Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio genético confirma que el hombre se parece más al ratón que a la vaca

La comparación de un pequeño trozo del genoma de 13 especies de vertebrados, entre ellos el ser humano, ha permitido confirmar una mayor cercanía, desde el punto de vista evolutivo, entre el hombre y el ratón que entre éste y la vaca, el perro o el gato. El estudio es el primero de un gran programa de comparación de genomas que pretende ayudar a comprender el genoma humano desde el punto de vista funcional y que coordina el Instituto Nacional para la Investigación del Genoma Humano de Estados Unidos.

Los investigadores compararon la secuencia del ADN de una misma región del genoma en el ser humano, el chimpancé, el papión, el gato, el perro, la vaca, el cerdo, la rata, el ratón, el pollo, el pez cebra y dos especies de un tipo de pez (Fugu y Tetraodon). La región en el ser humano contiene 1,8 megabases con 10 genes ya identificados, entre ellos el relacionado con la enfermedad de la fibrosis quística. Los datos se publican hoy en la revista Nature.

Al comparar sistemáticamente las variaciones genéticas en las diferentes especies, los investigadores confirmaron una polémica propuesta según la cual, en el árbol de la evolución de los mamíferos los primates (ser humano, chimpancé y papión en este caso) se encuentran más relacionados con la rata y el ratón que con los carnívoros (perro y gato) y los artiodáctilos (ungulados con un número par de dedos, entre los cuales se encuentran la vaca y el cerdo). Además, el estudio ha encontrado numerosas secuencias desprovistas de función conocida (no gobiernan la producción de proteínas) que están presentes en todas las especies estudiadas, lo que indica que se han conservado a lo largo de la evolución y sugiere fuertemente que tienen alguna función biológica. Los científicos subrayan que sólo la comparación genética de muchas especies permite descubrir estas secuencias.

"Nuestros estudios demuestran que una vía importante para identificar los elementos funcionales en el genoma humano será la secuenciación de los genomas de una gran diversidad de animales, no sólo dos o tres especies, sino muchas especies que representen una amplia muestra del árbol evolutivo", ha declarado en un comunicado Webb C. Miller, uno de los científicos autores del estudio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de agosto de 2003