Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuba arremete contra la Unesco por premiar a Raúl Rivero

El periodista está condenado a 20 años de prisión por "conspirar" con EE UU

El Gobierno cubano ha agregado a la lista de sus enemigos políticos a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) por la reciente concesión de su Premio Mundial de Libertad de Prensa Guillermo Cano al periodista disidente Raúl Rivero, condenado en abril del año pasado a 20 años de cárcel -junto a otros 74 opositores- por "conspirar" con EE UU. En una declaración oficial, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba consideró ayer "lamentable y bochornoso" que la Unesco haya "utilizado" ese prestigioso premio con "fines ajenos a los ideales y principios" de la organización, y acusó a su director general, Koïchiro Matsuura, de hacerle el juego a EE UU y a los grupos "contrarrevolucionarios" de Miami en su "campaña mediática contra Cuba".

La nota oficial de la cancillería cubana es, sobre todo, respuesta a unas recientes declaraciones de Matsuura, que destacó el "valiente compromiso con la información independiente mantenidas por Rivero durante largos años". "Rivero ha pagado un alto precio por ese compromiso y el premio recompensa la lucha permanente de los periodistas en favor de la libertad de expresión, un componente fundamental de la democracia", dijo Matsuura.

La cancillería cubana "deplora profundamente" que el director general de la Unesco "se haga eco de una burda campaña orquestada desde Washington, emitiendo acusaciones infundadas y tendenciosas". "Es ciertamente preocupante el hecho de que el señor Matsuura se haya arrogado el derecho, una vez más, de excederse en sus prerrogativas, violando los estatutos de la Unesco que le proscriben interferir en los asuntos internos de sus Estados miembros, emitiendo juicios de valor e instando a actuar de determinada forma a dicho Estado", concluye la declaración oficial cubana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 2004