Una pedagoga española es la voz de los hispanohablantes de Estados Unidos

Isabel Campoy es autora de buena parte de los libros de texto con los que se estudia español en EE. UU. La Academia Norteamericana de la Lengua Española ha dado su nombre a un premio de literatura infantil

Isabel Campoy, en su casa de Alicante junto a sus libros de texto, en 2018.
Isabel Campoy, en su casa de Alicante junto a sus libros de texto, en 2018.PEPE OLIVARES (EL PAÍS)

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la sección Planeta Futuro por su aportación informativa diaria y global sobre la Agenda 2030. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

La concentración de menores que se encuentran a uno y otro lado de la frontera entre México y Estados Unidos supone “un terrible problema”, según la escritora y pedagoga Isabel Campoy. La Administración Biden ha creado un fondo económico cuantioso, de cuya gestión se encarga la vicepresidenta, Kamala Harris, para frenar las migraciones en origen, combatiendo “los graves problemas que azotan a México y Centro América”. Pero siguen llegando niños que deben escolarizarse. En español e inglés. Y, a juicio de Campoy, las instituciones académicas carecen de “fondos suficientes para hacer frente a tanta necesidad”. “He recibido una súplica de los directores del departamento de Educación Bilingüe de la Universidad de San Diego para que mande libros en español”, asegura, “para los programas que se han visto forzados a improvisar para los menores en su frontera”.

Más información
Dejar atrás la adolescencia rumbo a Estados Unidos
El español, segunda lengua de Estados Unidos y discriminada
La gran renuncia de los niños migrantes

Isabel Campoy (Alicante, 1946) puede ser considerada la voz de los hispanohablantes de Estados Unidos. Suyos son buena parte de los libros de texto con los que estudian castellano tanto los nativos que lo adoptan como segunda lengua como los 55 millones de latinos que no quieren olvidar sus raíces al norte del río Bravo. También son suyas varias decenas de libros infantiles y juveniles bilingües en una carrera literaria con la que ha logrado que la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE), una de las 23 que forman la Asociación de Academias de Lengua Española, haya puesto su nombre y el de la coautora de los textos, la cubana Alma Flor Ada, a un premio dedicado a la literatura infantil en español.

No se trata solamente de un problema económico. “Los niños latinos, tengan sus padres o no estatus legal, son obligatoriamente admitidos en las escuelas públicas”, explica Campoy. “El tipo de educación que se les dé, depende a veces no solo del Estado en que residan, sino de la orientación político-pedagógica de sus administradores”, dice. Y la mayoría del profesorado “es blanco y defensor del monolingüismo”.

Portada del libro 'Pío Peep'.
Portada del libro 'Pío Peep'.

La escritora alicantina llegó a Estados Unidos en 1963, con una beca del American Field Service. Tras desarrollar sus estudios de Filología Inglesa hasta doctorarse en Lingüística, en 1994 fue fichada por la editorial Houghton Mifflin Harcourt y se trasladó a San Francisco, donde vive actualmente, con el cometido de crear libros de enseñanza elemental en español para los inmigrantes latinos, “ya que era obligatorio que se les enseñase hasta que aprendieran inglés”.

“La realidad es que uno de cada diez estudiantes en la escuela pública estadounidense es un English learner”, término con el que se identifica en EE. UU. a los alumnos que llegan a la escuela pública hablando otro idioma que no es el inglés, “y aunque la mayoría son de habla hispana, también es numeroso el volumen de estudiantes cuya lengua materna es árabe, chino o vietnamita”. “Esos estudiantes solían vivir en los estados fronterizos, ahora ya están en todo el país”, prosigue la escritora, “sus padres son blue collar, los trabajadores que hacen funcionar la cadena de alimentación, las fábricas, los campos y los servicios públicos”. Mano de obra barata. Y Estados Unidos ya no puede prescindir de estos obreros, ni de sus hijos, asegura la pedagoga.

En Estados Unidos, Campoy se dio de bruces con “el enorme desprecio con que se trataba a los hispanos, a su lengua y su cultura”. “Decían que el español es lo que hablaban los jardineros, los mecánicos, el personal de servicio”, añade. También en el otro lado encontró algo parecido. “Los latinos aceptaban esta crítica y menospreciaban su idioma, hasta el punto de abandonarlo a los tres años de establecerse allí”. Se propuso entonces ejercer una especie de “justicia cultural”. “Un idioma que se hablaba en todo el continente americano cien años antes de que se constituyeran los Estados Unidos no se puede ningunear”, argumenta.

La alicantina es autora de ‘Pío Peep’, un libro bilingüe de nanas infantiles que 23 años después se sigue leyendo y vendiendo

La alicantina descubrió que las madres migrantes “llevaban a cuestas su cultura al atravesar el desierto para cruzar la frontera”. “Sabían canciones infantiles, nanas, dichos y proverbios tradicionales”, declara. Y comenzó a construir el segundo bloque de su carrera literaria, el de los libros infantiles. “Empezamos con las nanas y las canciones de juegos. Eran parte de lo que viajó en los barcos españoles que zarpaban hacia América, con lo que constituía un folclore común en los 21 países de habla hispana”. Así nació Pío Peep, un libro bilingüe que 23 años después, se sigue leyendo y vendiendo.

La intención de Campoy siempre fue favorecer la integración de los migrantes sin que se olvidaran de sus raíces. “Trataba de demostrarles que no se es más americano por olvidar el español, que no se llega más lejos por dominar un solo idioma, el inglés, y que no somos menos por ser latinos”. Una batalla que, en su opinión, “apenas está empezando”. “El sistema educativo norteamericano siempre ha querido hundir el derecho de estudiar en dos idiomas”, asegura, “pero es difícil callar a 55 millones de personas”. Al final, la solución para la preservación de este idioma en tierras norteamericanas estaba en el propio sistema. “EE. UU. es un país capitalista y el mercado en español da beneficios”.

La guerra contra el español no es frontal ni lo será nunca. Los latinos ya no somos solo jardineros. Hasta [Jeff] Bezos, el propietario de Amazon, es de origen español

“La Administración Trump trató de destruir la escuela pública a favor de la privada”, afirma. Pero ni siquiera con el expresidente republicano al mando, Washington se pudo “oponer a la enseñanza en español, porque los americanos quieren aprenderlo”. “Es la lengua que más se estudia en las universidades y no te puedes graduar sin dominar un segundo idioma”, así que “la guerra contra el español no es frontal ni lo será nunca, porque los latinos ya estamos en todas partes. Ya no somos solo jardineros. Estamos en la cumbre. Hasta [Jeff] Bezos, el propietario de Amazon, es de origen español”, espeta.

“Me gustaría que las segundas generaciones de migrantes latinos no se pasaran tan fácilmente al inglés”, sostiene Campoy, “pero llegan en unas condiciones sociales y económicas tan precarias que no ven futuro en mirar hacia atrás y quieren asimilarse rápido a los ciudadanos del país al que tanto les ha costado llegar”. No solo en los niveles básicos. “Las ayudas para la entrada de los latinos a la universidad existen, pero el tortuoso camino hasta llegar a ellas hace que muchos desistan o ni lo intenten”, manifiesta la escritora. “También es cierto que la tenacidad, la dedicación y el interés por una meta tienen aquí recompensas que serían impensables en otros países”, reconoce. La esperanza para todos estos alumnos migrantes, a juicio de Campoy, es el nuevo secretario de Educación, Miguel Cardona. Puertorriqueño, hispanohablante y English learner, Cardona puede cimentar “una era de comprensión y ayuda que ha sido prácticamente inexistente durante décadas”, sentencia la pedagoga.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS