Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La esencia del Moncalvillo

La esencia del Moncalvillo

En el centro de La Rioja, cerros y dehesas altas, arenas fértiles y cepas de uva fina esconden una tradición familiar: el vino supurao.

MIGUELITO corre por Sojuela desde niño. Cerca de Logroño, el pueblo razona su ser en el policultivo a la vera de la sierra de Moncalvillo: cereales, olivos y cepas, sotobosque y riqueza biológica. El niño creció y, ya hombrón, Miguel Martínez desarrolló junto a la familia valentía, pasión y amor por las tradiciones. Su vino tinto Supurao nace de su vocación por contar esa Rioja rural: los racimos enteros de tempranillo cuelgan de los techos. Las uvas maduran, se arrugan y concentran sabores hasta la pasa. Con la primavera, la segunda cosecha sucede en casa: el mosto, muy dulce, fermenta con lentitud, conserva azúcares y la memoria viva de la fruta que fue. Es un vino único (solo 12% de alcohol) hecho de suavidad y delicadeza, humedad y ligereza, amabilidad y rito ancestral. Almendras tostadas, orejones de melocotón, pepitas que explotan en la boca con la carne suculenta de la pasa rehidratada. La historia tiene también sus sabores y Supurao 2015 los transmite como pocos. 

Ficha técnica

Bodegas Ojuel, Supurao 2015
– DOC Rioja, 12%. En Sojuela (La Rioja), suelos de arenas fértiles con tempranillo se cultivan en ecológico. Los racimos enteros se cuelgan en invierno para que la uva mude a pasa. El mosto, prensado ligero, fermenta en acero, pero conserva parte de sus azúcares. Se embotella con ligero filtrado y sulfitado. Precio: unos 21 euros (37,50 centilitros).
Sensaciones
– Higo pajarero con harina, otoño y humus, dulce de membrillo. Reposa la corteza de naranja en su aguardiente. Canela y clavo.
A través del cristal
– Molde de hornear, pala y cucharitas de cerámica y copas para vino dulce. Todo de Habitat.