Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:EL INFORME PISA 2003

Sólo el 15% realizó la prueba en euskara

En Pisa, nació Galileo Galilei, el que se puede considerar fundador de la mecánica moderna, y cuenta la leyenda, de forma bastante improbable por cierto, que ya desde la emblemática torre de esta ciudad lanzaba cuerpos al vacío para observar la velocidad de su caída. Pero Pisa está ahora de moda en el mundo educativo no por las investigaciones de Galileo, ni por su torre inclinada y todo el conjunto arquitectónico que la acompaña, sino por el Informe que lleva este nombre, pero que realmente responde a las siglas del Programme for International Student Assessment (Programa para la Evaluación Internacional del Estudiante).

La iniciativa de medir las competencias estudiantiles de una forma unificada en una serie de países la inició la OCDE en 1997. Fue el año 2000 el de su primera conclusión y ha sido el más cercano 2003 el que ha revolucionado un tanto al investigar muy especialmente las competencias matemáticas, aquellas que encantaron de tal manera al joven Galileo que le hicieron abandonar los estudios de medicina.

Podrán nuestras autoridades maquillarlo, pero el fracaso escolar existe, y reducirlo es en parte su responsabilidad

La Comunidad Autónoma del País Vasco queda por debajo de Navarra en la utilización de esta lengua

Nuestras autoridades educativas, han celebrado PISA casi como una fiesta por el lugar intermedio que deja a los estudiantes vascos entre todos los estudiados, pero, y sin ánimo de aguar la celebración, conviene no caer en la euforia complaciente. A fin de cuentas no ser de los peores no supone ser los mejores y los índices de fracaso, según el Consejo Escolar de Euskadi, se cifran en nuestra comunidad en torno al 20% del alumnado. Para los amantes de estadísticas, no llega a la mitad el número de chicos y chicas que promocionan en 3º de la ESO con todo aprobado, precisamente la franja de población que analiza el Informe PISA.

A Galileo le prohibieron el magisterio y le obligaron a abjurar de sus teorías que afirmaban la movilidad de la Tierra y comenta la tradición que, antes de ser encerrado y tras haber aceptado retractarse, murmuró al levantarse de su postración obligada aquella frase que se ha hecho célebre "eppur, si muove" ("Y sin embargo, se mueve"). Podrán nuestras autoridades maquillarlo, pero el fracaso escolar existe, y reducirlo es en buena parte su responsabilidad.

La encuesta de la OCDE evalúa los conocimientos y destrezas de alumnos de 15 años en comprensión lectora, conocimiento matemático, resolución de problemas y conocimiento científico. PISA 2003 analiza las competencias de 3.885 alumnos vascos de 141 centros educativos, un número muy grande en comparación al del resto de comunidades autónomas analizadas, pero la curiosidad de este dato seguramente no tendrá una mayor relevancia.

Mucho más notable es que el 85% de los estudiantes hayan resuelto los ejercicios en castellano. Supone que no ha sido solamente el alumnado de modelo A el que ha realizado las pruebas en esta lengua, sino que también el del modelo B y buena parte del de modelo D. Así, con sólo un 15% de pruebas realizadas en euskara, la Comunidad Autónoma del País Vasco queda por debajo de Navarra (24%) en la utilización de esta lengua en las pruebas del informe. Y muy lejos de otras comparaciones habituales, como podrían ser la gallega (el 61% de las preguntas se respondieron en gallego) o la catalana (el 100% del alumnado encuestado).

Decía el padre de Galileo, Vincenzo Galilei, que "aquellos que sólo se basan en argumentos de autoridad para mantener sus afirmaciones, sin buscar razones que las apoyen, actúan en forma absurda". Deseaba el padre del matemático pisano "poder cuestionar libremente y responder libremente sin adulaciones" y sentenciaba: "Así se comporta aquel que persigue la verdad". Sería bueno que, ya que PISA se ha puesto de moda (para 2006 ya hay previsto otro estudio), nadie se quedase en su torre de marfil y retomase bien al padre, bien al hijo, para estudiar esta variable, sus características, sus razones y darlas a conocer, sin apriorismos, a la sociedad vasca.

Javier Nogales es secretario general de CC OO Irakaskuntza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de marzo de 2005