivel de déficit que arrastra. Donde el Gobierno ve reforma, el PSOE ve recorte de prestaciones.

 Así, el responsable de Sanidad y Asuntos Sociales del PP, José Ignacio Echániz, aseguró ayer en rueda de prensa que los ciudadanos pueden estar “tranquilos” porque no va haber recortes en los servicios que se prestan, sino “ajustes” en gastos “improductivos e innecesarios”.

El primer punto de esa reforma será la igualación de la cartera de servicios que prestan las comunidades autónomas. Esa igualación se producirá eliminando algunas de las prestaciones, lo que para el PSOE supone un claro recorte, por más que el Gobierno eluda esa palabra. Por eso, la secretaria de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez, aseguró ayer que los socialistas defenderán “hasta el final” los derechos públicos sanitarios.

“Es de los servicios públicos más valorados por la ciudadanía y con mayor solidez y calidad”, aseguró la exministra de Sanidad y Exteriores.

“No va haber recortes, sí ajustes porque hay márgenes para el ajuste. Hay márgenes de eficiencia que, bien resueltos, generan holguras para hacer las cosas mejor”, afirmó, en cambio, el dirigente del PP.

Esta batalla llegará esta semana al Congreso, ya que el PSOE tiene previsto introducir en la sesión de control al Gobierno preguntas sobre los próximos recortes planeados, anticipados por el ministro de Economía, Luis de Guindos, a un periódico alemán. También se centrarán en la amnistía fiscal, apoyados por el resto de partidos de la izquierda parlamentaria. El jueves, además, el pleno del Congreso rechazará las enmiendas de totalidad a la reforma del mercado laboral.

En principio, el PP no tiene previsto admitir más que sus propias enmiendas y, en todo caso, negociar el apoyo de CiU, ya que los nacionalistas catalanes respaldan el contenido básico de la norma que provocó una huelga general el pasado 29 de marzo.

El miércoles, el PSOE hará presente en la Cámara el rechazo social a la reforma con la pregunta del líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el pleno: “¿Va a iniciar el diálogo social sobre la reforma laboral?”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >