Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
18ª FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE GUADALAJARA

Fondo de Cultura Económica celebra sus 70 años con un homenaje a la literatura catalana

La editorial publica cinco textos traducidos del catalán y un catálogo de autores y colaboradores

ENVIADA ESPECIAL Guadalajara

La histórica editorial mexicana Fondo de Cultura Económica (FCE) celebra estos días los 70 años de su fundación; los mismos de la creación de la revista Trimestre Económico, 50 de la aparición de Gaceta del FCE y 60 de la apertura de su primera sucursal en otro país, Argentina. También celebra la presencia de la cultura catalana en la FIL, y lo hace de una manera muy especial: la publicación de cinco títulos traducidos del catalán al castellano con la ayuda del Institut Ramon Llull (IRL) y de un catálogo que es todo un homenaje: Cataluña en el FCE. Autores y colaboradores.

El objetivo de FCE es: libros de texto, autores iberoamericanos y firmas universales

"El objetivo fue dar a conocer los hombres y mujeres de habla catalana (catalanes, valencianos, isleños) que, desde la época del exilio hasta nuestros días, han contribuido a la formación del catálogo de FCE como autores y traductores, pero también como ilustradores y portadistas". Son más de 50 y de todos ellos se anota una pequeña biografía. Entre los del exilio, Víctor Alba, Agustí Bartra, Pere Calders, Josep Carner, Josep Ferrater Mora, Luis Nicolau d'Olwer, Josep Renal, Joaquín y Ramón Xirau. Entre los actuales, Rafael Argullol, Miguel Morey, Eugenio Trías. El catálogo incluye ilustraciones de Vicente Rojo, Jiménez Botey y Jesús Galdón, entre otros.

Martí Soler (Gavà, Barcelona, 1934) se exilió en México en 1947, después de pasar por Francia. Estudió en la Universidad de Guadalajara y trabajó en editoriales como Siglo XXI y FCE, a la que ahora ha regresado para reorganizar su catálogo. "Tiene 8.000 títulos, los derechos de algunos de ellos se perdieron; otros han perdido interés, pero hay 4.000 vivos y vigentes". Soler forma parte del equipo que dirige Consuelo Sáizar, encargado de emprender una nueva etapa. "FCE es una editorial estatal que tiene la misión de publicar libros de texto y también de carácter comercial, pero a la vez necesarios para el desarrollo iberoamericano", explica Soler.

Otro de los objetivos de la nueva etapa, que se inició con Sáizar en 2001, es obtener fondos para subsistir sin ayuda estatal, que normalmente ha sido del 100%. Cuando entró Sáizar la subvención era de 120 millones de pesos. Y tenemos ingresos por la venta de libros de 200 millones de pesos".

Fondo hace una apuesta para el siglo XXI: dejar su catálogo absolutamente ordenado para que pueda seguir un nuevo camino, seguir publicando libros de texto, dar a conocer a los grandes autores mexicanos e iberoamericanos e ir incorporando firmas de la literatura universal. "Ya tenemos a algunos en nuestro catálogo, como Rilke o Montale. Quizá con la publicación ahora de cinco libros catalanes nos animemos en este camino", dice Soler.

Los cinco títulos son De miel y diamante -"frase histórica de Josep Maria de Sagarra-, antología de 55 narraciones y 44 autores, desde Joaquim Ruyra a los más actuales, como Quim Monzó o Empar Moliner. Ha sido realizada por Jordi Gálvez, que aporta también el prólogo. Una voz entre las otras. México y la literatura catalana del exilio, con selección, traducción, estudio preliminar y notas de Marta Moguer y Carlos Guzmán. Incluye textos de Carner, Riera Llorca, Bartra, Ferran de Pol, Calders, Ramón Xirau, Duran, Artís-Gener, Tísner. Del que, por cierto, son muchos los que lamentan en la FIL que no se le haya hecho un homenaje como los que se han tributado a Carner, Calders o Xirau.

