Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Los periodistas los prefieren locos

El poeta Leopoldo María Panero, en una fotografía de 1970.
El poeta Leopoldo María Panero, en una fotografía de 1970.

Los ejemplos más o menos ilustres

 —el padre Arolas, Hölderlin,

Dino Campana, Leopoldo María—

no me hacen preferir a los poetas cuerdos

los locos, tan queridos por el público

—el mismo que en el circo, entre los dos payasos,

se queda con el tonto, y es al tonto en el pueblo

al que ríe las gracias—

y por los periodistas. 

La locura convierte al poeta en juguete

indefenso y roto,

y en tierra seca su cerebro,

que los poemas desmenuzan.

¿Qué hubiera escrito, cuerdo, Hölderlin

la mitad de su vida

en que apenas si pudo balbucear?

No hay más locura válida

que la que guía al cuerdo.

Jesús Munárriz es poeta y editor de Panero en Hiperión.

Panero por tierra, mar y aire

POESÍA:  Por el camino de Swan (1968).

Así se fundó Carnaby Street (1970).

Teoría (1973).

Narciso en el acorde último de las flautas (1979).

Last River Together (1980.

El último hombre (1984).

Poemas del manicomio de Mondragón (1987).

Contra España y otros poemas no de amor  (1990).

Locos (1992).

Heroína y otros poemas (1992).

Guarida de un animal que no existe (1998).

Locos de altar (2010).

NARRATIVA: El lugar del hijo, Dos relatos y una perversión o Palabras de un asesino.

ENSAYO: Aviso a los civilizados, Mi cerebro es una rosa y Prueba de vida. Autobiografía de la muerte.

Más información