Lugares mágicos donde celebrar el solsticio de invierno de 2021

Los rituales paganos asociados al día más corto del año son el origen de muchas de las fiestas alrededor de la Navidad

Círculo megalítico de Stonehenge, el misterioso anillo de monolitos de piedra que se alza en la llanura de Salisbury, al sur de Inglaterra.
Círculo megalítico de Stonehenge, el misterioso anillo de monolitos de piedra que se alza en la llanura de Salisbury, al sur de Inglaterra.Peter Adams (Getty)

El invierno astronómico comenzará el 21 de diciembre a las 16:59, hora peninsular española, marcando la noche más larga del año en el hemisferio norte (y el día más largo del año en el hemisferio sur). Durante unos días antes y después del solsticio, la trayectoria del Sol por el cielo parece detenerse; de ahí el nombre de este fenómeno astronómico (del latín solstitium derivado de sol y sistere “permanecer quieto”), algo que ocurre porque la Tierra gira inclinándose sobre su eje como una peonza en un ángulo que determina cuánta luz recibe cada región del planeta en un momento de su órbita. La nueva estación durará 88 días y terminará el 20 de marzo de 2022 con el comienzo de la primavera.

Chamanes de Mongolia en una ceremonia relacionada con el solsticio.
Chamanes de Mongolia en una ceremonia relacionada con el solsticio.Kevin Frayer (Getty)

Ansia de luz 

Desde tiempo inmemorial, los solsticios han ido asociados a cultos solares y ritos de fecundidad. Las danzas en las hogueras expresan el anhelado regreso del sol. Y tras los alumbrados callejeros, las velas navideñas o la Janucá judía se esconden antiguos conjuros para invocar a la luz. Los romanos festejaban el solsticio de invierno —y su promesa implícita de renacimiento: el momento en el que los días cada vez más cortos vuelven a alargarse— con las Saturnales, que se celebraban entre el 17 y el 24 de diciembre con grandes banquetes, disfraces e intercambio de regalos, y donde se invertían los roles sociales: los amos servían a los esclavos y los esclavos a los amos.

Fiesta de Els Enfarinats de Ibi (Alicante), el 28 de diciembre, inspirada en las saturnales de la antigua Roma.
Fiesta de Els Enfarinats de Ibi (Alicante), el 28 de diciembre, inspirada en las saturnales de la antigua Roma.Pablo Blazquez Dominguez; (Getty)

Mascaradas de invierno

En España el ansia de luz se refleja en las mascaradas de invierno, como las que se celebran el 26 de diciembre en varios pueblos de la provincia de Zamora, con personajes esperpénticos como el Zangarrón de Sanzoles, la Filandorra de Ferreras de Arriba o el Tafarrón de Pozuelo de Tábara; fiestas como Els Enfarinats de Ibi (Alicante), el 28 de diciembre, inspirada en las saturnales de la antigua Roma, o el Guirria de Beleño, cada 1 de enero en el concejo asturiano de Ponga.

Vista aérea de Stonehenge cubierto por la nieve.
Vista aérea de Stonehenge cubierto por la nieve.Chris Gorman (Getty)

Hadas y druidas

El solsticio de invierno también actúa como un imán para iluminados, newagers, neojipis, druidas y curiosos, que suelen acudir a cientos al círculo megalítico de Stonehenge, el misterioso anillo de monolitos de piedra que se alza en la llanura de Salisbury, al sur de Inglaterra (a unos 150 kilómetros del centro de Londres). Construido entre finales del Neolítico y principios de la Edad del Bronce, sus estructuras están alineadas para marcar la salida y la puesta del sol durante los solsticios de invierno y de verano, señalando así el inicio del tiempo de la siembra y de la cosecha. Sonehenge abrirá la mañana del 22 de diciembre con estrictas medidas anti covid.

Túmulo funerario de Newgrange, en Irlanda.
Túmulo funerario de Newgrange, en Irlanda.Ita Pentony (Getty)

La magia del sol se repite en otros monumentos megalíticos, como el sobrecogedor túmulo funerario de Newgrange, en Irlanda, 500 años anterior a las pirámides de Egipto, donde los rayos del sol naciente inundan de luz la cámara funeraria durante 17 minutos, o el crómlech o círculo de piedras de Castlerigg, en Keswick (Inglaterra), con los hermosos collados de Cumbria como telón de fondo.

El 21 de diciembre, el sol penetra en el tenebroso interior del tholos (cámara subterránea circular) de El Romeral, uno de los tres megalitos del conjunto arqueológico dólmenes de Antequera (Málaga). Este fenómeno mágico se repite en el vecino dolmen de Menga durante el solsticio de verano, cuando su orientación hacia el noreste (mirando a la Peña de los Enamorados) provoca que los rayos del sol lleguen al amanecer hasta las losas de su lateral derecho.

Solsticio de invierno en el templo de Karnak, en Luxor (Egipto).
Solsticio de invierno en el templo de Karnak, en Luxor (Egipto).

Tierra de faraones

El sol se eleva detrás del templo de Karnak, en Luxor, durante la alineación del amanecer del solsticio de invierno con la Gran Avenida de las Esfinges, que conecta el templo de Karnak, consagrado al dios solar Amón-Ra, con el de Luxor. Y en la ribera occidental del Nilo, los colosos de Memnón, dos gigantescas estatuas de piedra que representan al faraón Amenhotep III situadas en la ribera occidental del Nilo, están perfectamente alineadas con el orto solar.

Sobre la firma

Isidoro Merino

Redactor del diario EL PAÍS especializado en viajes y turismo. Ha desarrollado casi toda su carrera en el suplemento El Viajero. Antes colaboró como fotógrafo y redactor en Tentaciones, Diario 16, Cambio 16 y diversas revistas de viaje. Autor del libro Mil maneras estúpidas de morir por culpa de un animal (Planeta) y del blog El viajero astuto.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS