Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España pasa examen ante la ONU: ni aprueba ni suspende, promete

La delegación española en Nueva York para la revisión voluntaria ante las Naciones Unidas en cuanto al grado de cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible muestra un país con retos pendientes, pero comprometido a mejorar

España pasa examen ante la ONU: ni aprueba ni suspende, promete

"Después de escalar una gran colina, uno se encuentra que solo hay muchas más por escalar". Lo dijo Nelson Mandela. Este miércoles 18 de julio, día en el que se ha conmemorado el centenario del nacimiento del líder africano, España encumbró una montaña: se examinó ante las Naciones Unidas en cuanto al grado de consecución de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para lograr un mundo más justo y un planeta habitable en 2030. Pasado el trámite en Nueva York, ahora tiene por delante la cordillera. Toca cumplir con lo prometido.

La promesa del presidente del Gobierno, recogida en el Plan de Acción para el Desarrollo Sostenible y en un vídeo que se ha proyectado ante el Foro Político de Alto Nivel en el que los países se someten al escrutinio de sus pares en la ONU, es que transformará España para que cumpla su parte. Los ministros de Exteriores, Josep Borrell, la de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y la alta comisionada para la Agenda 2030, Cristina Gallach, han sido los encargados de contarle al mundo en qué consistirá esa transformación, cuáles son los principales retos del país y cómo se pretende vencerlos.

"La sanidad y la educación son derechos universales y tenemos la esperanza de vida más alta de la Unión Europea. Crecemos a un 3%, dejando atrás una dura crisis. En lo que respecta a calidad democrática superamos a muchos otros países europeos e incluso a EE UU. España es un país seguro y creemos firmemente en el multilateralismo". Todo apuntaba a que el discurso de Borrell iba a ser complaciente hasta que llegó al capítulo de la dura realidad. La mejora de la economía no llega a los más desfavorecidos y hay elevados niveles de desigualdad, así como un "porcentaje inaceptable de población en situación de pobreza y riesgo de exclusión". Concretamente, 12 millones de habitantes (26,6%). No se olvidó el ministro de mencionar la violencia de género, los problemas en la gestión del agua, la despoblación de las zonas rurales y la vulnerabilidad ante el cambio climático.

Un estudio de la Sustainable Development Solutions Network (SDSN) de la ONU revela que España no aprueba en ningunos de los objetivos y está en el puesto 25 del mundo en grado de cumplimiento de los ODS. Incluso en los temas en los que parece que el país está bien y que se dan por superados, por ejemplo, el acceso universal a educación de calidad (ODS 4), "la tendencia es preocupante", matizaba Ribera minutos antes del examen en un encuentro con periodistas. "Se va perdiendo en calidad y en términos de igualdad de oportunidades", señalaba.

"Y vemos en ODS una oportunidad para construir una nueva España", aseguró Borrell. Uno de los primeros pasos dados en este camino, ha sido la creación de un Alto Comisionado para la Agenda 2030, encargado de la coordinación de las actuaciones para el cumplimiento de los objetivos y que depende de Pedro Sánchez. Una petición que las organizaciones de la sociedad civil habían reclamado desde que se aprobaron los ODS en septiembre de 2015 en la ONU. "El presidente del Gobierno me dijo que hay que ir a por todas, que este es un proyecto de país y lo vamos a conseguir", reveló la responsable de este organismo, Cristina Gallach a las entidades con las que se reunieron horas antes de la comparecencia pública para escuchar sus preguntas y demandas. 

Vemos en Objetivos de Desarrollo Sostenible una oportunidad para construir una nueva España

Josep Borrell, ministro de Exteriores

¿Ahora qué? Esta fue una de las preguntas recurrentemente formulada por las organizaciones a los representantes políticos en la sala y que también pudieron expresar, más brevemente, en el plenario donde se examinó oficialmente España. ¿Cuáles serán los siguientes pasos? ¿En qué plazos? ¿Cómo se va a mejorar la situación de los más vulnerables y resolver los problemas que esboza el Plan de Acción para el Desarrollo Sostenible?

