Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El triunfo de un escritor comprometido

Los jurados del Cervantes dejarán de ser elegidos por el dedo político

Academias, universidades y medios de prensa tomarán parte en la decisión

Las supuestas interferencias políticas que históricamente se han atribuido al Premio Cervantes en particular, y en general a los galardones nacionales que se otorgan bajo el mantel del Ministerio de Cultura, serán más improbables a partir del próximo enero.

Hasta ahora, ocho de los 11 miembros eran elegidos desde el propio ministerio

El ministro de Cultura, César Antonio Molina, tendrá entonces aprobado un decálogo de normas con el que pretende que se rija la elección de los miembros de esas convocatorias, que, en algunos casos, han levantado amplia polvareda. "Se van a revisar todos los jurados de los premios nacionales; nadie duda de la capacidad de los anteriores, pero hay que adaptarse a los tiempos en aras de buscar el máximo acierto y consenso posible", aseguró ayer el titular del ministerio tras anunciar el fallo del Cervantes.

Esta decisión está relacionada con el código de buenas prácticas impulsado por el propio Molina para la elección de responsables de organismos dependientes de su ministerio, como la Biblioteca Nacional y el Centro de Arte Reina Sofía. El código surge, a su vez, del Plan de Modernización de las instituciones culturales, que cuenta ya con el visto bueno del Consejo de Ministros.

"Se habían alzado muchas voces sobre el hecho de que el Cervantes tenía una estructura con marcado carácter gubernamental y es cierto que ocho de los 11 miembros eran designados por distintos departamentos del Gobierno, por lo que parecía poco oportuno seguir así", reconoció el director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, a la sazón portavoz del jurado de ayer, y a quien Molina solicitó una propuesta de remodelación para ese galardón literario.

Que el mayor número de miembros posibles fueran designados por entidades de carácter electivo y que hubiera una presencia significativa de la realidad hispanoamericana fueron los dos principios rectores que guiaron las sugerencias de la RAE, según su director, quien recordó que "el Cervantes no es del Gobierno socialista ni del popular, sino que viene de la época de la UCD".

Fruto de todo ello, y a falta sólo de que el esquema sea validado por los servicios jurídicos del ministerio, el próximo jurado del Cervantes estaría compuesto por el director de la Real Academia Española o en quien éste delegase; dos directores de academias hispanas (uno del área de México y Caribe y otro de Suramérica), con la misma facultad de delegar en algún otro de los miembros de sus respectivas entidades; los tres últimos ganadores del Premio Cervantes; dos catedráticos de Filología Española (escogidos uno por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas y otro por la Unión de Universidades de América Latina); el presidente de la Asociación Internacional de Hispanistas y dos representantes de suplementos culturales de diarios, uno de ellos hispanoamericano.

"Coherente con nuestra línea, se trata de incorporar a la sociedad civil a la gestión de la cultura", apuntó César Antonio Molina, quien aseguró que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, estaba "totalmente de acuerdo" con estas medidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de noviembre de 2007