Aquí descansa Nevares y Gente del Altiplano son dos textos de Pere Calders dedicados a México y traducidos por José María Murià, el director del Colegio de Jalisco. La identidad catalana contemporánea, de Claudi Esteva Fabregat, debía ser en principio, según Soler, "una breve historia de Cataluña, pero Fabregat, que trabaja como antropólogo en el Colegio de Jalisco, lo hizo desde un punto de vista más sociológico, a partir de la democracia, el Estatut, etcétera".

El quinto título procede del catálogo de FCE. "Se trata de un texto de nuestros fondos históricos: Vida y obra de Ramon Llull, del pensador Joaquín Xirau, padre de Ramón Xirau.

FCE estuvo a punto de publicar también una antología de poesía catalana, pero no salió bien. Finalmente, ha sido la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) la que la ha publicado. Su responsable es el colaborador de EL PAÍS Bernat Puigtobella.

Umbral, otra editorial mexicana, se ha sumado al festival catalán con tres títulos. Uno de ellos es un auténtico rescate: Misterio de Quanaxhuata, "el único libro que Josep Carner escribió en castellano", explica Soler. Se publicó en México, en 1943, en Fronda, vinculada a una librería que fundó Avelino Artís, padre de Tísner. El propio Carner colaboró en la editorial. No había vuelto a imprimirse desde entonces y es un homenaje a México. Los otros dos son una antología de relatos de Pere Calders y otra de poesía de Martí i Pol.

Y hay más: Extramares. Cinco nuevos narradores de Barcelona, seleccionados por Julio Ortega y Ana González Tornero y publicados por la editorial mexicana Jorales. Los cinco "interpolan el gusto por contar y la conciencia de hacerlo", según los compiladores. Son Eloy Fernández Porta, Robert Juan-Cantavella, Magda Bandera, Miquel Bota y Jorge Carrión.

En la FIL se ha presentado asimismo un libro muy original en homenaje a Manuel Vázquez Montalbán, En memoria, editado por la pequeña editorial canaria El Rinoceronte. Cuando supo de la muerte de Vázquez Montalbán, el fotógrafo Serafín Palazón se fue para Barcelona en autobús con una pequeña cámara. Juan Carlos Sancho, el director de la editorial, reunió las fotografías y sus propios textos en los que interpreta las imágenes, inspirado de alguna manera en El viaje en autobús, de Pla.

Por lo que se refiere al curso de la feria, la FIL se cierra mañana y los anaqueles de la librería del pabellón catalán empiezan a clarear. Venden unos 700 títulos de media al día y tienen importantes pedidos de bibliotecas mexicanas, lo que ratifica su aceptación popular.

Felicitación del presidente Fox

"Gracias por el esfuerzo de participar en la Feria de Guadalajara; ya he sido informado de que están teniendo un gran éxito", dijo el presidente mexicano, Vicente Fox, a Xavier Folch, responsable del Institut Ramon Llull. Fox viajó a Guadalajara exclusivamente para recorrer el pabellón y hacer una breve parada en Fondo de Cultura Económica. El espacio catalán estaba vallado desde antes de las nueve de la mañana y sólo se permitió la entrada a una treintena de personas. Los únicos escritores presentes fueron Xavier Rubert de Ventós y Biel Mesquida. El IRL regaló a Fox La divina comedia ilustrada por Miquel Barceló; El tríptico del mal, de Juan Goytisolo; los cuatro volúmenes de las Tragèdies, de Sófocles, de la colección Bernat Metge; un CD de Jordi Savall, y dos barras de turrón de la pastelería Foix de Sarrià (Barcelona). Los escritores le obsequiaron con Pàtria, de Verdaguer, y con el Quadern gris, de Pla. Cuando ya se iba, Fox reclamó la camiseta con el logo diseñado por Tàpies. "No me dieron la camiseta de Cataluña y tiene un diseño muy bonito", afirmó. Los del Llull no pudieron encontrar ninguna. La esposa de Fox, Marta Sahagún, se detuvo en la parte dedicada a la gastronomía y se llevó varias recetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de diciembre de 2004

Más información