"Empieza la hora de la verdad. Que este plan se ponga en marcha y combinar la mirada larga con los resultados a corto plazo", pidió Leire Pajín, directora de desarrollo internacional del Instituto de Salud de Barcelona (ISGlobal), organización impulsora del encuentro junto con Futuro en Común (que aglutina a más de 50 ONG) y la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS).

Borrell citó algunas de las medidas que ya se han adoptado con tal propósito. "El Gobierno español está formado por una clara mayoría de mujeres, 11 de 17; se ha creado altos comisionados para la Agenda 2030 y contra la pobreza infantil dependientes del presidente del Gobierno. Hemos restaurado un ministerio de Igualdad y hemos mostrado solidaridad con los inmigrantes de una manera simbólica acogiendo el barco Aquarius", recalcó. Por su parte, Ribera afirmó que "antes de final de año" llevará al Congreso la Ley de Cambio Climático y el Plan Nacional Energético.

Para todo lo demás —garantizar empleos decentes, incorporar a los jóvenes al mercado laboral, erradicar la discriminación de género de la sociedad española, asegurar que todos tienen una alimentación saludable, preservar el medio ambiente, reducir las emisiones de CO2... y así hasta 134 retos que se han medido— hará falta promulgar nuevas leyes o reformular las que existen. La hoja de ruta, con metas específicas y fechas de cumplimiento se concretarán en la Estrategia Nacional de Desarrollo Sostenible que estará lista en 2019. No hay tiempo que perder, el año que viene toca examen otra vez y el ministro de Exteriores ha manifestado la predisposición de pasar la prueba regularmente para exponer los progresos realizados. "Sentimos la presión y la necesidad de ser rápidos. Tenemos que combinar la urgencia con la profundidad", expresó la alta comisionada para la Agenda 2030.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, durante el examen de España ante la ONU en el Foro Político de Alto Nivel.
El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, durante el examen de España ante la ONU en el Foro Político de Alto Nivel. EFE

"Esto pasa por aumentar el presupuesto para quienes están en peor situación y realizar reformas estructurales en el ámbito fiscal y laboral para ser capaces de financiar esas políticas", advirtió Cristina Linaje, responsable de Agenda 2030 de Cáritas de España. En este sentido, en su papel de ministro de Exteriores, Borrell avanzó su predisposición a "recuperar" la política de cooperación al desarrollo tras haber pasado por "un bache profundo". Esta partida ha sufrido un recorte del 70% desde el comienzo de la crisis en 2008 hasta 2016.

Teresa Ribera recalcó que, a diferencia del consenso que despierta entre las organizaciones de la sociedad civil el aumento de los niveles de ayuda internacional, "habrá objetivos que entrarán en contradicción y habrá que llegar a acuerdos". Una vez alcanzados e implementadas las políticas, será el momento de la evaluación. No solo en las Naciones Unidas, sino ante la sociedad española y en busca de la eficacia, agregó la ministra. "Hay que hacerlo para corregir lo que no funciona y reforzar o acelerar lo que sí".

El prerrequisito para ello es que se disponga de datos suficientes y fiables. También en este sentido hay deberes por hacer. "El INE ha hecho un gran esfuerzo, pero es verdad que nos faltan datos; hay cuestiones que son invisibles", reconoció. Un ejemplo es que no se conoce cuánto tiempo dedican hombres y mujeres a trabajos domésticos y de cuidados no remunerados. "Esencial para conocer la situación de desigualdad de género", en opinión de Gallach. Las estadísticas serán la herramienta para saber el punto de partida y los problemas que hay que resolver. Y mucho más: "Los indicadores son importantes para saber qué significa lo que estamos haciendo y cómo acertar en la toma de decisiones". En 2030 será el examen final y entonces sí, se verá si España aprueba o no. Si se cumplieron las promesas.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información