Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hugo Chávez nacionaliza las cementeras de Venezuela

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció que nacionalizará las empresas de cemento para que el producto sea utilizado por el mercado interno y realizar mejoras en los sistemas de protección del medio ambiente. La medida afectará a las corporaciones extranjeras Cemex, de México, y Lafarge, de Francia, que poseen las mayores plantas y sistemas de distribución del país.

"Vamos a nacionalizar la industria del cemento a partir de este instante. Tómense todas las medidas jurídicas y económicas para nacionalizar en el corto plazo toda la industria cementera nacional, todo lo que fue privatizado", dijo el presidente venezolano en una sesión de su Gabinete que fue transmitida en directo por radio y televisión.

Chávez había advertido el año pasado que procedería a nacionalizar esta industria si continuaba presentándose la situación de desabastecimiento del mercado interno, que ha afectado a varias obras públicas y frenado los planes de vivienda del Gobierno. "Ya basta, esas empresas se dedican a exportar su producto y aquí escasea el cemento, vamos a pagarles lo que cuesten esas plantas para acometer un plan de desarrollo tecnológico. Es un sector estratégico y debe estar en manos del Estado", subrayó.

Chávez indicó que también emprenderán los cambios necesarios para que las plantas causen menos daños ecológicos. "Esas empresas no han invertido en protección del medio ambiente. Claro, son capitalistas, lo que les interesa es la ganancia, no les importa los daños que causen", comentó.

Según diversos cálculos elaborados a finales de 2007, el déficit de cemento en el mercado interno venezolano alcanzaba el 42% de la demanda, mientras las empresas destinaban más de 50% de su producción a la exportación.

Mientras tanto, el Gobierno mexicano exigió ayer explicaciones a Chávez, y anunció que llamará a consultas al embajador de Venezuela para que dé detalles sobre las intenciones de Caracas, ya que quiere proteger los intereses de las empresas mexicanas en el extranjero.

Las autoridades francesas, por su parte, señalaron también que esperan "precisiones" del Gobierno de Chávez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de abril de 2008