Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Música en la vegetación

Música en la vegetación

En el origen de las cosas habita la mezcla. De sus raíces surge la esencia.

EN LA LENGUA yoruba que los afroamericanos hablaban en Cuba, irakere significa “vegetación”. Los músicos que, con Chucho Valdés a la cabeza, crearon un grupo musical con ese nombre aspiraban a redescubrir las raíces que hicieron crecer a su pueblo a través de la mezcla de sonidos africanos, europeos y americanos. El ritmo de la vida y los hallazgos poblaron sus discos de la misma forma que el descubrimiento de sabores antiguos resuena en el vino que los hermanos Josep y Joan d’Anguera y su amigo Joan València dedican a Chucho. Irakere 2015 es flor de melocotón y de uva, goloso en el olfato, austero y rústico en el trago. El carácter de sus uvas se percibe como el sonido de las campanas, transparente: agreste y profunda es la voz de la cariñena; adornada de cereales la del macabeo, y fragante y atiplada por la grosella madura la de la garnacha. Es un vino atractivo y discreto. Ciruelas de fraile y pan de payés entre zarzamoras. 

Ficha técnica

D’Anguera & València, Irakere 2015
– Cellers Joan d’Anguera en colaboración con Joan València. Product of Spain, 12,7%. En Darmós (Montsant, cerca del Ebro), viñas en calcáreo y suelo de aluvión tratadas en biodinámica. Racimos enteros de garnacha y cariñena fermentan por separado de los de macabeo, siempre con levaduras propias. Doce meses en barricas de 225 litros de roble francés. Sin sulfitos añadidos. Precio: sobre los 16 euros.
Sensaciones
– Las laderas del pueblo de Darmós muestran la amabilidad del policultivo, tuteladas de cerca por su dios río, el Ebro.
A través del cristal
– Bandeja y portavelas de cerámica de IDdesign. Copas de la serie Arpèges
de Cristal de Sèvres.