Evo Morales se incorpora a la alianza "antiimperialista" de Chávez y Castro

El presidente venezolano anuncia que suministrará dinero y combustible a Bolivia

"Ha llegado un tiempo nuevo, el tiempo de los pueblos latinoamericanos", dijo el presidente electo de Bolivia, Evo Morales, momentos después de llegar a Caracas para reunirse con el presidente venezolano, Hugo Chávez y sumarse a la "lucha antiimperialista" de Venezuela y Cuba. El encuentro fue fructífero: Chávez anunció que donará a Bolivia 27 millones de euros para obras sociales y que suministrará todo el combustible que consume el país andino. Morales proseguirá hoy viaje a España, en una gira que arrancó con una visita relámpago a La Habana.

Más información

Morales llegó al aeropuerto internacional Simón Bolívar procedente de La Paz en una aeronave de Cubana de Aviación. Chávez lo recibió personalmente ante la escalerilla y encabezó la ceremonia de presentación de su tren ministerial y un pase de revista a una parada militar, honores habitualmente reservados a los jefes de Estado en funciones. Antes de comenzar los actos, Chávez subió al avión y estuvo conversando en privado con Morales unos diez minutos.

En un breve contacto con la prensa, el futuro presidente boliviano aseguró que, con su elección, "Bolivia se suma a la lucha antiliberal y antiimperialista de los pueblos latinoamericanos".

Posteriormente, Chávez y Morales firmaron la llamada Declaración de Venezuela, que proyecta una intensa cooperación bilateral. De entrada, está listo un acuerdo para intercambiar 150.000 barriles mensuales de combustible diesel por productos agrícolas, un negocio que implica unos 130 millones de euros al año. Chávez también anunció una donación para programas educativos y de salud por un monto de unos 27 millones de euros. Además Venezuela expresa su disposición a apoyar a Bolivia para que mejore su explotación energética y convoque una Asamblea Constituyente que permita "refundar la república", a semejanza de lo realizado por Chávez, que convocó a una constituyente el primer día de su mandato, el 2 de febrero de 1999.

Bolivia posee, después de Venezuela, la segunda mayor reserva gasífera del subcontinente. Morales ha expresado su determinación de nacionalizar la producción y el comercio del gas, lo que ha generado incertidumbre entre las empresas petroleras con inversiones en Bolivia.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El acto de clausura de la breve visita, de ocho hora de duración, se celebró en el palacio de Miraflores y tuvo un invitado sorpresa: el candidato presidencial peruano Ollanta Humala, ex golpista que recientemente ha pasado a encabezar los sondeos de intención de voto para las elecciones de este año.

"Quijotadas" juveniles

Chávez presentó públicamente al militar peruano y calificó su intentó de alzamiento de 2000 como "una quijotada" de la "juventud militar peruana". Interrogado sobre las expectativas de triunfo de Humala, Morales destacó la importancia de "la unidad de los movimientos sociales" para que las "tendencias revolucionarias" avancen en la región.

Previamente al encuentro de ambos dirigentes, Chávez explicó que había leído el programa de 10 puntos que tiene previsto aplicar Morales y consideraba que hay posibilidades de que Venezuela coopere en cada uno de ellos. Por ello, al presentarle a sus ministros, Chávez les dio instrucciones de mantenerse en contacto con quienes serán sus homólogos bolivianos. "Espero que, modestamente, podamos ayudar a Bolivia en su lucha por recuperar la dignidad", dijo.

A lo largo de la crisis política boliviana y en especial durante la campaña electoral, las visitas de Morales a Caracas provocaron gran malestar en el Gobierno y en el resto de los partidos bolivianos, que acusaron a Chávez de injerencia en los asuntos internos y de financiar al entonces diputado y dirigente cocalero. A pesar de sus proclamas "antiimperialistas", Morales dijo que espera tener buenas relaciones con EE UU, y que eso dependerá de si ese país entiende que a él le corresponde "defender los intereses de su pueblo". [Simultáneamente, Sean McCormack, portavoz del Departamento de Estado, dijo que Washington estaba "deseoso de trabajar con el Gobierno boliviano" en la agenda de "buen gobierno, transparencia, lucha anticorrupción y promoción del libre comercio", informa Europa Press].

Morales y Chávez visitaron el Panteón Nacional, donde colocaron una ofrenda floral ante la tumba del Libertador Simón Bolívar. Además, el presidente electo boliviano lo hizo ante el lugar donde, simbólicamente, reposan los restos de Guacaipuro, un cacique indígena que prefirió inmolarse antes que entregarse a los conquistadores españoles.

Evo Morales (en el centro, con una banda con los colores de Venezuela) y Hugo Chávez, ayer en Caracas.
Evo Morales (en el centro, con una banda con los colores de Venezuela) y Hugo Chávez, ayer en Caracas.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción