Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La RAE acoge a un escritor audaz y elegante

Javier Marías entra en la Academia

El autor de 'Tu rostro mañana' fue elegido en la primera votación y ocupará el sillón R

Más de dos tercios de los académicos en posesión de plaza votaron ayer, y Javier Marías (Madrid, 1951) fue elegido nuevo miembro de la Real Academia Española. Ocupará el sillón R, que quedó vacante al morir en marzo de 2004 Fernando Lázaro Carreter. Había sido propuesto por Gregorio Salvador, Arturo Pérez-Reverte y Claudio Guillén. Con Marías llega a la Academia uno de los escritores más leídos y traducidos de nuestra lengua (a 34 lenguas), el maestro de una prosa sofisticada que ha encandilado a millones de lectores y que ha brillado no sólo por su riqueza literaria, sino por la hondura de sus propuestas morales y su radical capacidad de riesgo.

Javier Marías (Madrid, 1951) fue elegido ayer para ocupar el sillón R de la Real Academia Española en la primera votación por más de dos tercios de los miembros en posesión de plaza. Había sido propuesto por Gregorio Salvador, Arturo Pérez-Reverte y Claudio Guillén y ocupará la vacante que dejó Fernando Lázaro Carreter al morir en marzo de 2004. Fue Guillermo Rojo, secretario de la RAE, el que dio la noticia y comentó que fueron 31 los académicos los que asistieron a la cita, que seis enviaron su voto por correo y que, al ser favorables al ingreso dos tercios del total de miembros, no hizo falta una segunda votación. Celebró, además, que un escritor "tan leído" y "tan traducido" (a 34 lenguas y publicado en 44 países) vaya a enriquecer los múltiples desafíos en los que está inmersa la institución.

"No seré menos chinche ni menos 'pestífero', como dicen los italianos"

"En la RAE hay pocas mujeres, y espero que eso cambie poquito a poco"

MÁS INFORMACIÓN

Justo una hora después de producirse la votación, Javier Marías se encontró con los periodistas en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. "Es un verdadero honor que una institución laica, culta e independiente me acoja como miembro. Tiene tres siglos de antigüedad y en toda su historia ha dado numerosísimos motivos de satisfacción. Ha sido independiente durante todo el franquismo. Mi padre, muerto hace seis meses, permaneció en la Academia durante 40 años. Por eso es para mí un honor por partida doble".

El nuevo académico contó que la primera propuesta le llegó hace 12 años, "lo agradecí pero estando mi padre consideré que no era correcto. No quería que nadie le acusara de nepotismo, algo que él aborrecía con todas sus fuerzas. Dije entonces que mientras estuviera él vivo había suficientes Marías en la Academia".

Con Marías, la Academia incorpora a un maestro del estilo, a un escritor que ha hecho de la frase, de su construcción y de sus ritmos internos, un arma de primer orden para provocar el discurso, para convocar los fantasmas de cada lector, para hurgar las heridas morales de una época desnortada, para celebrar la aventura o el sexo o el amor o el riesgo, para reconstruir y recuperar la memoria torcida de nuestra historia más reciente, acaso simplemente para encandilar.

Sobre el discurso que tendrá que pronunciar cuando formalmente pase a ser miembro de derecho, y sobre el trabajo que desarrollará en la institución, explicó que no ha pensado aún gran cosa. "Voy a ver qué tipo de trabajo me piden. En la Academia hay muchos expertos en diferentes campos y los escritores somos los menos útiles. Pero sí adelanto que estaré muy atento a los anglicismos innecesarios. Y sé que el plazo para el discurso es muy extenso. No será nunca antes de que concluya el tercer volumen de Tu rostro mañana".

El ocupante del sillón R añadió que de este tercer volumen lleva escrito la mitad y que éste será el más largo de los tres, y que no sabe cómo se titulará pero que llevará incluida la palabra veneno.

Marías dijo que ni le agrada ni le desagrada ser elegido el mismo día que Zapatero ha anunciado las conversaciones de paz con ETA. "También es el día de san Pedro y san Pablo. Son todo coincidencias".

Contó que supo el resultado de la votación por el director de la Academia, Víctor García de la Concha, quien le explicó que había sido elegido en la primera votación por dos tercios de los asistentes. Añadió que había pasado el día tranquilo tratando de escribir una nueva página de la novela. "Pero no he podido terminarla porque me he tenido que afeitar para estar con ustedes, cosa que hubiera hecho aunque no hubiera salido elegido y porque como vivo cerca del Ayuntamiento me he encontrado con una de las múltiples y ruidosísimas manifestaciones que cada día hay contra el alcalde Ruiz-Gallardón".

A la pregunta de si la elección como académico afectará al reino de Redonda y a su vida en general, dijo que no. "No creo que me afecte. No seré menos chinche ni menos pestífero, como dicen los italianos. Me han aceptado como soy y no cambiaré. Sé de algunos que incluso se han casado pero no creo que me dé ningún ataque de ese tipo".

Concluyó con un elogio de la libertad que siempre ha presidido la Academia. Le contaron que cuando en 1963 el secretario de entonces le comentó a Franco que se iba a presentar Julián Marías, éste respondió que lamentaba esa candidatura pero que no podía hacer nada. Y es que la Academia guardó incluso las plazas de los exiliados, como fueron Madariaga o Ayala. ¿Algo malo de la Academia? "Pues que nunca fuera miembro de ella María Moliner, autora individual de uno de los mejores diccionarios del español. Hay pocas mujeres y espero que eso cambie poquito a poco".

El director de la RAE, Víctor García de la Concha, comentó que Marías es uno de los escritores que forman parte del canon y que sus aportaciones serán riquísimas. Preguntado por un periodista si no había habido presiones del grupo PRISA para el ingreso de Marías, De la Concha contestó rotundamente: "Esa pregunta es casi un insulto, los académicos que han votado son muy heterogéneos".

Actualmente son 42 los académicos en posesión de su plaza, hay uno que está pendiente de pronunciar su discurso de ingreso (el médico Pedro García Barreno) y, desde ayer, se ha cubierto una de las tres que estaban vacantes (faltan por hacerlo las de Alonso Zamora Vicente y Julián Marías).

Javier Marías publicó en 1971 su primera novela, Los dominios del lobo (dedicada a Juan Benet), cuando tenía 19 años. Desde entonces forma parte del paisaje de la narrativa española y ha otorgado a ese paisaje una profundidad llena de matices, una hondura y densidad poco frecuentes, una originalidad en los tratamientos y las perspectivas, y una singular consistencia.

Todas las almas (1989), Corazón tan blanco (1993) y Mañana en la batalla piensa en mí (1996) llevaron la riqueza de la escritura de Marías al gran público. En 1998, en uno de los momentos de mayor éxito de su carrera, no dudó en aventurarse por nuevos caminos y publicó Negra espalda del tiempo, donde ensayaba nuevos recursos. Es lo que ha continuado haciendo en Tu rostro mañana, esa larga narración en la que todavía está embarcado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de junio de 2006