Zapatero corteja al PNV y Rajoy cree que canjea competencias por votos

El presidente incluye entre las reformas la de la política activa de empleo

El Gobierno negocia con el PNV su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado para 2011 y el PP intenta rentabilizar las cesiones que pueda hacer el Ejecutivo para desgastarle y mostrarle como débil ante las minorías. José Luis Rodríguez Zapatero lanzó ayer guiños y cortejó al PNV en el Pleno del Congreso, y Mariano Rajoy le advirtió de que "no haga daño a España cambiando votos, para mantenerse, por transferencias".

"Necesitamos la colaboración de distintos grupos parlamentarios, y su grupo tiene bastante que decir" en la negociación de Presupuestos, le dijo Zapatero al portavoz del PNV, Josu Erkoreka, en la primera sesión de control al Gobierno tras las vacaciones. La única posibilidad de aprobar esas cuentas es tener el apoyo de los nacionalistas vascos y, en paralelo a la discreta negociación, el Gobierno se dispone a desplegar la maniobra de cortejo al PNV. Las dos partes dan por hecho que hasta el último momento no se cerrará el probable acuerdo, pero antes el PNV mantendrá su amenaza de presentar enmienda de totalidad a principios de octubre y mantener la labor de desgaste a Patxi López, presentándose como el único partido que logra acuerdos para el País Vasco.

Más información

Para ese acuerdo podría utilizarse la Ley de Economía Sostenible como una especie de ley de acompañamiento o de ley ómnibus, según fuentes socialistas y del PNV. Josu Erkoreka preguntó al jefe del Ejecutivo por los recortes en las partidas de Investigación y Desarrollo que, según un informe de la UE, sitúan a España entre los países con menor inversión por ese concepto. Zapatero le respondió asegurando que en el proyecto de Presupuestos, dentro de la reducción "general" del gasto que se hará en 2011 para disminuir el déficit, las partidas de I+D+i y la de educación serán las menos afectadas.

Luego, el líder del PP preguntó a Zapatero sobre la crisis, acusándole de incoherencia, de rectificaciones continuas y dejando claro que el principal partido de la oposición se empleará a fondo en intentar desgastar al Gabinete por la negociación de los Presupuestos. Rajoy advirtió a Zapatero que no ceda competencias al País Vasco a cambio de obtener votos del PNV, que el Ejecutivo necesita para aprobar los Presupuestos y no adelantar las elecciones.

El líder del PP mantiene la música del curso pasado, centrado en las acusaciones de falta de iniciativa del Gobierno, pero a la letra le ha sumado la estrofa de la supuesta cesión ante los nacionalistas. "Usted ha pasado de no hacer nada a hacer una cosa, a hacer la contraria y luego la contraria de la contraria", le dijo Rajoy a Zapatero y este le respondió casi palabra por palabra lo mismo que le dijo justo antes de las vacaciones: "Le pido que nos presente ya esas 50 medidas que está esperando todo el mundo para poder colaborar y discutirlas; y, dos, que mantenga una actitud constructiva, que seguramente le vendrá bien a la economía y a España".

El presidente se ciñó a su propósito de aprobar la agenda de reformas, que incluye la del mercado financiero, la laboral y la de las pensiones. Y añadió la de "las políticas activas de empleo, para intentar que los servicios públicos sean mucho más eficaces".

El argumento de Rajoy lo remachó luego la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, acusando al Gobierno de "sumisión parlamentaria".

El ministro José Blanco conversa en el Congreso con los diputados del PNV Josu Erkoreka (izquierda) y Pedro Azpiazu.
El ministro José Blanco conversa en el Congreso con los diputados del PNV Josu Erkoreka (izquierda) y Pedro Azpiazu.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 09 de septiembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50