Rezarle a la muerte

Leopoldo María Panero se instaló en Canarias "por razones climáticas" en 1997 Su casa estaba en el hospital psiquiátrico y su actividad literaria, en intercambio cultural con escritores marginales, transcurrió en bares y cafés